Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Menú
Páginas Amarillas
Día Europeo de la Víctimas Terrorismo
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Estadísticas
Salud e Higiene: Infertilidad en la perra  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 21094 veces
Tamaño 28.40 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Infertilidad en la perra

Purswell, Beverly J. y Nikola, Parker A.


Original en : http://www.seleccionesveterinarias.com

Cuando una perra servida en forma reiterada no queda preñada o parecachorros se la considera infértil. La evaluación minuciosa dela anamnesis, por lo usual permite determinar la etiología. El paso inicial(y más importante) frente a una hembra infértil es definir sitiene o no ciclos estrales normales. Un ciclo normal, por definición,es cuando el estro ocurre a intervalos regulares y la duración del proestroy estro es predecible. Las perras suelen mantener un patrón de ciclos.La duración del estro y proestro puede ser muy variable entre las perras,pero en la paciente individual se considera bastante constante. Seríaconveniente que el propietario lleve un registro reproductivo de todas sus hembras.La anamnesis es la herramienta aislada más valiosa para reconocer losposibles causales de la infertilidad canina (tabla 1).
TABLA 1. Antecedentes de importancia en pacientes infértiles
Ciclo de la perra
  • Fecha del primer celo (comienzo de la pubertad)
  • Fecha de los restantes celos (duración y pronóstico del ciclo)
  • Duración de los celos
    Duración del proestro (comiento de secreción y tumefacción)
    Duración deñ estro (duración de comportamiento de “parada”)
    Comienzo del diestro (rechazo del macho, colpocitologia, vaginoscopia)
    Presencia de seudogestaciones evidentes
  • Cualquier anormalidad notada - serologia para brucelosis Cualquier terapia hormonal
Aparamiento Previos
  • Resultado de los servicios - gestaciones, complicaciones, servicios infructuosos
  • Momento del servicio - comportamiento, colpocitología, análisis de ovulación o progesterona
  • Servicios naturales
    ¿hubo abotonamiento?
    ¿la cópula fue presenciada?
  • Inseminacion artificial
    ¿Por qué se utilizó la inseminación artificial?
    ¿Semen fresco; enfriado y remitido; o congelado?
Gestaciones previas
  • Número de cachorros producidos
  • Distocias o cesáreas
  • Número de cachorros nacidos y cantidad de sobrevivientes
  • Incidencia de defectos congénitos observados
Macho Canino
  • Edad
  • Historial médico - cualquier enfermidad sistemica, serología para brucelosis, enfermedad prostática
  • Evaluaciones previas del semen
  • Servicios previos - servicios fallidos
  • Camadads previas - número de cachorros
  • Fecha de la camada más reciente
  • Cualquier terapia hormonal

