Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
: Altenativa sana a los anabolizantes hormonales  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 58524 veces
Tamaño 51.89 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Altenativa sana a los anabolizantes hormonales

por Amalio Lasheras, febrero 2002


Original en : http://personales.mundivia.es/amalio

Estimados amigos del grupo: Después de lo que se dijo el otro día sobre los anabolizantes quedé preocupado, pues me di cuenta de que aunque había un rechazo general hacia ellos tampoco se conocían lo suficientemente bien sus beneficios ni, sobre todo, los inconvenientes que tienen. Sin conocimientos amplios sobre un tema las decisiones acertadas son más difíciles de tomar. Los perros son mucho más sensibles a determinadas medicaciones que nosotros, entre otras cosas porque sus ciclos vitales son mucho más breves que los nuestros, y por lo tanto más intensos.

Otra cosa más a añadir es que cualquier medicación tiene tantas más contraindicaciones cuantos más beneficios produzca o cuanto más enérgica sea. Un ejemplo: el ácido acetil salicílico, probablemente el analgésico más usado y con fama de inofensivo, interfiere en el crecimiento muscular por destrucción de la proteína tisular y en la capacidad de generar energía por obstaculizar la asimilación de la glucosa. Incrementa la necesidad de todos los nutrientes básicos conocidos, como el oxígeno, provoca pérdidas de calcio, de potasio, de vitaminas del grupo B y de la C... y esto es sólo el ácido acetil salicílico.

Si el anabolizar a nuestros perros fuera únicamente cosa de ambición de ganar y afán de ser el primero, poco habría que comentar. El problema es que afecta gravemente a una salud de la cual somos responsables: la de nuestro animal. Ese es para mí el punto clave.

Todos los perros, excepto ciertos tipos patológicos, qué los hay, tienen 39 pares de cromosomas y sobre unos 100.000 genes, los cuales controlan todo el potencial físico y mental del individuo y, como resultado, un perro nunca podrá ser por medios naturales más que lo que su potencial genético le permita ser. El perro no transmite su físico, sino su capacidad de conseguir ese físico. Si se recurren a medios artificiales en los padres lo que se contempla en ellos no se podrá transmitir a descendencia más que usando también medios artificiales. Constituye, pues, un fraude genético.

Esos son los dos grandes problemas: salud del animal y fraude genético.

Tengo que especificar que el apartado de los ejercicios físicos solamente está pensado para perros de razas 'normales'. Los perros que han sido seleccionados basándose en criterios teratológicos, sean por un acortamiento excesivo del morro y sus consecuentes problemas respiratorios, sea por un gigantismo que hace su desarrollo pubertal problemático u otras causas no están incluidos en mis observaciones.

Para estimular el desarrollo de nuestros perros podemos recurrir a tres sistemas diferentes:

  • Los anabolizantes hormonales (esteroides anabólicos, hormona del crecimiento, y otros como el clembuterol y demás): evidentemente constituyen el medio más enérgico y seguro de conseguir resultados, pero también la manera más segura de malograr a nuestro perro.
  • Anabólicos no hormonales. Existen algunos anabólicos no hormonales y ayudas ergogénicas. Veremos únicamente el uso de los aminoácidos ramificados , pero existen otros medios inocuos de aumentar el rendimiento y mejorar la apariencia de nuestros perros: la carnitina y las cetonas, la creatina, la inosina, el dibencocide, la yohimbina... Todos ellos, y algunos más, son inofensivos, con buenos resultados a la larga, pero no muy evidentes en plazo corto y sobre todo, muy caros.
  • Estimulación natural. Es la única vía verdaderamente inofensiva, la única que no constituye un fraude genético y, contando con unos mínimos conocimientos por parte del manejador no sólo no tiene ninguna contraindicación, sino que constituye en sí la esencia de la unión del hombre y el perro: su comunión en un trabajo asociado, con los beneficios que eso reporta no solamente al animal, sino también egoístamente al dueño.

La primera vía es aberrante, la segunda, poco operativa y cara y la tercera es la ideal.

Tenemos que tomar conciencia de que el valor de nuestros perros no reside en su mayor o menor capacidad para ganar campeonatos, este valor lo es exclusivamente para aquellos que los quieran como reproductores. Si nuestros perros verdaderamente no tienen calidad para ser unos supercampeones debemos valorar su mayor y mejor cualidad para con nosotros: su capacidad de ser nuestro mejor amigo y una mascota increíble. En cualquier caso no debemos desilusionarlos y dedicar igual tiempo y cariño a su salud y educación.

El efecto principal de los anabolizantes se basa en que fijan el nitrógeno en los músculos. El nitrógeno es el principal componente que diferencia a las proteínas de los hidratos de carbono y de las grasas. Al aumentar la retención de nitrógeno aumentan el volumen, fuerza y demás cualidades positivas de la musculatura. Hasta aquí todo sería utópico. La parte negativa es el aumento de la tendencia a dolencias cancerosas, a quistes, sobre todo en razas ya predispuestas, como los bóxer y otros, disminución de la potencia sexual, acné (también en los perros), alteraciones en las funciones hepáticas y retención hídrica en algunos pocos casos, sobre todo si se usan testosteronas o combinaciones de esteroides anabólicos con otros medicamentos, éste no es el tema del clembuterol, el cual, mezclado con esteroides produce una sequedad muscular muy acusada sin pérdidas de volumen. El clembuterol puede producir calambres, temblores musculares, arritmias y un exceso de nerviosismo, en ningún caso es aconsejable. A todas estas contraindicaciones hay que añadir que en los perros los controles y recuperaciones son mucho más difíciles de efectuar, entre otras cosas por falta de veterinarios especialistas en este tema. Por ejemplo, yo no he visto que se mande a ningún perro en fase de recuperación y después de una medicación por anabolizantes, HCG (hormona coriónica), HMG o sustancias equivalentes que se usan en deportistas para eso, para fines semejantes a los de los anabólicos y para recuperar la función de producción endógena de testosterona reducida por la toma de anabólicos. En las perras pueden producir trastornos que les impidan ser madres. Tampoco conozco ningún caso en el que se hallan hecho análisis para comprobar las transaminasas después de un ciclo.

