Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Historia: Los perros en el descubrimiento y la conquista de america  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 16273 veces
Tamaño 9.82 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Los perros en el descubrimiento y la conquista de america

Sergio Grodsinsky




De todas las armas utilizadas por los europeos para la Conquistadel ¨Nuevo Mundo¨, los historiadores no dudan en atribuir un papel fundamental a los perros. Éstos, sumados a los caballos, armaduras y arcabuces contribuyeron en gran medida al truinfo en la lucha con los indígenas

Los Alanos


Los anales de la conquista nos describen a perros, comúnmente denominados Alanos, originarios de la península ibérica, empleados por los conquistadores para la invasión. Entre los años 1387-1388, en su ¨Libro de la Caza¨, Gastón Phébus nos habla de canes ¨Alanos capaces de cruzar con otras sangres, a los que se les corta las orejas al ras para evitarles heridas en la lucha¨. Estos perros similares al actual Gran Danés procederían de la Rusia Oriental, pertenecientes a las hordas de alanos, un pueblo escita originario de Oriente que bajo la presión de los hunos invadió algunas provincias del Imperio Romano (Corintia) y que después, fusionándose con los pueblos invadidos y con los mismos hunos, llevó esta raza canina por toda Europa, hasta España, país en el cual existen testimonios de su existencia desde tiempos pretéritos. (2)

Similarmente al caso del moloso, calificativo que en la antigüedad abarcó varios tipos de perros con el común denominador de ser empleados para la lucha (en combate contra animales, gladiadores o en la guerra); dentro del Nuevo Mundo, la denominación de Alano se aplicó de manera extensiva a todos los perros utilizados a fin de pelear ferozmente contra los indios. Aunque, en rigor de verdad, también actuaron dogos y lebreles.

El 24 de marzo de 1495 dentro de las Antillas (La Española, actual Santo Domingo), se desarrolló la primera batalla frente a los indios caribes comandados por el cacique Caonabo. El hermano de Cristóbal, Bartolomé Colón, empleó 200 hombres, 20 caballos y 20 perros como fuerzas españolas. Fue el debut de los canes en la Conquista. La intervención de Alanos en combate devino en realidad en ¨Las Indias¨.(3)

Los Alanos fueron utilizados en las Antillas contra los indios caribes; los sufrieron aztecas e incas en América Central, Colombia, Venezuela, México y Perú. En el norte de Argentina, en Tucumán enfrentaron a los pampas y en Chile a los araucanos, en la guerra de Arauco.

Terror de los nativos


Los relatos de cronistas de la época no escatiman descripciones impresionantes, aquí algunos ejemplos:
  • El fraile Bernardino de Sahagún refiere testimonios de indios atacados por ¨perros enormes, con orejas cortadas, ojos de fiera de color amarillo inyectados en sangre, enormes bocas, lenguas colgantes y dientes en forma de cuchillos, salvajes como el demonio y manchados como los jaguares¨.(4) La descripción tiene un inevitable tono de admiración y temor; no olvidemos que en la época precolombina (antes del arribo de los conquistadores) los indios poseían perros de pequeña talla y cuerpo menudo. De esta suerte, los indígenas denominaron a los canes de los españoles ¨una diabólica invención¨.

  • En su travesía hacia Tenochitlán, Hernán Cortes avanzaba: ¨primero cuatro jinetes, mirando a todas partes, observando entre las casas. También los perros iban con las narices contra el suelo, siguiendo las huellas y jadeando. Apartado caminaba el portador de la bandera, agitándola en círculos. Y atrás suyo iban hombres armados, luego más jinetes, ballesteros, arcabuceros...¨(5)

  • Fray Bartolomé de las Casas afirma que los españoles tenían el hábito de arrojar sus perros en cualquier ocasión, contra los indios. (6)

  • En Cartagena ¨...un portugués llamado Roque Martín, ingresaba dentro de las casas de los indios para que los perros los devoraran, éste era su único alimento...¨(7)

  • En la Florida, al cacique Ocita, los españoles de Pánfilo de Narvaéz le habían hecho una faena, como para que no lo olvidara nunca: su madre había sido echada a los perros, que la destrozaron y devoraron¨(8)

  • En la región oriental de Higüey, durante el gobierno de Bobadilla, un español de apellido Salamanca, para divertirse, le había echado a un cacique un perro bravo entrenado para matar indios. Delante de su gente el can destrozó horrorosamente al jefe indio¨.(9)

