Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
:  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 5623 veces
Tamaño 10.75 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

El adiestramiento en la mesa, en el trabajo de protección. ¿Por qué no estoy de acuerdo con él?

por Ed Frawley


Titulo Original: Table Training In Protection Work
Original en : http://www.leerburg.com

Durante el último par de años, he oído a más y más gente hablar de ello en el trabajo de la mordedura. No soy un admirador de este método de entrenamiento de protección. Considero que no es solo un mal adiestramiento canino, es moralmente erróneo.
Aguardemos un minuto y explico exactamente que es el trabajo de adiestramiento en mesa. Se usan dos mesas: una mesa cuadrada de tres pies de altura y una mesa redonda más baja y grande más cerca del suelo. El perro se encadena a la mesa más alta con una cadena corta sujeta a unos eslabones giratorios que giran 360 grados. Cuando se mueva la mesa baja, la longitud de cadena se aumenta. La mesa alta se usa para el trabajo inicial y la mesa baja para el trabajo de control.

El entrenamiento de mesa se funda en el instinto de supervivencia. La supervivencia es una forma equivocada de entrenar perros de protección. Cuando un perro se pone arriba sobre una mesa y se sujeta a una cadena muy corta, rápidamente se da cuenta que todas las vías de escape se han eliminado. Desde el comienzo el figurante pone tensión nerviosa en el perro y exige atención y agresión. Si el perro da media vuelta o no actúa con la suficiente agresividad, el nivel de tensión aumenta hasta que el perro entra en la lucha. El perro rápidamente aprende que "si no muestro agresión lograré asustarme", y el lugar más seguro para estar es la manga.

Lo qué la gente no comprende aquí es que el "instinto de lucha" que ellos ven en este trabajo viene totalmente de la "lucha o escape" en la evitación No viene del instinto de lucha al que me refiero que se construye como resultado de una base inicial segura y construida a través del temprano trabajo de presa. Si está confuso en este punto del instinto de lucha, lea mi artículo titulado "Definición del instinto de lucha".

Un amigo me contó de un Doberman que él vio en su primera experiencia en la mesa. El perro, para empezar, tenía nervios discutibles y probablemente nunca podría haber hecho trabajo deportivo. Se asustó y alteró tanto que perdió el control de su esfínter y vejiga urinaria mientras el figurante trataba de trabajarlo. Hasta donde estoy interesado en este tipo de adiestramiento es moralmente un error. No tenemos ninguna razón para poner tanta tensión nerviosa en un perro como para que pierda el control de sus esfínteres. Si una persona necesita un perro de protección, esto está mal, debería encontrar un hogar para su débil perro y salir a comprar un perro mejor, apropiado para este trabajo.

En el trabajo de protección, si el perro se expone a la tensión suficiente llegará un momento en que se moverá en la parte de defensa donde debe o pelear o huir de la amenaza. El entrenamiento en mesa elimina la opción de la huida. El perro aprende que su única opción es la agresión y la lucha. Cuando esto sucede estos perros luchan por su existencia. Si usted entiende el adiestramiento canino y sabe que pasa por la cabeza de los perros, sabrá que esto no es una buena señal. Por otra parte, los entrenadores novatos quedan impresionados a causa de la intensidad de la agresión que producen los instintos de supervivencia. Ellos confunden la intensidad de la mordida por evitación con la correcta mordida en el instinto de lucha.

Supongo que no estoy orgulloso con el hecho de que algunas veces he usado la evitación como último recurso para traer un perro más o menos a la cuestión. Pero aún entonces el perro ha tenido una base en presa desde la que trabajarlo. También considero que hay un lugar para las sesiones de supervivencia en el perro adiestrado para servicio policial. Donde el perro aprende a pelear a toda costa cuando se encara con alguien que trata de matarle a usted. Esto es algo en donde, cada agente de policía y su perro, han de desarrollar una actitud mental para con ello. Pero nuevamente, estos perros deben tener una base sólida de presa y en el adiestramiento desde donde partir. Que el entrenamiento no sea basado en el trabajo de la evitación.

Los adiestradores que son instruidos en el entrenamiento de mesa justificarán el método explicando que los perros se mueven en su instinto de presa mientras están sobre la mesa y entonces son trabajados en el trabajo de control en la mesa baja. Todo esto lo comparan con el funcionamiento de un perro atado sobre el terreno. El hecho es que esta es una paupérrima comparación. Un perro trabajado en una cuerda de unos 6 pies no tiene la misma imagen mental del trance que un perro en una cadena corta encima de una mesa. El perro que está atado a la cuerda de 6 pies sobre el terreno ve algunas vías de escape. El perro que está sobre la mesa rápidamente se da cuenta que la opción de escape se ha eliminado.