El único doping estudiado en veterinaria y perseguido es el que se emplea en ganadería para engorde de las reses, esto hace que sea un tipo de dopaje que no nos sirva como punto de referencia para los animales de compañía, pues aquellos son sacrificados muy jóvenes y, por lo tanto, no se les puede hacer un seguimiento a lo largo de toda la vida. Además la persecución que sufre este tipo de manipulación es de carácter alimentario y se relaciona con la ingestión de la carne de estos animales por el ser humano y las consecuencias sobre su salud, no sobre la del animal.

Solamente los caballos de carreras y los galgos y perros de trineo tienen controles antidoping de tipo deportivo. Entre los perros, tres son las actividades con este tipo de control: las carreras de galgos de pista y campo, el esquí-pulka y las carreras de trineos, todas ellas con tiempo cronometrado. No es el caso de los perros de compañía y de exposición, ni de los de trabajo.

EJEMPLOS DE LOS EFECTOS DE ALGUNOS ANABOLIZANTES:
  • El Delatestryl o enantato de testoterona. Junto al cipionato de testosterona o Depo-Testosterona es el ester de testosterona de más larga duración. Aromatizan y son hepatotóxicos. No son aconsejables en ningún caso.
  • Undecanoato de testosterona. Es absorbido directamente por el intestino, no pasa el portal hepático y por lo tanto no es hepatotóxico, la desventaja que tiene es que hace falta tomar grandes cantidades para que haga efecto. Solamente está disponible en forma oral.
  • El Ciclopentil propionato de testosterona y el Propionato de testosterona tienen prácticamente los mismo efectos que el Undecanoato de testosterona, con dos variante: la de efecto prolongado y la de efecto inmediato, pero de acción más limitada en el tiempo. Viene en dos preparados comerciales: el Textex Elmu prolongatum 250 y el Textex Elmu.
  • El Winstrol y Stromba no aromatizan (es el mismo preparado con nombre diferente) Es prácticamente el único que se conoce en el mundo del perro en el ámbito popular. Tiene poco potencial androgénico (lo que no tiene importancia con los perros) a bajas dosificaciones, pero para que haga efecto las dosis tienen que ser necesariamente altas, con lo que su efecto aumenta notablemente. Es hepatotóxico por lo tanto totalmente contraindicado con los perros. Define la musculatura, pero influye poco en el tamaño. Un inconveniente añadido es que se cristaliza con facilidad, produciendo quistes de difícil disolución.
  • Con el Anavar son necesarias grandes dosis para que haga efecto y en ese caso es virilizante. Definición y potencia, poca cantidad de músculo.
  • El Durabolín y el Deca-Durabolín. El Deca permanece durante mucho tiempo en el cuerpo y por lo tanto sería fácilmente detectable si se hicieran análisis, pero a cambio produce efectos de larga duración. Están sujetos a aromatización, pero sus efectos son altamente anabólicos. No es hepatotóxico. Produce tamaño y muscularidad.
  • La Bolderona 50 es un preparado veterinario con efectos similares al Deca-Durabolín, pero menos detectable.
  • El Dianabol o Danabol. Normalmente no está disponible en inyectable, hoy sólo se fabrica en algunos países de la Europa oriental y en Brasil y México. Es muy aromático y altamente tóxico, lo que se acentúa si se toma por vía oral. Es altamente anabólico. Produce tamaño y aumentos de peso

Normalmente los anabolizantes se toman combinando dos, o incluso tres preparados diferentes para entrelazar sus efectos y obtener durante el período de tiempo entre dosificaciones distintos picos máximos. Las cantidades suben o bajan según la programación. No es normal que se tomen porciones fijas en cada dosificación de dicha programación.

Los anabolizantes hormonales no deberían utilizarse nunca más que bajo dirección veterinaria y con todas las garantías de efectuar las recuperaciones necesarias que son indispensables para garantizar la salud del animal.

Pero no todo es negativo con relación a los anabolizantes, en casos muy específicos de recuperación de fracturas óseas, en algunas razas de crecimiento exagerado (aunque lo que debería hacerse es desartificializar la talla) en los que es necesario emplearlos para romper con el circulo vicioso del ejercicio necesario para su desarrollo y de la rapidez del crecimiento que impide cumplir con este requisito, en algunos cachorros de determinadas razas que padecen incipientes displasias, etc.

En la actualidad se está poniendo en boga la utilización de la Hormona del Crecimiento, HC, para hacer crecer aún más a perros de razas gigantes, no deja de ser un fraude genético, pues esa altura falsamente adquirida no se transmitirá a la descendencia. Esta hormona se puede utilizar también para desarrollar la musculatura y para aumentar el rendimiento físico, pero aparte su posible toxicidad es prohibitiva por su altísimo precio y, además, muy difícil de usar.

Un perro que hace ejercicio o en etapas de crecimiento necesita más proteína que otro sedentario, pero el organismo puede pagar por la sobrecarga un precio muy alto, precio alto no en dinero sino en fatiga orgánica, trabajo extra para el hígado y los riñones e incrementos de la pérdida de agua y de calcio. Por eso nos podemos concentrar en la toma de ciertos aminoácidos, repito: de ciertos aminoácidos, no de todos, de los aminoácidos de cadena ramificada que son los que más influyen en la formación del músculo y en su reparación después del ejercicio.

Los aminoácidos ramificados o de cadenas dependientes (leucina, isoleucina y valina) son tres de los aminoácidos esenciales. El cuerpo no puede fabricarlos y se obtienen normalmente por medio de la comida o, extraordinariamente por vía de los suplementos. Su capacidad regenerativa está demostrada, así como el aumento de la resistencia ante las infecciones. Otros aminoácidos no tuvieron estos efectos. Pueden usarse como ayuda ergonómica o para aumento de musculatura exactamente como los anabolizantes, pero sin sus efectos secundarios. Poseen cualidades anabólicas apreciables, pero menos potentes que las hormonas.

