Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
: (1/4)  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 20954 veces
Tamaño 31.91 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Nutrición y Alimentación Canina

por Amalio Lasheras, julio 2002


Original en : http://personales.mundivia.es/amalio

<<Sabemos más de la alimentación de los perros que de la nutrición del hombre>>

Dr. George M. Briggs, Ph. D.

El perro es sólo y absolutamente lo que marca su genética en cuanto a posibilidades máximas, eso es cierto, pero los animales no pueden alcanzar sus mejores expectativas de desarrollo y de salud si los factores ambientales no les son totalmente propicios. Y, de esos factores, el más importante, junto con la vigilancia sanitaria y la atención veterinaria, es la alimentación. Cada tendón, cada célula, cada parte del perro proviene de lo que come y la calidad de su vida no será mejor que la calidad de sus alimentos. La raíz de la excelencia es el consumo de nutrimentos adecuados y debidamente conjuntados.

El conocimiento de la nutrición básica y de las necesidades nutricionales de los perros sanos forma parte integral de las practicas correctas de alimentación.

El competitivo mercado actual pone a nuestra disposición un amplio abanico de alimentos comerciales. Estos productos se pueden adquirir en supermercados,<<pet shop>> y clínicas veterinarias. Presentan una gran variedad en cuanto a la fórmula de sus componentes nutritivos, digestibilidad y sabor, así como su forma, textura y aroma. Esta gran cantidad de productos, junto con la publicidad comercial y las falacias sobre nutrición, crean una gran confusión entre profesionales y aficionados sobre la nutrición ideal de sus animales de compañía. Unos conocimientos básicos de los fundamentos de la nutrición son requisitos indispensables para poder evaluar las necesidades de nuestras mascotas.

Hay dos factores a considerar con respecto a asimilación de los alimentos y que no varían nunca: los procesos del cuerpo y la calidad de los alimentos. Nos explicamos: detrás de los procesos del cuerpo está nuestra herencia genética; es decir, las funciones de nuestro cuerpo están en relación con la información genética programada en cada célula. La herencia genética, según el antropólogo Richard Leakey, se remonta a cientos de miles de años. Los procesos metabólicos fundamentales, que convierten los alimentos en sustancias y energías para todos los seres vivos, no han variado ni un ápice en todo este tiempo.

Esto nos conduce al  segundo factor de la asimilación alimentaria: la calidad de la alimentación. En libertad, los cánidos comen, como es obvio, lo que encuentran o pueden cazar, y más el perro, que es un omnívoro oportunista; en libertad no comería sólo lo que consideramos parte noble de la carne: para su adecuada alimentación necesitaría complementar con las vísceras de sus víctimas, con todo lo que esto conlleva de problemas de infecciones parasitarias, así como también determinadas bayas y frutos como complemento. En su larga historia compartida con el ser humano, de subordinación, servicio y compañía, el perro siempre ha sido, nutricionalmente considerado, no un carroñero, sino un basurero que comía los desperdicios que encontraba o, si tenía mucha suerte, de lo que le sobraba a su dueño. Es decir, o desperdicios, o caprichos. Pocos eran los que tenían la fortuna de recibir una comida específica. Actualmente eso ha terminado, por suerte. Hoy en día nuestros perros se sustentan de alimentos comerciales creados especialmente para ellos, y que cubren las necesidades peculiares de cada edad, tamaño e incluso actividad. Esto nos lleva a considerar que la alimentación comercial puede ser superior a la que el animal tomaría en plena libertad.


LAS PROTEÍNAS


La alimentación ideal se compone de una serie de elementos que se interrelacionan entre sí, aunque cada una tenga su propia identidad, favoreciendo la propia utilización y asimilación y la del conjunto.

De entre ellos destaca como una estrella de primera magnitud una palabra: La proteína, pero... ¿qué son las proteínas? El término proteína fue elegido en 1838 por Mulder, partiendo de una raíz griega que significa <<venir primero>> o <<de primera importancia>>. La proteína puede considerarse el ingrediente más importante de la dieta, ya que es ella la que contribuye a la formación del cuerpo. La proteína es el constructor de toda la naturaleza, desde el insecto más pequeño y microscópico hasta del árbol más gigantesco. Pero no hay que olvidar además que, para facilitar la asimilación de proteínas en el cuerpo se necesitan grasas, minerales, fibras, vitaminas... Ninguna de estas sustancias se puede formar por si misma. Forman realmente equipo y logran éxitos en el cuerpo cuando están todas disponibles a un mismo tiempo. Las comidas deben ser lo más completas posibles, pero es de primordial importancia ingerir proteínas en la cantidad y calidad adecuadas.

