Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Clicker: Condicionamiento Instrumental: Los cinco mitos del entrenamiento con Clicker  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 18728 veces
Tamaño 19.03 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Los cinco mitos del entrenamiento con Clicker

por Melissa Alexander


Original en : http://www.clickersolutions.com/

Los mitos sobre el entrenamiento del clicker y el  entrenamiento positivo abundan. Los oigo a toda  hora: "usted no puede utilizar un clicker y premios en la pista de competencia." "Mi perro positivamente entrenado se olvidó de todo y lo atropelló un coche." "Intenté con este entrenamiento y mi perro nunca hizo algo a menos que hubiera un premio para él ."

Apuesto que hay casos donde cada una de estas declaraciones pueden ser verdad; pero estoy convencida que la falla es del entrenador y no del método. El que no sirve es el instructor, no el sistema. Este artículo explica la verdad detrás de los mitos más comunes del entrenamiento con clicker.

Mito 1: Mi perro está obsesionado con el alimento o trabajará solamente cuando el alimento -o el clicker– estén  presentes.


Esta es una objeción hecha con frecuencia por  gente que entrena a sus perros para las competencias de obediencia. No pueden usar clickers o premios en la pista de competencia, así que están temerosas de que su perro no realice las pruebas.

El alimento es una herramienta maravillosa de entrenamiento. Los perros lo desean y lo necesitan, es un reforzador natural. Pero, como cualquier herramienta, debe ser utilizado correctamente.


Enséñele el control de si mismo.
Algunos perros, los que están desacostumbrados a mucha variedad en su dieta,  enfocan toda su concentración en un pedacito de alimento. Algunos ejercicios básicos de  atención ayudarán a estos perros a dirigir sus mentes al alimento y a realizar la tarea requerida.

Comience sosteniendo un pedazo de alimento en su puño cerrado. Su perro olerá, se lamerá probablemente, y pondrá la pata en su puño para conseguir abrirlo. Espere el momento  en que se detenga brevemente en su exploración, teclee y ofrézcale el premio. Repita hasta que el perro aprenda que eso de asaltar su mano no le conseguirá ningún alimento.

Entonces, eleve sus criterios. Sostenga el alimento lejos de usted, y espere hasta que lo mire a usted. Apenas un vistazo –aunque sea fugaz- es suficiente. Tecleo y premio. Aumente gradualmente sus criterios hasta que el perro mantenga el contacto visual con usted en vez de mirar fijamente en la mano del alimento.

Sea paciente. No mencione el nombre de su perro, espere que  ofrezca el comportamiento. No importa cuan  persistente sea, él tiene que sacar sus ojos del alimento en algún momento.


No guarde los convites en su cuerpo.
Cuando usted está entrenando en la casa, mantenga los convites en un tazón  apartados de usted. Es aceptable si tiene que caminar algunos pasos para conseguir el premio después de que ha tecleado.

Cuando  deba llevar los premios con usted, manténgalos en un paquete cerrado o cargue un bolso, y sáquelos de uno a la vez después de que el perro haya realizado el comportamiento. Resista el impulso de sostener varios en su mano. Si  va a tener que llevar el bolso de premios a menudo, considere guardarlos bien a toda  hora así su perro no asociará la presencia del alimento al trabajo.


Reduzca al mínimo los señuelos de alimento.
Cambie los señuelos del alimento a menudo. Algunos perros se niegan a recibirlo y se centran solamente en el alimento si usted utiliza el mismo señuelo siempre. Al no aceptarlo, le dará los premios que usted lleva consigo.


Disminuye el valor del clicker y los premios una vez que el comportamiento está asociado a una orden.
Una vez que el comportamiento esté bajo una orden o señal, cambie el clicker a un marcador verbal, y comience a usar una variedad de reforzadores: alimento, pelotas, caricias, juguetes, y alabanzas. Aumente gradualmente el número de las repeticiones realizadas solamente con alabanzas. Si su perro comienza a sentirse frustrado,  utilice más premios de alimento por un rato, entonces aumente las repeticiones con alabanzas con mayor frecuencia. Usted quiere que este refuerzo variable motive a su perro, para no frustrarlo.