Cuando tomamos un preparado de aminoácidos o una comida muy rica en proteínas los primeros aminoácidos que se asimilan son los ramificados. No obstante el comportamiento que siguen estos aminoácidos en el organismo en cuanto a su asimilación es muy distinto si la comida es natural o no. Si ésta es natural, los aminoácidos se asimilan todos, pues se degradan en tiempos diferentes, tengamos en cuenta que los ramificados constituyen el 70 % del total de los que circulan en el torrente sanguíneo. No es así si se toma un preparado comercial con todos los aminoácidos esenciales. Si se hace tal cosa y al ser la asimilación de todos simultánea, los ramificados (leucina, isoleucina y valina) canibalizan a los demás, es decir no se aprovechan más que estos tres, pues el músculo siente tanta necesidad de estos deja que se ''coman'' a los demás. Los tres tienen que tomarse juntos, pero separados de los demás.

El músculo necesita primordialmente estos aminoácidos, de hecho y después de una comida proteica, entre el 60 y el 90 % de los aminoácidos asimilados son ramificados. Si vais a dar a vuestros perros estos aminoácidos teneis que tener en cuenta que de todos los demás aminoácidos esenciales el triptófano y la tiroxina son los que más sufren con su toma. El triptófano y la tiroxina son aminoácidos esenciales en el perro, pero no tiene objeto administrárseles cantidades extras, pues es raro que estos animales tengan deficiencias en producir serotoninas y padezcan insomnio, entre otras cosas que padecemos los humanos.

Este problema se solucionaría tomando los aminoácidos a distintas horas y fuera de las horas de las comidas del animal. El tiempo ideal para ello es de media a una hora antes de que haga ejercicio, si queréis aumentar la capacidad de resistencia del perro, a causa de la capacidad que tienen de desencadenar insulina de manera espontánea. En cambio si lo que queréis es aumentar la musculatura del perro debéis hacerlo tres horas después de terminar los ejercicios. Estos son los mejores momentos. En cada toma una dosis de mínimo dos y nunca más de cuatro gramos, tomar más es tirarlos en la orina. Por poner un ejemplo: si vais a andar en bicicleta con vuestro perro darle una dosis una hora antes y, tres horas después, la otra. De esta manera estimuláis la producción de energía antes del esfuerzo y la recuperación y aumento de músculo, después.

Otro hecho a tener en cuenta es que el ejercicio realizado por la mañana en ayunas tiende a adelgazar más que el que se hace con el estómago lleno. Tres horas después de comer es lo ideal, esto se debe a dos causas principalmente: con el estomago vacío, a la hora de levantarse, la energía se toma de la acumulación de glúcidos en el organismo y, en segundo termino, a costa de <> la grasa y músculos propios, en ese momento las reservas del cuerpo son bajas, por haberse utilizado durante la noche para reposición de tejidos; la otra causa es que el ejercicio en ayunas acelera el metabolismo durante todo el día. Lo más difícil, pues, va a ser combinar las comidas, la toma de aminoácidos y el ejercicio.

Las hormonas endógenas que asisten al crecimiento, a la salud y a la reparación de los tejidos están sujetas a un reloj biológico regulado por el hipotálamo que hace que estén más activas durante el descanso nocturno y con actividad latente durante las horas diurnas. Es pues indispensable que durante las etapas de crecimiento del cachorro y del perro joven y de ejercicio intenso de estos o del adulto, se dé preferencia al descanso nocturno.

El ejercicio provoca descargas espontáneas de hormonas masculinas y de estrógenos, es por eso que crece el músculo. Junto con la dieta correcta, es una gran ayuda para conseguir un crecimiento óseo y muscular adecuado. Aunque el ejercicio tiene poca o ninguna influencia sobre el alargamiento de los segmentos óseos, incrementa la anchura y densidad del hueso depositando más minerales en la matriz ósea, lo cual tiene una gran influencia en el fortalecimiento del sistema esquelético (y en la apariencia general del animal)

ALGUNAS REFLEXIONES

El estudio de la preparación física del perro está al mismo nivel y sufre parecidos prejuicios que padecía la del hombre hasta épocas recientes, hace tan poco espacio de tiempo como menos de cincuenta años. Para empezar hay que hacer notar la falta de fuentes escritas que estudien las relaciones que existen entre la salud, desarrollo óseo y muscular y el ejercicio físico de nuestras mascotas, es decir de una Educación Física sistematizada del perro, enfocada esencialmente a fomentar su salud física y a preparar su cuerpo a esfuerzos superiores durante la edad adulta o simplemente una buena base física. Sí hay bastante escrito sobre el entrenamiento de los galgos, perros de caza (en general más que nada de adiestramiento) y trineo y esquí pulka, es decir que en el ámbito de preparación física estamos como hace ciento cincuenta años, cuando no existían las razas, a un nivel exclusivamente de funcionalidad.

Hasta ahora el inmovilismo, o más correctamente la teoría de que el perro durante su etapa del desarrollo cuanto menos ejercicio haga mejor para él, es la teoría predominante, tratamos a nuestros perros como si fueran seres artificiales, cosa que no son decididamente, y hacemos con ellos lo que nunca harían sus padres si vivieran libres en la naturaleza. Si estuvieran lejos de nuestra tutela, en plena libertad, tendrían de plazo un corto recorrido de tiempo para adaptarse a los esfuerzos que tienen que hacer los cánidos en libertad para poder subsistir, no voy a decir para cazar, porque al ser animales de grupo los adultos proveerían, sino simplemente a poder acompañar a la manada en sus largos desplazamientos en seguimiento de sus alimentos, los cuales evidentemente también tienen patas. Si sacamos la cuenta veremos que tienen unos pocos meses de buen tiempo para ponerse aptos antes de que lleguen los fríos, y ¿cuánto es esto desde que nacen? ¿Cuatro meses? : seis con mucha suerte. La inmovilización nunca es beneficiosa y atrofia al organismo, miremos lo que les pasa a los miembros inmovilizados en un muy corto espacio de tiempo. Nosotros, al contrario que en la naturaleza, en vez de ponerlos gradualmente en actividad los mantenemos inmovilizados como si fueran enfermos, hasta que han crecido. Nuestros perros no tienen que moverse para encontrar nueva guarida, ni para comer, pues nosotros los alimentamos y les damos cobijo, ni huir de otros depredadores, porque están en plena seguridad, les damos una vida sedentaria sin oportunidades de desarrollar plenamente sus facultades y dejamos todo en manos de la genética.