CICLO NORMAL


El período interestral (PIE) se define como el tiempo desde el comienzode un ciclo estral hasta el inicio del próximo. El PIE normal varíade 4 a 12 meses. Las perras tienen un requerimiento mínimo absoluto deperíodos interestrales de 120 días debido a la fase luteal, laque normalmente tiene la duración de una gestación. El endometriodebe experimentar un período de descamación y reparacióndespués de la fase luteal normal (seudogestación; diestro –casi 2 meses) de cada estro. Si una perra cicla con mayor frecuencia que cada4 meses, el endometrio no tendrá el tiempo suficiente para esta descamacióny reparación y por ende no estará preparado para aceptar una gestaciónen el próximo ciclo (la perra será infértil). El Rottweilerparece estar predispuesto a los períodos interestrales cortos, pero estepatrón puede ocurrir en cualquier raza. El PIE también puede serigual o menor a los 12 meses. Esta duración varía entre las razas.La Basenji normalmente cicla 1 vez/año, un fenómeno característicode los cánidos silvestres (por ej.,Canis lupus). Los galgos (porej., Greyhound, Borzoi, Saluki) tienden a mostrar períodos interestraleslargos (10 a 12 meses). Este período puede incrementar con la edad enperras individuales. Si el PIE supera el año, los problemas reproductivosson factibles y deben ser investigados.
La duración del proestro y estro puede ser bastante variable entre lasperras individuales, aunque haya ovulación normal y gestaciónexitosa. El proestro dura un promedio de 7-9 días con variaciones normalesde 2 a 21 días. El estro también promedia los 7-9 díascon un rango normal de 2 a 21 días. La flexibilidad es decisiva parael manejo reproductivo satisfactorio. El proestro comienza la fase activa delciclo, caracterizado por cambios físicos que incluyen tumefacciónvulvar y secreción sanguinolenta. La tumefacción puede aparecervarios días antes de la secreción; la hinchazón es turgenteal comienzo del proestro y tiende al ablandamiento en cercanías del estro.La secreción hemorrágica proviene desde el útero. Las influenciasestrogénicas durante el proestro y estro incrementan el suministro sanguíneoen los órganos reproductores. La sangre alcanza el lumen uterino mediantediapédesis y llega a la vulva atravesando el cérvix. La secreciónal inicio del proestro posee abundantes cantidades de eritrocitos y se vuelvemenos hemorrágica a medida que se aproxima el estro. Durante el estropuede no haber sangre en la secreción. Por otra parte, algunas perrassangran de manera profusa durante el proestro y estro. Ambas variaciones enla cantidad y carácter de la secreción pueden ser normales. Haciael fin del diestro los cambios físicos se caracterizan por el desarrollomamario y lactación.
Los hallazgos colpocitológicos cambian durante el proestro y estro debidoa las influencias estrogénicas sobre el epitelio escamoso estratificadovaginal. A comienzos del proestro, las células epiteliales muestran elcambio característico desde un tipo basal hacia el superficial o cornificado.Las células superficiales del proestro y estro son angulosas y grandescon o sin núcleos. El proceso de la cornificación, señaladopor la presencia de estas células superficiales, está dominadopor el espesamiento del epitelio vaginal. Bajo la influencia del estrógeno,el epitelio vaginal cambia desde unas pocas capas celulares de espesor hastaun grosor de 20-40 células. Las células más superficialesexperimentan la cornificación protegiendo la vagina del trauma copulatorio.Otros tipos celulares observados durante el proestro son los eritrocitos encantidades abundantes, ocasionales neutrófilos y detritos de fondo (fig.1A). A medida que evoluciona el proestro, incrementa el porcentaje decélulas superficiales, desaparecen los leucocitos y varía la cantidadde eritrocitos dependiendo del grado de hemorragia. La colpocitologíasuele ser bastante característica durante el estro. Predomina el tipocelular superficial, los leucocitos suelen estar ausentes, los eritrocitos aparecenen cantidades reducidas y faltan los detritos del fondo (fig. 1B). Lapresencia de bacterias, incluso en grandes concentraciones, no tiene importanciaclínica en las perras sanas que ciclan con normalidad. Al comienzo deldiestro, la colpocitología cambia en forma abrupta. Aparecen las célulasepiteliales basales e intermedias, que son más pequeñas y redondascon núcleos prominentes. Los eritrocitos desaparecen por completo, mientrasque los leucocitos aparecen en grandes cantidades. La presencia abundante deleucocitos a comienzos del diestro es normal y no debe ser confundida con unproceso inflamatorio (fig. 1C). En este momento, una perra normal inclusopuede exhibir una secreción vulvar purulenta leve.
FIGURA 1A. Colpocitología durante el proestro que muestra los detritos del fondo y un porcentaje reducido de células escamosas anucleares.

FIGURA 1B. Colpocitología durante el estro que muestra la ausencia de los detritos del fondo y un alto porcentaje de células escamosas anucleares.

FIGURA 1C. Colpocitología durante el comienzo del diestro que muestra grandes cantidades de neutrófilos y células parabasales e intermedias pequeñas.