Las proteínas son tan especiales por un elemento que les da sus cualidades y que marca la diferencia con los hidratos de carbono y con las grasas: el nitrógeno. Cada molécula de las proteínas (cada aminoácido) está formada por cuatro elementos: el carbono, el hidrógeno, el oxígeno y el nitrógeno. El resto de las sustancias que componen el cuerpo está formada por las tres primeras. Por eso los alimentos abundantes en proteínas son llamados también ricos en nitrógeno. Sorprende que un átomo de nitrógeno pueda imprimir la calidad de constitución a la molécula de proteína.

Las proteínas participan en muchas cosas a la vez. El alimento nitrogenado responsable de la construcción del cuerpo es la proteína, base de la formación de cada célula del cuerpo: se encuentra prácticamente en todas partes. La proteína forma parte del pelo, de las uñas, de la piel, de las enzimas, está en el sistema nervioso, en el cerebro, en los músculos, en el hierro que hay en las células rojas de la sangre, en la hemoglobina, al igual que en las hormonas que controlan las funciones del cuerpo. Una proteína, la albúmina, recoge los productos residuales del cuerpo y procede a su eliminación, sin ella el cuerpo se hincharía y sería víctima de una intoxicación. Los anticuerpos que el cuerpo fabrica para combatir a las bacterias y virus están compuestos de proteínas. Y como colofón: las proteínas, en caso necesario, se pueden convertir en energía.

Los aminoácidos o moléculas de proteínas son aproximadamente veintidós de los cuales el cuerpo puede crear diez a partir de otros alimentos si hubiera necesidad de ello. Los doce restantes tienen que estar presentes en cada una de las comidas en cantidad suficiente para que el perro se mantenga sano. Esto nos lleva de lleno a la calidad de los alimentos que hay que añadir al conjunto bioquímico.

Cuando se come un trozo de carne es claro que no circula por la sangre en forma de filete. El cuerpo tiene la capacidad de descomponer la carne en partes más pequeñas incorporándolas al animal. Estas partes pequeñas son los aminoácidos. De estos veintidós aminoácidos pueden existir infinidad de combinaciones que, según estén formadas tendrán características diferentes, por ello una célula roja de la sangre es distinta a otra del pelo o de la piel, igual que el perro es distinto a cualquier otro animal o cosa viviente. La naturaleza ha desarrollado esta maravillosa propiedad a través de millones de años.

La principal diferencia entre las distintas marcas comerciales es la procedencia de la proteína y el valor biológico de las mismas. Según sea su calidad, así las asimila el organismo. En los suplementos podemos encontrar las de soja, que hace años eran las únicas que se encontraban, pero su valor biológico es el menor. Después, las estrellas eran la que venían de la leche. Inmediatamente después las <<mejores>> eran las que tenían su origen en la clara de huevo. Desde hace unos años los suplementos de proteína de mejor calidad son los que están compuestos por proteína de suero de leche. Esta es la proteína de mejor calidad, la que el cuerpo asimila en mayor proporción y, evidentemente, también la más cara.

La calidad se podría definir como <<el grado de excelencia que posee una cosa>>. Relacionando esto con las proteínas intentaremos que los alimentos proteínicos contengan:

  • Altos porcentajes de proteína por cada unidad de peso
  • Equilibrio en éstas de los aminoácidos esenciales
  • Los aminoácidos que el cuerpo no puede producir se denominan <<aminoácidos esenciales>>. Cuando los alimentos proteicos destinados al perro contienen los diez en cantidades suficientes son conocidos como proteínas completas.


DESEQUILIBRIOS PROTÉICOS


Normalmente se tiende a dar una cantidad excesiva de proteínas en la alimentación canina, sin tener en cuenta de que <<más no es mejor>>. De un consumo excesivo de proteínas puede resultar daños renales e incluso una aceleración del envejecimiento.

Por otra parte la aportación insuficiente puede dar lugar a crecimientos reducidos o retardados en los cachorros, peso insuficiente, menor actividad y una menor producción de leche.