El enfoque que damos a la ética genética es una característica importante que diferencia al perro del ser humano, lo que quiero decir se refiere a la facultad de controlar la genética de los perros y de otros animales, cosa que hacemos con plena libertad y que ha propiciado la aparición de las razas y que no es posible realizar con el ser humano esencialmente por motivos culturales, esto hace que en el hombre la genética sea obra de la casualidad y en el perro no. No obstante vale un ejemplo en el que vamos a usar la experiencia con humanos, para ver más claro lo que puede hacer el ejercicio a edad temprana en nuestro perro. Si tomamos como referencia a tres gemelos univitelinos u homocigóticos (humanos) a una edad temprana, pongamos a los seis años, uno va a entrenar intensamente para ser un buen nadador, otro un gimnasta de élite y el tercero se queda sin hacer ejercicio. Cuando estos seres lleguen a la edad adulta veremos unos individuos con unos cuerpos totalmente diferente a pesar de su identidad hereditaria total. Esto nos indica los cambios que pueden experimentar cuerpos idénticos con un enfoque de la actividad física diferente, y es de notar cual será el menos favorecido de los tres hermanos. Con el perro no tiene por que ser diferente aunque todos sabemos que un galgo siempre será un galgo y otro perro siempre será idéntico a su raza. Es en esto en lo que confía la mayoría de los propietarios de perros: exclusivamente en la genética.

Una de los conceptos-tópicos más repetidos y, sin embargo falso, es que al perro debe dejársele desarrollar de cachorro y de joven a su aire y sin ejercicio programado. Esto se debe a que en tiempos pasados los perros de trabajo, que eran prácticamente todos, quedaban pequeños por exceso de trabajo a diferencia de los que llevaban una vidad de mascotas. El exceso de trabajo era un factor limitante, en efecto, pero a ello se juntaban la mala alimentación, el poco reposo y la falta de higiene.

Otro es que el esqueleto del perro es una estructura, al parecer, enfermiza y a la que hay que mimar como si fuera frágil como el cristal o se deformara como si se tratara de plastilina. La realidad es que el esqueleto del perro, y de cualquier otro cuadrúpedo, es mucho menos delicado y más racional que el nuestro, que el de los humanos, y sin embargo nosotros empezamos a practicar deporte a edades de seis y siete años, y además deportes que fuerzan todo nuestro sistema hasta extremos que serían inimaginables en un perro, pensar por un momento solamente en la gimnasia deportiva, en la artística o en el ballet ¿Os imagináis a un perro retorcido y forzando la espalda y andando sobre las patas de delante a los dos o tres meses de edad? Ninguna persona normal forzaría a su animal a otra cosa que no sea andar o correr sobre sus cuatro patas o saltar alturas lógicas y cosas de este calibre y siempre dentro de la funcionalidad y sin embargo nosotros forzamos mucho más a nuestros hijos conscientemente, con la mejor voluntad y con excelentes resultados.

Otro tópico repetido y creído es que los saltos son malos en edad temprana. Ciertamente si se exagera es así, pero se entiende que estamos hablando para gente de mente despierta y abierta a nuevos razonamientos. Me explicaré con una comparación: cuando se habla de ejercicios con pesas todo el mundo piensa inmediatamente en 100 ó 200 kilos; no se dan cuenta de que el principal valor de las pesas (por otro nombre: ejercicios de resistencia progresiva) es que se puede graduar la resistencia desde unos pocos gramos hasta donde quieras. Lo mismo pasa con los saltos, pero en centímetros.

  • el pecho y para los hombros.


La estimulación más natural es la práctica de una actividad física de alta intensidad.

La precocidad en el entrenamiento transforma radicalmente y de manera positiva la capacidad del organismo para producir hormonas de una manera natural. Según experimentaciones efectuadas por rusos, alemanes de la antigua Alemania del este y búlgaros, cuando se comienza a entrenar a niños de 10 años de edad con intensidad, se consigue cuando llegan a adultos, que los niveles de producción de la testosterona que el organismo produce de manera espontánea se eleve notablemente. Extrapolando la experiencia al perro esto indica que, en un animal de talla media, los siete meses es la edad apropiada para comenzar a trabajar y para ir aumentando paulatinamente los entrenamientos con intensidad creciente. Si el entrenamiento se hace con los debidos controles, los efectos pueden ser insospechados. A esto se añade otro factor a tener en cuenta. Cuando se comienza a la edad adecuada el entrenamiento físico, el organismo sufre modificaciones que son indistinguibles de la base genética y confundibles con ésta, cuando en realidad son producto del entrenamiento, tales como fenómenos de más masa muscular por hipertrofia e hiperplasia, modificaciones articulares, ligeros cambios de la forma del cuerpo, etc.


INTRODUCCIÓN



El ejercicio no solamente es esencial para mejorar el sistema muscular, perfecciona y predispone el sistema nervioso para favorecer la habilidad motora y, además, una serie de funciones y capacidades como las respiratorias, cardiovascular... también cumple con un papel determinante en la obtención de un crecimiento óseo apropiado, la importancia del esqueleto es extrema, al fin y al cabo es la estructura donde se moldea el cuerpo. Aunque el ejercicio tiene escasa o ninguna influencia sobre el alargamiento de los huesos, sin embargo aumenta el diámetro, la anchura y la densidad ósea colaborando en el almacenamiento de los minerales en la matriz ósea, aumentando la fuerza y el grosor del hueso.

Crecimiento, desarrollo y maduración son conceptos que se usan para describir los cambios que se producen en el cuerpo que comienzan en el instante de la concepción y que prosiguen hasta la edad adulta.