Realizado correctamente, puede ahorrar eventualmente premios para los nuevos comportamientos y las recompensas especiales.  Sin embargo, no pare de reforzar a su perro. Ofrezca siempre la alabanza o una sonrisa o acarícielo para hacerle saber que lo que él ha hecho es lo que  usted deseó.


Mito 2: Mi perro no tiene ninguna disciplina, no deseo castigarlo, así que él funciona a su antojo.


El ser un adiestrador del clicker no significa que no pueda fijar y hacer cumplir reglas en su casa. Puede imponer no sólo reglas, sino qué ¡debe hacerlo! Sin embargo, debe ser un hacedor de reglas benévolas más  que un dictador malévolo.

El primer paso para imponer  reglas benévolas es identificar los comportamientos que  desea cambiar. Cada vez que  obra recíprocamente con su perro, pregúntese, "¿Mi perro hace lo que  él quiere?"

El segundo paso es definir lo que usted quisiera que su perro haga. Si su perro está haciendo algo que usted no le gusta, no lo que quisiera que él haga . No  basta decir "quisiera que él parara de hacer lo que está haciendo." Él podría parar de hacerlo y elegir hacer algo peor, y entonces usted tendría que parar eso también. Es más rápido definir lo que usted quiere que él haga desde el principio. Por ejemplo:

  • Quisiera que mi perro permanezca sentado mientras  preparo su alimento. (no "quiero que mi perro salte sobre  mí cuando preparo su alimento.")
  • Quisiera que mi perro se sentara al pie de las escaleras cuando está subiendo o bajando alguien.
  • Quisiera que mi perro se quede echado en su manta mientras que la familia  cena.
  • Quisiera que mi perro se quede echado en su lugar cuando tengo visitantes.
El tercer paso es manejar la situación así que su perro no puede hacer lo que quiere en vez del comportamiento deseado. El perro realiza el comportamiento indeseado porque fue reforzado de alguna manera.

Por ejemplo, un perro salta sobre alguien como saludo, incluso si la persona grita y lo empuja lejos. ¿Por qué? Porque el perro desea la atención. Si él no salta,  probablemente, no le  hagan caso. Él salta, incluso si le gritan o lo patean. Hasta que usted pueda enseñar a su perro que el saltar sobre una visita no será reforzado, salvo que permanezca sentado cortésmente, maneje la situación poniéndolo en otro sitio cuando el timbre suena.

El paso final es entrenar  un comportamiento deseado. Si usted refuerza el nuevo comportamiento  y simultáneamente ignora el viejo comportamiento, el perro elegirá rápidamente hacer el nuevo comportamiento.


Mito 3: Los perros entrenados con el Clicker elegirán desobedecer porque no hay consecuencia por no esforzarse.


No hacer caso a un comportamiento indeseado

Porque los adiestradores del clicker eligen a menudo no hacer caso de un comportamiento indeseado, un mito se ha presentado y es: que el clicker y otros adiestradores de con  métodos positivos no utilizan ningún castigo y que, por lo tanto, no hay consecuencias en los perros que no se esfuerzan.

No hacer caso de  un comportamiento indeseado es una técnica llamada extinción. La extinción es un principio del condicionamiento instrumental que indica que si un comportamiento no se refuerza, se eliminará gradualmente. Es el retiro de una recompensa, o la pérdida de una oportunidad para una recompensa.

Por ejemplo, el entrenador ordena “sentado”. El perro ofrece un “echado”. En vez de corregir al perro, espera  cinco segundos, entonces ordena otra vez. Si el perro se sienta, el amaestrador lo refuerza. Porque el “echado” no fue reforzado, es menos probable que la voluntad del perro persista cuando "sentado” le gana un premio.