Estas deficiencias proteicas pueden deberse a:
  • Cantidad inadecuada de alimentos.
  • Poca calidad o falta de digestibilidad.
  • Utilización de las reservas de proteínas como elemento energético en sustitución de las grasas y de los hidratos de carbono.
  • Poca cantidad de proteínas en la comida.
  • Dificultades para absorber o digerir esa proteína.
  • Enfermedades

ACEITES Y GRASAS


  • Grasas: sólidas a temperatura ambiente. Ácidos grasos de cadena larga.
  • Aceites: líquidos a temperatura ambiente. Ácidos grasos de cadena corta o insaturados.
Son necesarias en la dieta por cuatro causas fundamentalmente:
  1. Para mejorar la palatividad.
  2. Para mejorar la absorción de las vitaminas liposolubles.
  3. Como fuente de ácidos grasos esenciales.
  4. Como medio de obtener energía


HIDRATOS DE CARBONO


El perro no tiene en teoría necesidad de hidratos de carbono, en estado natural los cánidos no los ingieren prácticamente, pero dado que durante milenios los perros han sido alimentados con sobras de comida humana que contenían primordialmente estos elementos, y de que la comida comercial los contiene en gran cantidad, no tiene sentido práctico discutir sobre esa circunstancia. Los hidratos de carbono proporcionan energía e influyen fuertemente en la función gastrointestinal. Crudos no pueden ser digeridos, pero cocidos ven incrementada su digestibilidad en más de un 90 %. Los cereales son la principal fuente de hidratos en la comida para perros y hay hidratos en todas las comidas industriales para perros.

Se pueden clasificar en dos grupos:

  1. Solubles: son aquellos que el perro puede digerir y transformar en energía.
  2. Insolubles: no proporcionan energía ni son digeribles. Son conocidos con el nombre de fibra. Reducen la necesidad energética del alimento.


AGUA


Es, con mucho, el nutriente más importante. Todos los seres vivos dependen del agua para sus procesos vitales. Puede sobrevivirse perdiendo prácticamente todas las reservas de grasas, de glucógeno, la mitad de las proteínas y otro tanto del peso total, sin embargo la disminución de un 15 % del agua total, es la muerte segura. El cuerpo de un perro adulto se compone de aproximadamente un 60 % de agua. En un cachorro recién nacido el porcentaje es de un 85 %.

En condiciones patológicas o de tensión tales como diarreas, ejercicio extremo, temperatura ambiente exagerada, lactación, etc., aumentan espectacularmente las necesidades de este elemento.

Después del oxígeno, el agua es el elemento más importante en la alimentación. Es esencial para regular la temperatura corporal, lubrica los tejidos y actúa como medio fluido para el transporte de los sistemas linfáticos y sanguíneos. La adicción de agua aumenta la resistencia durante el ejercicio. Por otra parte los perros que toman agua durante el trabajo pierden menos peso que los que no la reciben.

Se obtiene por:

  • Ingestión directa.
  • Una pequeña parte, por metabolización a partir de las grasas y de los hidratos de carbono.
La piel actúa como receptor de agua en una cantidad aproximadamente igual a la del resto del cuerpo. La ingestión de agua y la de alimentos está fuertemente relacionada, a menor ingestión de agua se produce una menor toma de alimentos, con una repercusión directa sobre el crecimiento y el aumento de peso.

La temperatura del cuerpo se regula en el perro de una manera que difiere totalmente de la del ser humano. En el hombre la sudoración produce una evaporación que enfría su epidermis. El perro no se refresca de esa manera, porque el perro no suda. El perro se refrigera por medio de la evaporación del agua en sus conductos respiratorios por medio de sus fosas nasales. También pierde algo de calor por convección a través de la piel (y por conducción y radiación)

Algunas enfermedades pueden tener transmisión directa por medio del agua, como la leptospirosis. Es demostrado que, en el ser humano, se dan casos de infección con L. canícola por nadar en aguas contaminadas. El agua puede contener bacterias, substancias químicas, virus, nitritos, nitratos, cloros concentrado, metales pesados...Todo esto puede producir diarreas, trastornos del metabolismo e incluso la muerte.

Es de desear que la calidad del agua sea similar para el hombre y el perro. Debe tomarse fresca, no demasiado fría, eso es lo más conveniente. Demasiado fría puede producir contracciones intestinales y diarreas.