  • Crecimiento: expresa el aumento de tamaño del cuerpo y de sus partes.
  • Desarrollo: refleja los cambios funcionales que tienen lugar durante el desarrollo.
  • Maduración: es la adopción de la forma definitiva adulta y la facultad de ejercer plenamente las funciones para las que está diseñado el cuerpo. Por ejemplo: maduración sexual, cuando el aparato reproductor es plenamente funcional, madurez del esqueleto se refiere al momento en que los huesos han terminado su crecimiento y osificación.
La edad real se deduce por

:
  • La edad cronológica
  • La esquelética
  • El desarrollo muscular
  • La madurez sexual

ESTATURA Y PESO:



Estas dos variables son de gran utilidad cuando examinamos sus cadencias de variabilidad que en el perro son previsibles en función de que cada raza presupone una altura y un peso establecidos. Los cambios de estatura se miden en centímetros y en las razas de tamaño medio, por norma, el crecimiento estatural termina entre los siete meses y los diez, seguro al año. El peso máximo se alcanza entre los 18 meses y los dos años de edad alcanzando la plenitud ponderal con la terminación de la osificación a los tres años y de algunas partes del cuerpo, como la cabeza, incluso más tarde. Entre los 18 meses y los tres años los ritmos de aumentos de peso se van ralentizando hasta estacionarse.


ESQUELETO:



Los huesos, cartílagos, ligamentos y articulaciones forman el soporte estructural del cuerpo. Los músculos tienen sus fijaciones en los huesos, estos protegen también los tejidos corporales y determinadas zonas, pero tienen más funciones: actúan como reservas de fósforo y calcio e intervienen en la producción de los glóbulos rojos. Desde que comienza el desarrollo fetal y hasta los tres años de edad las membranas y los cartílagos se convierten en huesos por medio del desarrollo de la osificación.

La osificación, mediante la cual el cartílago se transforma paulatinamente en hueso, empieza en la epífisis. Se inicia cuando el pericondrio es penetrado por los vasos sanguíneos. El cartílago continúa creciendo en longitud y espesor desde el centro primario de osificación hasta la epífisis.

Desde el momento del nacimiento los huesos largos tienen una diáfisis ósea y dos epífisis cartilaginosas. Poco después del nacimiento aparecen centros de osificación secundaria en la epífisis, paulatinamente las epífisis empiezan a osificarse. Estos cartílagos de conjunción permiten que los huesos se alarguen conforme se crece. El perro, en las razas medianas, termina el crecimiento en longitud entre los siete y los diez meses, las perras prácticamente con la primera menstruación.

El ejercicio, junto con la dieta correcta, es básico para conseguir un crecimiento óseo adecuado. Aunque tiene poca o ninguna influencia sobre el alargamiento, incrementa la anchura y densidad del hueso depositando más minerales en la matriz ósea, lo cual tiene una gran influencia en el fortalecimiento del sistema óseo.

MUSCULATURA:


Desde el nacimiento hasta el final de la adolescencia la masa corporal aumenta de forma sostenida al mismo tiempo que el aumento del peso corporal.

Los aumentos de masa muscular se acrecientan principalmente mediante la hipertrofia de las fibras musculares por medio de del incremento de sus miofilamentos y miofibrillas. En menor término se produce por el aumento de estos de estos, por hiperplasia, excepto antes de la maduración.

OBESIDAD:


En los animales en libertad no se producen fenómenos de obesidad. No obstante, el perro, con la vida sedentaria, padece patologías similares a las humanas, entre ellas la obesidad.

El almacenamiento de grasas se produce mediante el incremento en tamaño de células grasas existentes. El aumento del número de ellas, que parece se produce cuando se llenan las células existentes, marca la posibilidad de desarrollar otras nuevas, a condición de que el perro sea obeso desde muy joven.

CONCLUSIÓN:


  • La masa muscular aumenta de forma sostenida junto con el incremento de peso desde el nacimiento hasta el final de la adolescencia.
  • En los machos el incremento de la masa muscular alcanza su desarrollo máximo en la pubertad, cuando la producción de testosterona aumenta de manera espectacular.
  • Las hembras no experimentan ese incremento tan marcado, lo que produce un señalado dimorfismo sexual. En ambos se puede engrandecer de manera espectacular mediante la dieta y el ejercicio.
  • La responsabilidad de la mayoría de la masa muscular adquirida por medio del ejercicio se debe a la hipertrofia y en mucho menor grado a la hiperplasia.
  • La acumulación de grasa depende de los hábitos dietéticos y del ejercicio, en el perro la herencia tiene en este caso poca importancia.
  • El equilibrio, la agilidad y la coordinación motora mejoran a medida que el perro se desarrolla.
  • La mielización de las fibras nerviosas debe desarrollarse completamente antes de que se desarrollen plenamente las reacciones rápidas y los movimientos hábiles, la mielización acelera la trasmisión de los impulsos nerviosos.


Desde el nacimiento hasta los siete-ocho meses en las razas medianas. En esta edad hay que dejar al perro tranquilo, limitarse a jugar con él, pasear y, si se tercia, dejarle que se acostumbre al agua, si quiere nadar, mejor, pero que haga lo que quiera. Durante esta época hay que irle acostumbrando a ir correctamente con la correa, a entregar objetos, palos, pelotas, etc. Es poner la base para poder trabajar más a gusto con él cuando su edad lo permita.

No debe importaros cansarlo, por ejemplo con un paseo demasiado largo, no es malo que se canse mucho, lo malo es que acumule fatigas de sucesivas sesiones sin intervalos apropiados de recuperación. Es decir, después de un día fatigoso lo más importante es que se relaje durante un día, dos, los que sean necesarios hasta que esté completamente recuperado, la recuperación es lo importante. ¡Ah! Y que coma bien.

Bajo el punto de vista del futuro es la época en la cual se crean las bases de su futura constitución (a partir de la cual sólo se mejora por el ejercicio) A partir de los siete-ocho meses, refiriéndonos siempre a perros de talla media, se puede empezar a aumentar gradualmente la duración del ejercicio y subiendo la intensidad del mismo.

Casi todos los sistemas fisiológicos mejoran hasta que alcanzan su madurez en el perro adulto. Después de esto las facultades se estabilizan hasta comenzar a declinar con el envejecimiento.