Los entrenadores de mesa argumentarán en contra el hecho de que un perro atado a una cuerda puede ponerse en la misma duda mental de "Lucha o evitación" como el perro que está sobre la mesa. Estoy al 100% de acuerdo con esta afirmación. Si la presión que se pone es suficiente, un perro atado a una cuerda, se dará cuenta rápidamente que no hay lugar donde correr. Antiguamente, los adiestradores usaban un método que era atar un perro en una cerca y golpearlo con una manguera hasta que fuera tan lejos en la evitación, que peleara. Estos perros aprendieron que el único lugar seguro para ellos era la manga.
El hecho es que un mal adiestramiento, es un mal adiestramiento. El asunto es que los perros que comienzan atados en una cuerda de 6 pies no comienzan pensando que no tienen donde correr como hace el perro que comienza sobre la mesa. El entrenamiento del trabajo de mordedura basado en el asentamiento de la EVITACIÓN tiene muchas lagunas en alguna parte.
En mi opinión, el trabajo sobre una mesa no tiene cabida en el adiestramiento de perros policia o en el adiestramiento deportivo. Los problemas se originan en el trabajo de búsqueda. Como podemos esperar que un perro que se ha entrenado con una base en la evitación tenga el instinto correcto para buscar a un sospechoso oculto. Este perro tiene poca motivación para salir al campo y buscar a un sospechoso que él sabe que va a ponerle en tensión nerviosa. Lo mismo ocurre con los perros deportivos que efectúan una búsqueda en un escondrijo ("revier").

Cuando uno perro policía es enviado a detener a un sospechoso, es casi imposible reproducir la atmósfera de supervivencia en una mesa de adiestramiento. Se ata a una mesa y en un punto en su trabajo policial va a ser enfrentado a una situación donde la presión es tan alta, que esa huida es ahora una opción viable. Cuando este momento llega, puede correr. Los perros policías necesitan tener una base en su instinto de caza. Esta se desarrolla a una edad temprana, cuando juegan al juego de perseguir su artículo de presa y capturarlo. Esta base está ausente en el trabajo sobre la mesa.

Los perros a menudo darán un paso atrás en el asentamiento de sus instintos. No es infrecuente ver perros que son entrenados sobre la base del instinto de presa que dan un paso atrás durante el trabajo defensivo. A menudo están confusos y de esta manera buscarán en su saco de artimañas para ver que hacer. Cuando un perro se ha iniciado en una base de evitación (adiestramiento encima de una mesa), pueden deslizarse hacia la evitación y elegir huir de la amenaza antes de quedarse y luchar.

Para entrenar un perro en el desarrollo del instinto de lucha, debemos cambiar en los perros la perspectiva del figurante. Necesitamos hacer que el perro vea al figurante como un contrincante. Si su trabajo de base se ha fundado en la evitación, como puede el perro desarrollar la actitud ante cada hombre que le apalea en cada circunstancia y en cada ambiente. La respuesta es simple: no puede.

Aquí, la cuestión no es si usted puede entrenar a un perro para morder y morder con fuerza, con la mesa de adiestramiento. El resultado es que puede. El problema es que usted trabaja en los instintos equivocados y en la estabilidad equivocada de éstos. Me asombra esa gente que piensa que pueden conseguir una estabilidad en los instintos desde el adiestramiento basado en el miedo. Recuerde que la meta del equilibrio de los instintos es "la confianza". Como puede esto suceder desde algo basado en "el temor".

Por esto es por lo que la gente tiene tantos problemas cuando conducen perros adiestrados en la mesa por un figurante que es experimentado en adiestramiento defensivo y de lucha. Cuando sus perros de buenas a primera muestran inseguridad, su excusa es siempre la misma "el perro no estaba totalmente terminado en su adiestramiento sobre la mesa".

Mi consejo para los guías noveles es que se mantengan al margen de la mesa de adiestramiento. Nadie ha reinventado una manera nueva, más grande y mejor para entrenar aquí el trabajo de protección. El buen adiestramiento es todavía el buen adiestramiento y no hay un breve corte en el producto final.



AUTOR


Ed Frawley Es adiestrador profesional que realiza vídeos caninos desde hace 30 años.
frawley@leerburg.com
Leerburg Video Production
No sabe español, toda correspondecia debe ser mantenida en Inglés

Traducido por : corby
E-Mail: corbycan@ya.com


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com