A comienzos del proestro, la perra rechaza en forma agresiva al macho. Al progresarel proestro, la perra exhibe un rechazo pasivo (por ej., se sienta cuando elperro intenta montarla). El estro conductual se caracteriza por el comportamientode "parada" (la perra está en estación firme y corresu rabo hacia un lado) y finaliza con el cese de tal conducta (vuelve a rechazarlos intentos masculinos). Estas modificaciones en el comportamiento se vinculancon los cambios hormonales notados durante el proestro, estro y diestro. Elcomienzo de la parada se correlaciona con el pico de la hormona luteinizante(LH) ovulatoria, la cual inicia la primera elevación de la progesteronemia.Es decir, el comportamiento de parada requiere la presencia de estrógenosy progesterona. El diestro conductual comienza con el nuevo rechazo al macho.Esta suele ser una decisión mutua dado que el macho suele perder interésen la hembra.
Las concentraciones de las gonadotropinas LH y FSH (hormona foliculoestimulante)son reducidas durante el proestro. Asimismo, durante el proestro, los estrógenosestán aumentados mientras que la progesterona es reducida (< 1 ng/ml).La LH y FSH trepan hasta sus niveles máximos al comienzo del estro parainducir la ovulación. La progesterona incrementa con rapidez mientrasel estrógeno comienza a declinar, de manera que el pico de LH ovulatoriase asocia con el primer incremento de la progesteronemia. El diestro procedecon un rápido aumento de la progesterona, la cual es máxima alos 21 días después del pico de LH y comienza a disminuir en formagradual durante los siguientes 40 a 60 días. En las perras gestantes,la progesteronemia cae en forma llamativa para iniciar el parto, el cual nosucede hasta que la progesterona sea < 2 ng/ml. Las progesteronemias disminuyencon más lentitud en las perras seudogestantes. La prolactina, luteotrópica,está presente y es necesaria durante la fase luteal. Esta hormona incrementamucho más en respuesta a la caída de la progesterona al fin deldiestro, promoviendo el comienzo y mantenimiento de la lactación.
El diestro canino es único cuando se compara con otros animales domésticoscicladores. El diestro normal es idéntico en duración a la gestaciónnormal, y la seudogestación se presenta después de cada estro.Este rasgo singular es similar a lo que ocurre con los lobos(C. lupus).Todas las hembras dentro de la manada ciclan al mismo tiempo, pero sólola alfa es servida; las restantes experimentan una gestación hormonal(seudogestación) simultáneamente con la loba alfa. De este modo,se asegura la supervivencia de los cachorros en caso de sucederle algo a lahembra alfa porque el resto está disponible para la lactación.Las perras domésticas han conservado esta particularidad.

INFERTILIDAD EN PERRAS CON CICLOS NORMALES


Después de establecer que una perra cicla con normalidad, el plan dediagnóstico se simplifica, porque más del 90% de los problemasde infertilidad en perras cicladoras normales se deben a uno de dos motivos:infertilidad masculina o manejo inadecuado.
Infertilidad en el macho. Es bastante común. De nuevo, la anamnesis es fundamental para descubrir la fuente del problema. Si un macho no ha servido en forma reciente no puede ser descartado como inconveniente, pero si tuvo camadas antes, durante y después de aparearse con la perra en particular, probablemente no sea el motivo para la falta de gestación. Un perro considerado un "macho probado" porque tuvo camadas en el pasado, es posible que ahora no lo sea. Si el mismo no tiene antecedentes de servicios o gestaciones recientes, se indica el examen reproductivo que consiste en la exploración física y evaluación del semen (concentración, motilidad y morfología espermáticas). Al mismo tiempo, también se puede evaluar la salud prostática. Problemas de manejo. Debido a la gran variabilidad entre las perras y sus ciclos, la flexibilidad es fundamental en el manejo reproductivo canino. Todavía se mantiene como válida (para la mayoría de las perras) la vieja idea de que la hembra debe ser servida cada 2 o 3 días desde el primer día de parada hasta que desaparezca tal conducta. En la mayoría de las circunstancias, el comportamiento de los dos sexos todavía es un buen indicador de cuándo debe ocurrir el servicio. La colpocitología no puede anticipar con precisión el día correcto del servicio, aunque es valiosa para determinar si la perra está bajo la influencia estrogénica y para detectar el comienzo del diestro; por ello, este método puede ser aprovechado como ayuda del manejo reproductivo pero sin confiar exclusivamente en él. En el comercio existen análisis para determinar el momento de la ovulación, ya sea como radioinmunoanálisis (RIA) o enzimoinmunosorbentes (ELISA), siendo más precisos los primeros. El pico de LH se detecta en forma indirecta midiendo la progesteronemia. Para casos de mayor exactitud (por ej., para emplear semen congelado) se puede medir el pico de LH en forma directa con el análisis correspondiente (Status-LH Assay, Synbiotics). Estos análisis hormonales han revolucionado el manejo reproductivo canino indicando el momento preciso del apareamiento. Empleados en el modo correcto, pueden eliminar los errores de manejo como causa de infertilidad. También documentan la progresión normal del proestro y estro, con lo cual verifican la presencia de un ciclo ovulatorio normal.