Es la edad en la que más fácilmente se produce el binomio desarrollo muscular-hiperplasia. Parece ser que las fibras musculares cuando alcanzan un determinado grosor se dividen longitudinalmente . Esto se explica por una necesidad de adaptarse a la mejor toma de oxígeno, la fibra muscular toma el oxígeno de su alrededor y cuanto más gruesa sea la fibra más dificultades tiene éste para penetrar en su centro, por lo tanto se dividen. Estos trabajos han sido corroborados por investigadores suecos que no han encontrado en campeones culturistas con músculos claramente hipertrofiados fibras anormalmente gruesas .

Este mecanismo permite modificar la cantidad de fibras heredadas y afecta tanto a las fibras rápidas como a las lentas y a toda la gama de intermedias.

Aunque parece que el momento ideal para esta división es antes de la maduración del organismo joven, parece ser que se da también en animales con su desarrollo completado. Lo que es indudable es que el mecanismo desencadenante es el ejercicio de alta intensidad.

LA HABILIDAD MOTORA:


Aumenta durante los dos primeros años de vida. Tiene un efecto acumulativo, cuantas más habilidades motoras adquiera un animal más fácil será que aprenda nuevos movimientos, y cada vez más y más complejos. Para algunos autores un movimiento hábil no es más que un movimiento tosco perfeccionado.

Nunca se insistirá lo suficiente en la importancia de movimiento nuevos y muy variados desde edad temprana para enriquecer la coordinación del sujeto. A modo de ejemplo podemos decir que el recién nacido viene al mundo con un mínimo de programas en su sistema nervioso, a la manera de una página, sino en blanco, sí con muy poco escrito en ella . Cuanto más variadas sean las percepciones, los descubrimientos, los movimientos simples y sus enlaces cada vez más sofisticados, más rico serán los programas grabados en el sistema nervioso. El sistema nervioso actúa a la manera de un documento maestro con una serie de enlaces a subdocumentos. El enriquecimiento del sistema nervioso se hará pues a base de la capacidad de almacenar movimientos simples enlazados entre sí con naturalidad.

Antes de los seis meses de edad las mejoras en coordinación son insignificantes en los cachorros. A partir de estos seis primeros meses el animal es un campo fértil a nuevos movimientos cada vez más complicados. Las diferencias que existen en la coordinación de animales que han tenido una buena y temprana actividad neuromuscular y otros que, por ejemplo, hayan estado encerrados en una jaula con ausencia de juegos con otros perros y con su dueño, son notables.

LA FUERZA:


Aumenta con la edad paralelamente al de la masa muscular. Depende también de la madurez sexual, porque el control neuromuscular es limitado hasta que la mielinización se ha completado, generalmente coincidiendo con la citada madurez sexual. Los aumentos en fuerza muscular, no de la cantidad de músculo, parece que se deben más, pues, a mejoras neuromusculares que al de la masa muscular útil. Aunque las perras tienden a estabilizarse antes, esta estabilización se debe con toda probabilidad a sus mayores niveles de estrógenos.

LA FUNCIÓN PULMONAR:


Los volúmenes pulmonares aumentan con la madurez física, las capacidades ventilatoria y expiratoria máximas, así como la tensión arterial, aumentan en proporción directa al incremento del tamaño corporal durante la realización de ejercicios agotadores. Se estabilizan al llegar aproximadamente a los dos años de edad.

LA FUNCIÓN CARDIOVASCULAR:


Durante la realización de ejercicios máximos y submáximos, el menor tamaño del corazón y el menor volumen sanguíneo de los perros jóvenes produce un menor volumen sistólico que en los adultos. Compensando este hecho, durante la pubertad la frecuencia cardiaca es más elevada que en el adulto. Además el gasto cardiaco del perro joven es menor al de los adultos. A eso se añade la ventaja de una menor masa muscular que mover, esta superioridad se anula cuando se ejerce la fuerza contra masas pesadas ajenas.

LA CAPACIDAD AERÓBICA:


Mejora en coordinación con las mejoras de las funciones cardiovasculares y respiratorias y en paralelo al desarrollo continuado del animal.

El menor valor del VO2 máximo del perro en desarrollo no limita la capacidad de resistencia en carreras de fondo, por el menor peso que le favorece ante un perro adulto. En cambio la economía en el esfuerzo favorece al perro adulto.

LA ECONOMÍA DE MOVIMIENTOS Y DE CARRERA:


La capacidad de resistencia del perro adolescente se ve penalizada debido a la incapacidad de economizar esfuerzos por falta de un ritmo adecuado y en perros muy jóvenes por su menor envergadura. El entrenamiento al trote mejora la frecuencia y la amplitud del mismo y además permite que el perro vaya a gusto en este paso, que en muchas razas no es el más idóneo para aguantar sin cambiar.

LA CAPACIDAD ANAERÓBICA:


Es menor debido seguramente a la menor concentración de fosfofructocinasa, la enzima clave limitadora del ritmo de la glucólisis. Seguramente a esto se une una menor capacidad de producción de lactato.

LA REGULACIÓN TÉRMICA:


El perro joven parece que tiene una mayor sensibilidad al frío y al calor. Una preocupación es la aparente dificultad de disipar calor en el perro adolescente cuando hace ejercicio en ambientes muy cálidos, parecen depender más de la radiación y de la convección. La mayor perdida de calor por vía conductiva que los adultos hace que el peligro de hipotermias en ambientes fríos o cuando practica la natación sea mayor.

EL PERRO ADULTO:


A recoger los frutos. El perro entra en la plenitud y no hay limites razonables que le impidan trabajar a pleno rendimiento. Es, además, la época en que, aparte rendimientos, se observa mayor plétora física y mejor aspecto. La estructura ósea, el sistema cardiovascular y la producción hormonal están consolidados. No son posibles más que los cambios que se producen al pasar de condición a forma.