  • En marzo de 1503, Quibio, cacique de Veragua, asaltó el pueblo de los cristianos, en cuyo combate hubo muchos muertos y heridos...fueron los indios castigados con el corte de espadas, y por un perro que los perseguía fieramente, con lo que se pusieron en fuga...(10)

  • En otras ocasiones los perros tuvieron destino diferente. Alvar Nuñez Cabeza de Vaca durante el transcurso de su formidable caminata por La Florida da cuenta de un trueque con los indios: ¨como el hambre fuese tanto, nosotros comprámosles dos perros, y a trueco de ello les dimos unas redes y otras cosas, y un cuero que yo me cubría...después que comimos los perros encomendamos a Dios y partimos...¨(11)

  • También en Antigua,¨la crueldad de Juan de Ayora, teniente del gobernador Pedrarias, dejaba estupefacto incluso a sus propios hombres, salteaba los poblados de noche y atormentaba a los indios echándole los perros que los descuartizaban¨.(12)


Canes célebres


Becerillo, perteneciente al conquistador y colonizador de Puerto Rico Juan Ponce de León, combatió a los indios caribes, era de color bermellón, de gran talla e inteligencia. Reconocía a los indios dóciles, a los que no dañaba, de los combativos con los que era implacable. Murió víctima de una flecha envenenada.(13)

  • ...Al arribo a Antigua, Vasco Nuñez de Balboa fue recibido con todos los honores. Repartió los cien mil castellanos de oro, perlas, cautivos y hembras entre sus hombres: apartó la quinta parte para el rey y destinó más de quinientos castellanos a Leoncillo, perro hijo de Becerillo el del Boriquem, que ganaba más que un arcabucero para su amo Balboa, pero bien lo merecía, según peleaba con los indios¨. Leoncillo combatió en el Darién, al sur del Canal de Panamá, murió envenenado. (14)

  • ¨Vasco Nuñez de Balboa aperreó al cacique Torecha y a cincuenta putos que halló allí, echaba a todo vicioso a los Alanos, pensando que los justicieros mordían a los pecadores¨.(15)

  • ¨De estos perros que emplean en los combates se refieren cosas maravillosas: se tiran a los indígenas armados lo mismo que a fugaces ciervos o jabalíes cuando se los azuza. Acaeció a veces no ser necesario usar las espadas, flechas ni otros dardos para derrotar a los enemigos que salían al encuentro, pues en haciéndoles señal y soltando los perros que iban delante del escuadrón, aterrorizados por la torva mirada y los inauditos ladridos de los perros, vacilaban y abandonaban la pelea y las filas, asombrados de la prodigiosa invención¨.(16)

  • Amadis combatió en Santa Marta, era muy hábil, se refugiaba para esquivar la lluvia de flechas y luego atacaba ferozmente a los indios.(17)


Hasta aquí, sólo algunas muestras para trazar la acción de los perros en un período menor a los cien años. Ya para la etapa de la colonización muchos canes retornaron a la vida salvaje y, en su condición de cimarrones, asolaban por igual a colonos e indios. Otros, fueron adoptados por los indígenas con los cuales lograron una buena asociación. La mayoría formó parte de un proceso, al igual que el humano, de mestización con ejemplares diversos, y para principios del 1700 la denominación de alano –con la connotación más arriba descripta- pertenecía al pasado. A las que estaban preñadas, antes de morir, se les abrieron los vientres para que los fetos cayeran al suelo y, una vez caídos, se los ataban a los brazos¨.(18)
Baste esta última referencia, a modo de ejemplo, para tomar distancia de los anacrónicos enfoques que divinizan lo indígena y demonizan lo español, o a la inversa. Pues, como nos demuestra la Historia, el bien y el mal yacen siempre dentro del hombre, en ciertas épocas se despiertan palmariamente.

REFERENCIAS


        REFERENCIAS
        (1) Christian Galicier, VOS CHIENS nº116; (2) Fritz Humel, Perros de Guarda y Defensa; (3) Hernando Colón, Historia del Almirante, 1538; (4) Fray Bernardino de Sahagún, Códice Florentino; (5) Ibídem; (6) Fray Bartolomé de las Casas, Historia General de Las Indias; (7) Pedro Cieza de León, La Guerra del Chupas; (8) Inca Garcilaso de la Vega, La Florida del Inca; (9) F:Moya Pons, La Española en el siglo XVI; (10) Hernando Colón, op.cit.; (11) Alvar Nuñez Cabeza de Vaca.


AUTOR




 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com