VITAMINAS


Las vitaminas son elementos orgánicos esenciales para el funcionamiento de los procesos metabólicos del organismo, como los minerales son esenciales para la vida.

Esbozando un principio de organización los podríamos dividir en hidrosolubles y liposolubles según se disuelvan en agua o en aceite.

No tienen la misión de proporcionar energía. Son moléculas reguladoras de una amplia serie de funciones fisiológicas.

Se le atribuyen una serie de cualidades terapéuticas, muchas veces infundadas, generalmente están sobrevaloradas por campañas publicitarias que han provocado una moda de suplementación que muchas veces conducen a hipervitaminosis. Por el contrario las carencias son raras y sólo se dan en alimentaciones caseras o en productos comerciales de muy baja calidad. Las hipervitaminosis se producen siempre con las vitaminas liposolubles, el exceso de las hidrosolubles se elimina con la orina.

Se distinguen porque:
  • Son sustancias orgánicas.
  • Sus necesidades diarias son mínimas, se miden en miligramos o microgramos.

Vitaminas liposolubles.

Vitamina A (retinol): tiene como principal misión mejorar la visión y el crecimiento óseo en los animales jóvenes, regularizando también el sistema nervioso y mejorando la resistencia a las enfermedades. El perro, lo mismo que muchos mamíferos, tiene la cualidad de sintetizarla a partir de precursores y convertirla en vitamina A activa. De los carotenoides, de los cuales el betacaroteno es el más importante, son desdoblados por una enzima dioxigenasa en la mucosa intestinal, generando retinol (vitamina A).

Se observa pocas carencias de esta vitamina en el perro. Su insuficiencia puede producir alteraciones en la reproducción, conjuntivitis, ceguera nocturna y mala calidad del pelo. El exceso anorexia y pérdida de peso. Se necesitan aproximadamente 5.000 U. I.

  • Vitamina D (calciferol): mejora el equilibrio del metabolismo fosfocálcico y la absorción de calcio. El perro tiene la cualidad de sintetizar la vitamina D3 cuando la piel se expone a los rayos ultravioletas del sol, debido a lo cual sus necesidades suelen ser pequeñas. Se ha demostrado que el perro no tiene capacidad para sintetizar por si mismo las cantidades necesarias de esta vitamina. Su carencia produce problemas óseos, su exceso anorexia. Dosis diarias de 500 U. I.
  • Vitamina E (tocoferol): Antioxidante y protector ante las patologías musculares del esfuerzo. Actúa como antioxidante neutralizando los radicales libres, la vitamina E y el selenio actúan de manera sinérgica.
    Su carencia se ha asociado a la degeneración muscular, problemas reproductivos, degeneración retiniana y alteraciones en la respuesta inmunológica. Excesivas dosis producen anorexia. Cincuenta miligramos por kilo de peso.
  • Vitamina K: sintetiza los factores de coagulación. Se incluyen un grupo de compuestos denominados quinasas. Sintetizan la protrombina y es necesaria para la coagulación sanguínea normal. No se ha observado carencia de ella en los perros. Niveles excesivos son peligrosos.

Vitaminas hidrosolubles.
En el perro principalmente las del grupo B. El organismo tolera cualquier exceso de estas vitaminas sin menoscabo para su salud. Intervienen en la utilización de los alimentos y en la producción de la energía por el organismo.

  • Vitamina B1 (tiamina): indispensable para el metabolismo de los glúcidos y la función nerviosa.
    Es necesaria para la utilización de los hidratos de carbono para obtener energía y en su conversión en grasas y ciertos aminoácidos.
    Su deficiencia afecta significativamente el funcionamiento del sistema nervioso central debido a la dependencia de los hidratos de carbono para la obtención de energía. Es una vitamina muy sensible al calor y por lo tanto fácilmente destruible en los alimentos procesados. Su deficiencia en perros es muy escasa y se debe casi siempre a la presencia de factores antitiamina en el alimento. Su deficiencia produce anorexia, parálisis, vómitos, alteración de los reflejos, postración o convulsiones, se necesita un mg/kg No es tóxica a ningún nivel.
  • Vitamina B2 (riboflavina): es la responsable de que cuando la tomemos, sea sola o asociada haga que la orina tenga un tinte amarillento y un peculiar olor. No es demasiado sensible al calor pero sí a la luz. Es necesaria para liberar las coenzimas necesarias para producir energía a partir de los hidratos de carbono, lípidos y proteínas. Su insuficiencia altera la calidad cutánea, son aconsejables las tomas diarias de 2,2 miligramos por kilo de peso. Su exceso se elimina con la orina.
  • Vitamina B6 (piridoxina): es necesaria para el metabolismo de los aminoácidos y en menor grado interviene en los de la glucosa y los ácidos grasos. La carencia de esta vitamina produce convulsiones y anemia. Como todas las vitaminas de grupo B su exceso no es tóxico. Un miligramo por kilo.
  • Vitamina PP: promueve la integridad de los tejidos.