EL PERRO VIEJO:


En este momento tenemos que demostrar el agradecimiento que nos merece nuestro animal, ya no es lo que era, pero permanece el recuerdo de su entrega hacia nosotros. Una gran parte del declive de la resistencia se puede asociar con las reducciones de la circulación central y periférica. Estudios serios hechos con atletas viejos y con personas de su misma edad sedentarias indican que la reducción del VO2 no es una función estrictamente de la edad. Los deportistas que siguen entrenando tienen una reducción insignificante de VO2 a medida que envejecen. No es ningún atrevimiento pensar que estas experiencias se pueden aplicar a los perros.

La pérdida de fuerza asociada con la edad son principalmente una consecuencia de la pérdida de masa muscular, esto es fácil de observar incluso en el ámbito visual. Se debe a la disminución de la capacidad de sintetizar las proteínas y a la pérdida de unidades motoras de contracción rápida. El envejecimiento parece ralentizar la capacidad del sistema nervioso para detectar estímulos, procesar la información y producir una respuesta.

El entrenamiento no puede detener el envejecimiento biológico, pero puede detener el bajón sobre el rendimiento y mantener un buen aspecto físico.

SALTOS.


Ningún ejercicio que se adapte a la anatomía y a las funciones naturales del animal puede ser contraproducente si se usa con cabeza. El perro está diseñado de tal manera que las patas de atrás impulsan y las de delante amortiguan. Si nos guiamos por estas reglas tan simples y graduamos la altura a un nivel apropiado a la edad del animal, no habrá ningún problema. Se fortalecerán las patas de atrás, pero las de delante, y los hombros también, se beneficiarán al amortiguar la caída, y pisará mejor, ya lo veréis. La altura ideal para empezar a enseñar a saltar a un cachorro de tres-cuatro meses es la suya a la cruz, no excediéndose nunca de diez centímetros más. Tener en cuenta que estamos en una etapa educativa y de adaptación, no de competencia, aunque fuera consigo mismo. Hasta los seis meses no se debe superar la altura de la cruz en más de veinte centímetros. Al año puede saltar regularmente el doble de la altura a la cruz en ejercicios en series y excepcionalmente hasta tres veces la altura del perro.

Cuando el perro tiene la edad debida yo les hago saltar en serie varios obstáculos seguidos. Coloco tres saltómetros, de 60, 80 y 100 centímetros de altura y le hago saltar seguido uno tras otro, una vez de menos a más y la siguiente de más a menos. Cuando considero que el perro está bien caliente junto los saltómetros de tal manera que no haya pasos entre uno y otro, así el animal tiene que saltar el segundo y el tercero sin carrera ni otro impulso que el que conserve del salto anterior. Es lo más cercano que se puede hacer con un perro a ejercicios pliométricos.

CARRERA.


Para la carrera os aconsejo la bicicleta para vuestra comodidad, a no ser que seáis corredores de maratón. Con ella podréis dominar siempre la situación y además, qué caramba, perderéis un poco de grasa y sacareis beneficio a vuestra relación con el perro. Con un Am Staff yo empiezo con siete meses y medio. Busco las horas más frescas del día en verano. Al principio y desde el primer día corro tres kilómetros sin fijarme en la velocidad, sólo pienso en que el perro vaya cómodo, no sufra y se acostumbre a ir al costado de la bicicleta y siempre atraillado. Hasta el año voy aumentando gradualmente los kilómetros sin pasar nunca de ocho kilómetros-hora de velocidad a no ser que el perro vaya muy suelto y ''me lo pida''. Nunca, ni siquiera cuando el perro es adulto, paso de los diez kilómetros de distancia al día, a no ser que hagamos una excursión. Normalmente hago entre siete y diez kilómetros. Dejo un día de descanso por medio. Si sólo hago cinco kilómetros repito al día siguiente sin día por medio de descanso. Voy aumentando la velocidad poco a poco hasta que el perro va a gusto a doce km/h. Tenéis que tener en cuenta que estoy hablando de ir al trote y el Am Staff no es un pastor alemán. La velocidad debe ajustarse a que el perro no se salga del trote y al objetivo primero de mejorar su salud, no hay que hacer sufrir al animal. Mejorarán la frecuencia y la amplitud de la zancada. De vez en cuando es conveniente hacer pequeños aceleraciones sin salirse del trote para volver inmediatamente a la normalidad.

EJERCICIOS INTERVÁLICOS.


Ejercicios con una pelota, disco volador o equivalente, utilizo una pelota de goma dura por la sencilla razón de que mis Am Staff me destrozan los discos, y los palos de madera les pueden hacer daño, a la larga, en los dientes. Cualquiera de ellos constituye una manera muy fácil de hacer ejercicios de carrera interválica de alta intensidad. Es decir carreras cortas de velocidad con intervalos de descanso entre ellas. Con cualquier testigo que se emplee en estas etapas de crecimiento lo esencial es aprender y automatizar la técnica de recogida y, sobre todo, forzar una entrega inmediata. A ese aprendizaje tiene que ir encaminado el entrenamiento-juego durante la etapa de cachorro y de perro joven hasta que hacia los 12 meses de edad el perro vaya y vuelva con la pelota rápidamente y sin distracciones y entregue en la mano. En terreno horizontal o cuesta arriba con recorridos de 30 a 50 metros cada recorrido. Se puede hacer por series como ejercicio único, o combinado con el entrenamiento de carrera, o también intercalado con ejercicios de saltos o con natación.

Alterno las subidas en cuesta tras la pelota con tiradas por terreno horizontal. Cada diez ''tiradas'' intercalo unos trotecillos de recuperación.

Cuando el perro ya está bien entrenado, tiene edad suficiente (catorce o quince meses) y trae el objeto con docilidad combino intensidad (interval) con aeróbicos (generalmente con ayuda de la bicicleta). Tras un recorrido en bici de unos siete kilómetros, efectúo una serie de tiradas de pelota de diez a veinte recorridos (depende del calor ambiente y del grado de fatiga del perro) Cuando terminan las series, el perro, como es lógico, tiene la respiración muy alterada, y entonces, después de darle algo de agua, sigo el entrenamiento con la bicicleta y a ritmo muy suave unos dos o tres kilómetros, para que se recupere (descanso activo) Después, a beber abundantemente, y reposo en un sitio tranquilo. Esta combinación es muy dura, el perro tiene que estar bien entrenado, pero concierta perfectamente aeróbicos-anaeróbicos, resistencia-musculación.