ANORMALIDADES REPRODUCTIVAS


Cuando se evalúa el aparato reproductor femenino, se dispone de pocasopciones diferentes de la ultrasonografía, vaginoscopia y laparotomíaexploratoria con toma de biopsias. En nuestra experiencia, la ecografíademostró ser de extrema utilidad para el examen uterino y de gran ayudapara determinar la patología ovárica. Los contenidos y cambiosdel espesor mural facilitan la observación ecográfica del útero(fig. 2). La mayor parte de las gestaciones se pueden identificar con ecografíaa las 3 semanas del servicio. Si no hay gestación visible a las 3 semanas,realizar un examen adicional a las 4 semanas del servicio para verificar loshallazgos negativos. La identificación precoz de la gestaciónpermite documentar resorciones. La presencia de gestación responde laspreguntas concernientes a la ovulación, concepción y fertilidadmasculina satisfactorias.
FIGURA 2. Ultrasonograma que muestra piómetra con hiperplasia endometrial quística.

La vaginoscopia es una herramienta subutilizada en el manejo reproductivo.Los proctoscopios o endoscopios son necesarios para visualizar la totalidadde la vagina. El largo y diámetro del equipo endoscópico son factoreslimitantes cuando se realiza la vaginoscopia. El largo debe ser suficiente paraalcanzar el cérvix (15-20 cm), el cual se ubica en el abdomen máso menos debajo de la vértebra L4. El diámetro debe ser suficientepara atravesar la unión de la vagina y vestíbulo (5-10 mm).
La laparotomía exploratoria es otra opción para evaluar el aparatoreproductor canino. El mejor momento es durante el diestro porque se puede evaluarel útero bajo la influencia progestacional. Se puede hacer la cirugíapara examinar el útero y ovarios y recolectar biopsias de los mismos.Las biopsias del útero se obtienen desde el lado opuesto a la insercióndel ligamento ancho. Asegurarse de obtener endometrio. Desde el lumen uterinose toman muestras para el cultivo de aerobios y anaerobios (el lumen uterinonormal debe ser estéril). La bolsa ovárica debe ser abierta (conla cautela de no lesionar el oviducto) exponiendo el ovario para su examen ytoma de biopsias. Una cuña en forma de pastel es suficiente para la biopsiaovárica. La hemostasis se hace con compresión digital. La histopatologíade los especímenes del útero y ovario puede revelar el causalde la infertilidad.
Si una perra tiene ciclos normales y no queda preñada cuando es servidapor un macho fértil en el momento correcto, la opción final esla inseminación quirúrgica, aprovechando tal intervenciónpara hacer una exploración rápida, pero sin tomar biopsias.

PÉRDIDAS GESTACIONALES


Cuando hay pérdida de la gestación, ya sea por resorcióno aborto, considerar las etiologías infecciosas. Las infecciones bacterianasuterinas, por lo usual en concierto con hiperplasia endometrial quística,pueden alterar el ambiente uterino provocando la pérdida de la gestación.La Brucella canis es la causa más común e importante delaborto infeccioso canino. Incluir la serología como parte del plan diagnósticopara todo caso de infertilidad canina. Asimismo, considerar la posibilidad deproblemas hormonales, como el hipotiroidismo, el cual suele expresarse con infertilidady pérdida gestacional en la perra y puede ser hereditario en algunasrazas. La insuficiencia de progesterona (luteal) parece ser un causal poco frecuentede resorción embrionaria. Si hay sospecha de ella, se deben medir lasconcentraciones con los mismos análisis indicados para el manejo reproductivo.Si la progesteronemia está reducida, iniciar la terapia sustitutiva conaltrenogest (uso extrarrótulo) a razón de 0,088 mg/kg/día,bucal. Cuando se mantiene la gestación con progestágenos exógenos,se requiere mucha prudencia para evitar una preñez prolongada iatrogénica,que promoverá muerte fetal. La duración absoluta de la gestacióncanina es de 65 ± 1 días desde el pico de LH ovulatoria.