    Ácido fólico: indispensable para el metabolismo de las proteínas y la síntesis de la hemoglobina. En casos de deficiencia de esta vitamina disminuye el crecimiento y la maduración celular, esto se manifiesta clínicamente con la aparición de anemias. Cero dieciocho miligramos por kilogramo de peso. No es tóxica.
  • Vitamina B12 (cianocobalamina): metabolismo de las proteínas y síntesis de la hemoglobina. Es la única vitamina que contiene un oligoelemento. Su deficiencia da lugar a anemias. Sólo se encuentra en alimentos de origen animal. A diferencia de otras vitaminas hidrosolubles el organismo puede almacenarla, son necesarias 0,02 mg/kg. al día. Sólo en experimentos de laboratorio se ha conseguido que produzca anemias, el organismo soporta cualquier dosis máxima.

    Ácido pantoténico: integridad de los tejidos. Se encuentra presente en todos los tejidos del cuerpo, interviene en numerosos aspectos de la metabolización de los hidratos de carbono, lípidos y proteínas. Su deficiencia es extremadamente rara. Su falta provoca convulsiones, gastritis, enteritis y anorexia. No existen datos sobre su toxicidad.
  • Vitamina H (biotina): integridad de la piel. Interviene en el metabolismo de los glúcidos, de los lípidos y de las proteínas. La yema del huevo la contiene en gran cantidad, pero la clara la destruye por medio de la avidina. Es por eso que es necesaria la cocción del huevo para su completa asimilación. Es indispensable para que no aparezcan problemas cutáneos, debilidad, diarrea, parálisis y anorexia, dosis aconsejables de 0,1 miligramo por kilo de peso y día. Ninguna toxicidad.
  • Vitamina B4 (colina): metabolismo de los lípidos. Mejora los sistemas inmunológicos. Es una precursora de la acetilcolina, un neurotransmisor, es necesaria pera el transporte de los ácidos grasos hacia el interior de las células. Su falta produce desajustes metabólicos. Mil doscientos mg/kg. día. El exceso provoca diarreas.
  • Vitamina C (ácido ascórbico): al contrario de lo que sucede con el hombre prácticamente todos los animales pueden sintetizar el ácido ascórbico, por lo que su ingestión exógena es innecesaria a niveles de salud. No obstante estuvo de moda entre algunos criadores, principalmente ingleses, aplicarlo a sus perros cachorros debido al factor favorable que ejerce esta vitamina para la hidroxilación de los aminoácidos prolina y lisina en el proceso de la formación del colágeno. Se le puede asociar a producir beneficios en procesos de cicatrización de heridas y, con dudas, como ayuda ergogénica. No es necesaria para el perro, pero su exceso no es tóxico.


ANTIVITAMINAS


Existen una serie de sustancias que impiden la utilización total de determinadas vitaminas.

Son las tiaminasas, la avidina, y el dicumarol:

  • Tiaminasa: es una enzima que está presente en las vísceras crudas de los pescados. Destruye la Vit. B1 (tiamina)
  • Avidina: alojada en la clara cruda de los huevos. Impide la absorción de la biotina, se desactiva con el calor. De todas maneras cuando se toma el huevo crudo entero la riqueza de biotina de la yema compensa la perdida que produce la avidina de la clara.
  • Dicumarol y similares: preparados que se utilizan en los raticidas, impiden la síntesis de la Vit. K, en el hígado. Sólo se ingieren por accidente.