Otra variación de entrenamiento consiste en aprovechar un paseo por el campo con tiradas y traídas de un objeto sin interrumpir el paseo, es la combinación ideal de ejercicios para un cachorro menor de siete meses, y si al final del recorrido hay la posibilidad de que nade, mejor.

Otra modalidad más consiste en hacer nadar al perro arrojándole objetos que floten a lo lejos, en el agua, y trayéndolos. Cada varias tiradas o si veis que el animal tiene frío tirar el testigo por tierra para que corra en duro y en seco, alternando agua con tierra. Un ejercicio de potencia-musculación extraordinario es hacer que el perro corra a velocidades submáximas por la orilla del agua, por un sitio donde no cubra más que 20 ó 30 centímetros.

Natación:


Conviene que hagamos unas consideraciones de carácter particular sobre la natación.

El primer paso es acostumbrar al perro desde cachorro al agua, sin forzarlo, pues una cosa es que un perro nade, cosa que hace de manera natural y otra muy distinta es que el agua le guste. En general los perros son magníficos y espontáneos nadadores y, aunque en algunas razas la estructura y densidad muscular y ósea no les confieran una gran flotabilidad, lo suelen compensar con el uso de su potencia, este es el caso del AST.

La natación tiene una serie de ventajas sobre los ejercicios en tierra firme. La primera es que en el agua el apoyo flotador anula un 90% del peso del cuerpo, lo cual disminuye de manera espectacular la presión sobre las articulaciones, huesos y músculos que soportan el peso del cuerpo, no hay impactos; es el mejor acondicionador físico durante el verano para un perro de cualquier edad y no digamos un cachorro o un perro joven (y para perros de razas gigantes y para controlar la displasia durante el crecimiento) La temperatura del agua facilita la ventilación muscular por convención, como hemos visto antes, y la menor presión aumenta la circulación de la sangre de manera automática. No existen prácticamente peligros de lesiones. La resistencia que hay que vencer en el agua es de aproximadamente 12 ó 13 veces la de la atmósfera con lo que se ralentiza la velocidad de los movimientos. A igualdad de distancia de desplazamiento que en tierra aumenta considerablemente el gasto de energía con una menor tensión sobre el corazón y sin ningún problema para la eliminación de la temperatura del cuerpo. Es el ejercicio ideal con temperaturas altas y el único que se puede realizar prolongadamente con un perro cuando éstas superan los 25º y durante todo el tiempo que queráis sin miedo a un <>, recordar que ha matado a más perros el calor que cualquier otra cosa y aunque algunas razas están muy adaptadas genéticamente a los esfuerzos en condiciones extremas, siempre constituye una situación de riesgo, sobre todo en perros particularmente corpulentos, braquicéfalos, o muy obscuros. Con calor, la natación es un ejercicio mucho más aconsejable para un perro que la carrera. Además, para correr debéis buscar las horas más frescas del día, para nadar las más calurosas.

CONCLUSIONES SOBRE LA NATACIÓN:


  • Podemos considerar, pues, a la natación como una magnífica alternativa a la carrera continua y al trabajo interválico en verano. En el agua hay que hacer jugar al perro para que haga ejercicio de verdad intenso, generalmente el método más sencillo es tirarle un palo o cualquier objeto que flote y que no le dañe los dientes, a lo lejos, y hacer que nos lo traiga. Constituye un buen trabajo interválico que podemos mejorar aún más alternándolo con carreras por la orilla. Cuando la temperatura supere los 20º lo ideal es sustituir el jogging por la natación. Pero no solo como recreo, sino como ejercicio programado.
  • No hay que olvidarse de la importancia que tiene la natación como ejercicio de rehabilitación para lesiones en el aparato locomotor.
  • Durante la natación el vaciado de los pulmones no es total con lo que se consigue una mayor flotabilidad.
  • Se produce también una vasoconstricción de las pequeñas arterias que reduce el aporte sanguíneo hacia los órganos menos activos, tales como aparato digestivo, riñones, músculos inactivos, etc. Por contra, la circulación aumenta ligeramente en el cerebro. Este efecto es similar en todos los ejercicios físicos, pero en el agua se produce adicionalmente un enfriamiento periférico que puede producir un corte de digestión en casos de estarse efectuando en ese momento un proceso digestivo intenso.
  • Un efecto añadido es el de la presión adelante-atrás que ejerce la resistencia del agua contra el pecho. Es una operación similar en resultados a la maniobra de Valsalba en determinados ejercicios de resistencia progresiva, pero sin los efectos negativos de la respiración contenida y de la presión de las vísceras sobre el diafragma. Contribuye a ensanchar el pecho.
En el agua cambia la distribución del esfuerzo del aparato locomotor. En tierra la propulsión en su 80 % carga sobre el tren posterior, y el 20 %, más la amortiguación de los impactos de la marcha, son responsabilidad del anterior. En el agua se invierte la distribución de los esfuerzos: el 80 % pasa delante y el 20 % detrás. Las patas posteriores ejercen sólo una función de timón y de flotación de cintura hacia atrás para mantener la horizontalidad. Es por eso, entre otras cosas, por lo que la natación sea tan buen ejercicio para ensanchar

1Si teneis interés por ampliar el tema creo que mandé al Foro un artículo más amplio sobre los anabolizantes y las ayudas ergogénicas. Pedírselo a Óscar o, si no lo tiene, ya lo mandaría yo de nuevo
2Aromatización: conversión de un andrógeno en estrógeno
3Androgénico o virilizante: que provocan características sexuales secundarias masculinas
4Según trabajos con animales realizados por W. J. Gonyea y colaboradores
5Y otros investigadores como Mac Dougall y col.
6La ausencia de programas en el recién nacido está defendida por unos y rechazada por otros. Cada vez se descubren en los recién nacidos comportamientos innatos que no se imaginaron antes. Sería necesario sustituir la palabra <> por <> o equivalente, por lo menos en los animales.


AUTOR


Amalio Lasheras
E-Mail: amalio@mundivia.es
Web: http://www.ceast.net


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com