CICLOS ANORMALES


Los ciclos anormales indican un grupo diferente de anormalidades a tener encuenta como etiología de la infertilidad. Las variaciones llamativasen las duraciones de las distintas etapas del ciclo pueden indicar anormalidadeshormonales.
PIE acortado. El PIE corto es una anormalidad bastante común. Debido al requerimiento absoluto de 120 días entre los ciclos, las perras serán infértiles si ciclan con mayor frecuencia que cada 4 meses. Los factores genéticos son desconocidos, pero la condición se considera hereditaria en el Rottweiler. El PIE se puede prolongar con la administración de mibolerona (Pharmacia & Upjohn) durante 4-6 meses, después de lo cual la perra debe ser apareada durante el siguiente estro. Los PIE acortados también pueden relacionarse con episodios frecuentes de actividad estrogénica, que pueden estar causados por enfermedad ovárica quística y tumores del ovario. La ecografía ayuda a descartar estas condiciones.PIE prolongado. El PIE prolongado también es una anormalidad frecuente. La máxima duración del PIE que se considera normal en la perra es de 1 año. Bajo condiciones naturales, las perras continúan ciclando durante toda su vida sin el equivalente de la menopausia humana. Las posibles causas de un PIE prolongado incluyen enfermedad incretoria y celos pasados por alto. El hipotiroidismo e hiperadrenocorticismo son incretopatías comunes y se las debe descartar. Los celos pasados por alto pueden (y de hecho lo hacen) ocurrir, de manera particular en razas pelilargas y en aquellas perras con mínima secreción o tumefacción vulvar durante el estro. En tales circunstancias, se requiere la supervisión constante del animal para detectar el estro. La presencia de un macho entero es de utilidad para detectar el estro. Como estudio inicial se debería medir la progesteronemia. Un valor por encima de 1 ng/ml documenta la presencia de tejido luteal en el ovario; este valor implica que la ovulación y, por lo tanto, el estro ocurrieron durante los últimos 2 o 3 meses. Si hay sospecha de celos silenciosos o inadvertidos, el propietario debería revisar la vulva a diario con un género blanco para detectar cualquier secreción. La colpocitología semanal y medición mensual de la progesterona pueden ayudar a detectar la actividad cíclica. Si no se encuentran anormalidades endocrinas y se descartan los celos inadvertidos, el estro puede ser inducido con hormonas. Todavía no se describieron protocolos regularmente exitosos para la inducción del estro canino.Variaciones normales. Incluyen el celo de loba o desdoblado y el equivalente canino del efecto dormitorio. El celo desdoblado en realidad no es un problema de fertilidad, pero sí un importante inconveniente para el manejo reproductivo. Las perras entran en celo de apariencia normal (física, citológica, hormonal y conductualmente), por lo usual con conducta de parada, luego dejan de estarlo sin ovulación. Dentro de 2 a 6 semanas vuelven a repetir el comportamiento y en este segundo celo pueden o no mostrar la progresión típica del proestro al estro. En ocasiones, hacen la parada de repente frente al macho, ovulando y quedando preñadas si el servicio sucede en el momento correcto durante este segundo estro. Los celos desdoblados se pueden detectar midiendo la progesterona (ELISA); durante el primer estro la progesteronemia nunca supera los límites superiores del análisis, indicando que no se produjo la ovulación. La medición seriada revelará el aumento normal de la progesterona. El efecto dormitorio es otra aberración común del ciclo en perras alojadas con otras hembras cicladoras. Cuando una perra cicla, la tendencia es que las restantes lo hagan al mismo tiempo. Esto es particularmente cierto si las demás perras están próximas al siguiente celo aguardado. Los ciclos pueden acortarse hasta 1 o 2 meses, dependiendo del momento. Los celos inducidos por este efecto en general son fértiles.Estro persistente. Aunque poco común, puede estar causado por dos condiciones: tumores y quistes foliculares del ovario. Los tumores ováricos hormonoactivos pueden cursar con estro persistente. La ecografía puede reconocer la masa en distal del riñón. Si la afectación es de un solo ovario, la cirugía unilateral se puede realizar para mantener la capacidad reproductora de la perra. El tumor más prevalente es el de las células de la granulosa (fig. 3A). Estas neoplasias son más corrientes en perras que superan los 5 años. Los quistes foliculares pueden ocurrir cuando la perra falla en la ovulación (fig. 3B); los folículos se vuelven quísticos y continúan elaborando estrógenos. Estos quistes se pueden tratar con múltiples inyecciones de HCG (gonadotropina coriónica humana) en dosis de 10 UI/lb, o Gn-RH (hormona liberadora de gonadotropinas), en dosis de 1,5 µg/lb, IM por día durante 3 días. Estas hormonas inducen la luteinización de los quistes foliculares causando la progresión hacia la fase luteal. La perra debe ser supervisada por piómetra durante 2 meses después de la terapia médica satisfactoria. Los quistes también se pueden romper directamente mediante un acceso quirúrgico, aprovechando el momento para tomar biopsias. Considerar la castración si la perra no responde a la terapia o si se detecta patología uterina.
FIGURA 3A. Ultrasonograma de ovario izquierdo con tumor de células de la granulosa.
FIGURA 1B. Ultrasonograma de ovario con quistes foliculares.