MINERALES Y OLIGOELEMENTOS


Los minerales son elementos inorgánicos esenciales para el funcionamiento de los procesos metabólicos del organismo, como sucede con las vitaminas son esenciales para la vida, a pesar de ello no superan el 4 % del peso del organismo animal.

Un esquema de clasificación los dividiría en macroelementos y microelementos u oligoelementos según se encuentren en cantidades más o menos apreciables.

MINERALES


  • CALCIO Y FÓSFORO:
    El calcio y el fósforo son macroelementos necesarios para la formación y el mantenimiento del esqueleto. Intervienen en una amplia gama de reacciones metabólicas. Las investigaciones efectuadas demuestran que no son necesarias cantidades muy elevadas de calcio en la dieta

    En la actualidad las deficiencias de calcio y de fósforo en la dieta son inusuales debido a la alimentación con alimentos industriales muy equilibrados. Las dietas formadas por carne o tejidos orgánicos producen carencias de calcio. Las carencias de fósforo se suelen producir por un exceso de calcio.
  • MAGNESIO No se ha observado deficiencias de magnesio en perros. Está presente el huesos y tejidos blandos, su deficiencia ocasiona debilidad muscular, ataxia y, finalmente, convulsiones.


  • AZUFRE
    Es necesario para la síntesis del sulfato de condroitina y la heparina, un anticoagulante.


ELECTROLÍTOS: SODIO, POTASIO Y CLORO



Las necesidades de sodio se deben principalmente a las pérdidas diarias de este elemento por el organismo. En fase de mantenimiento las cantidades son muy bajas, no es así cuando el perro hace ejercicio. Parece que el perro es muy resistente al aumento de la hipertensión por ingesta de sal, el exceso se resuelve con una mayor excreción de orina y agua, junto con un aumento de la sed y el lógico consumo de la misma.

El potasio es el principal catión presente en el líquido intracelular. Un tercio del potasio celular está unido a las proteínas, el resto se encuentra ionizado. El potasio ionizado intracelular proporciona la presión osmótica indispensable para numerosas reacciones enzimáticas. La pequeñísima cantidad de potasio presente en el líquido extracelular contribuye a la transmisión de los impulsos nerviosos y a la contracción de las fibras musculares. Prácticamente todos los alimentos contienen potasio.

El ión cloro representa dos tercios aproximadamente del total de los aniones presentes en el líquido extracelular. La cantidad de cloro ingerida por los animales va en paralelo con la de sodio. No se han comprobado deficiencias en los perros, excepto en casos de diarreas, si el perro no orina se puede producir su concentración.


MICROELEMENTOS U OLIGOELEMENTOS



  • MANGANESO

    No se han descrito deficiencias de manganeso en los perros. Actúa como componente de diversas enzimas.

  • COBRE

    Es necesario en el organismo para la absorción y el transporte del hierro, formación de la hemoglobina y funcionamiento del sistema enzimático.

  • ZINC

    Junto con el hierro es el microelemento más abundante en el organismo. Es importante para el metabolismo normal de los hidratos de carbono, lípidos, proteínas, ácidos nucleicos y para el mantenimiento de la integridad de la epidermis, del sentido del gusto y del sistema inmunológico.

  • SELENIO

    Protege las membranas celulares de las lesiones oxidativas. Debido a la abundancia de selenio en los alimentos nunca representan problemas en los perros. Su ingesta excesiva es tóxica.

  • YODO

    Es indispensable para que la glándula tiroides sintetice las hormonas tiroxina y triyodotironina. El cretinismo puede manifestarse en animales jóvenes, con déficit de crecimiento, lesiones cutáneas, deformidades del esqueleto y disfunciones del sistema nervioso central.

  • CENIZAS

    Son una parte necesaria en cualquier tipo de dieta completa y equilibrada. En ella están contenidos todos los minerales necesarios, como el calcio, fósforo, sal, hierro, etc. Una dieta baja en cenizas puede hacer que el animal sufra deficiencias en estos u otros minerales y, en consecuencia, problemas de salud.

  • FIBRA

    La fibra de la dieta es una materia vegetal formada por varias formas de hidratos de carbono, como la celulosa, la hemicelulosa, la pectina, los mucílagos también las gomas vegetales. La lignina es el único constituyente no-glúcido de la fibra. Las fibras no se pueden degradar para su absorción en el intestino delgado.




 Página: 1 2 3 4 Pág. Siguiente
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com