Falta de ciclos. El comienzo de la pubertad es variable en las perras y por lo usual se presenta a los 6 meses después que se alcanza la meseta del crecimiento. En su mayoría, las perras tendrán el primer estro hacia los 24 meses de edad. Evaluar las perras que no ciclaron para este momento. El seudohermafroditismo masculino se puede descartar con el examen del clítoris. Un clítoris agrandado es el principal rasgo físico en estas hembras fenotípicas que poseen testículos u ovotestis internamente. La cariotipificación puede descartar anormalidades cromosómicas. Las incretopatías (por ej., hipotiroidismo, hiperadrenocorticismo) también pueden ser causa de falta de ciclos, por ello se las debe descartar.


CONCLUSIONES


La identificación de la causa de infertilidad en una perra puede serun desafío diagnóstico. Por fortuna, la mayor parte de las perrasque ciclan con normalidad pueden concebir si son apareadas en el momento oportunopor un macho fértil. Las perras que ciclan con anormalidad pueden responderal tratamiento, dependiendo de la etiología. Cuando se corrigen estosproblemas produciendo cachorros, se debería considerar la posibilidadde estar perpetuando condiciones hereditarias. Desconocemos la naturaleza hereditariade muchos problemas reproductivos, pero el clínico debería serdiscreto cuando se reproducen animales conflictivos. Conviene seleccionar ejemplaressin problemas reproductivos.  

LECTURAS SUGERIDAS


Feldman, E.C.; Nelson, R.W.;Canine and Feline Endocrinology and Reproduction.2nd Ed. W.B. Saunders, Philadelphia, Pa., 1996; pp 525-671.
Al-Bassam, M.A.: Normal post-partum involution of the uterus in the dog.CanJ. Comp. Med. 45:217-232; 1981.
Shille, V.M.; Stabenfeldt, G.H.: Clinical reproductive physiology in dogs.CurrentTherapy in Theriogenology, 1st Ed. (D.A. Morrow, ed.). W.B. Saunders, Philadelphia,Pa., 1980; pp 571-574.
Olson, P,N.et al.: Concentrations of reproductive hormones in canineserum throughout late anestrus, proestrus, and estrus.Biol. Reprod. 27:1196-1206;1982.
Holst, P.A.; Phemister, R.D.: Onset of diestrus in the beagle bitch: Definition and significance.AJVR 35(3):401-406; 1974.
Concannon, P.W.et al.: Suppression of luteal function in dogs by luteinizinghormone antiserum and by bromocriptine.J. Reprod. Fertil. 81:175-180;1987.
Wildt, D.F.et al: Relationship of reproductive behavior, serum luteinizinghormone and time of ovulation in the bitch.Biol. Reprod. 18:561-570;1978.
Purswell, B.J.: Management of apparent luteal insufficiency in a bitch.JAVMA199(7):901-903; 1991.
Eilts, B.E.: Pregnancy maintenance in the bitch using Regumate.Proc. Soc.Therio., Society for Theriogenology, San Antonio, Texas, 1992; pp 144-147.
lson, P.N.et al: Persistent estrus in the bitch.Textbook of Veterinary
Internal Medicine,
3rd Ed. (S.J. Ettinger, ed.). W.B. Saunders, Philadelphia,
Pa., 1989; pp 1792-1796. O
Colegio Regional Virginia-Maryland, Blacksburg.
Veterinary Medicine; Vol. 95, Nº 9, 2000.
Véase también: S.V. Vol. 5, Nº 4, 1997.


AUTORES



Purswell, Beverly J. y Nikola, Parker A.Articulo publicado en Seleccion Veterinarias   - Volumen 9 - Nº 2., año 2001
Colegio Regional Virginia-Maryland, Blacksburg.
Veterinary Medicine; Vol. 95, Nº 9, 2000.
 
Volver a Sección | Volver al Indice principal