En otro ejemplo, la misma técnica se puede utilizar para enseñar un comportamiento alternativo. Un perro salta en los transeúntes. El adiestrador espera que el  perro pare de saltar, entonces refuerza la pausa. Para acelerar el proceso, se instala un programa donde una persona pasará por la casa varias veces. Se refuerza al perro abundantemente en los momentos de calma, no haciendo caso al “saludo”. El perro aprende gradualmente que se lo  refuerza  para ser moderado, así que el “saludar” se extingue.


Castigo negativo
Además de la extinción, los amaestradores del clicker utilizan el castigo negativo. El castigo negativo es el retiro  de algo para disminuir la frecuencia de un comportamiento. Los ejemplos incluyen quitar la atención, irse un momento de al lado del perro, y la alimentación de un convite a otro perro (o comerlo usted mismo). Cuando los amaestradores del clicker desean suprimir un comportamiento indeseado, confían con mayor frecuencia  en el castigo negativo que el castigo positivo porque el castigo negativo es igualmente eficaz y no causa ni miedo ni dolor.

Aunque intentan confiar lo más frecuentemente posible en el refuerzo positivo, la idea que lo utilizan con exclusividad es totalmente falsa.


Confiabilidad
Entrenamos a los perros para hacer más agradable  nuestra coexistencia. Una gran parte de ese entrenamiento está enseñando las órdenes al perro para realizar ciertos comportamientos. La meta sin especificar del entrenamiento está para que la respuesta a la orden sea  casi automática, casi un reflejo.

Si usted conduce un coche con transmisión manual, realiza el cambio de marchas automáticamente. ¿Recuerda cuando aprendió primero a hacer los cambios? ¿Recuerda el funcionamiento de los cambios cada vez que tiene que realizarlos? Piense cuántas veces tuvo que hacerlos apenas en un viaje corto a través de la vecindad. Piense en todas las repeticiones que usted ahora tiene debajo de su palanca. Una parada que se acerca, el sonido del motor que acelera cuando usted gana velocidad, una luz que cambia de rojo al verde, éstas son todas las señales para que usted cambie de marcha al conducir. Y usted lo hace solamente  con un pensamiento automático.

Sin embargo, el condicionamiento no es el 100%. Si usted está haciendo una prueba del auto que le requiera hacer que el motor trabaje en un número más alto de revoluciones, puede elegir no hacer caso del sonido del motor que acelera.

Es igual en el entrenamiento del perro. Si usted hace las repeticiones, entrena para las distracciones, y generaliza el comportamiento a diversas localizaciones, la orden o señal  y el comportamiento serán casi inseparables. Ningún entrenamiento tiene la garantía del 100% que ocurra el comportamiento. El perro tiene siempre una opción, y usted puede encontrar algún día una distracción para la cual no lo entrenó. Pero construyendo una historia sólida del refuerzo y haciendo las repeticiones, usted está aumentando la probabilidad que el perro los realizará confiablemente.


Mito 4: Los perros entrenados con el Clicker carecen de la precisión de perros entrenados con métodos tradicionales.


Una de las mejores técnicas que emergen del entrenamiento del clicker es la forma pura. En  la forma pura, el comportamiento se reduce a sus pasos más básicos, más minúsculos. Por ejemplo, para formar una vuelta, el entrenador puede primero recompensar un vistazo a la derecha, entonces a una vuelta principal minúscula, entonces a una vuelta principal más grande, entonces a cambiar de puesto del aplomo, después al movimiento de una pata, etcétera hasta que el perro está haciendo una vuelta completa. Ésta es la forma como los adiestradores de delfines  y otros amaestradores que no  pueden manipular físicamente (modelo) a sus animales entrenan en comportamientos complejos.

La única limitación es la habilidad del amaestrador. La precisión es ganada gradualmente aumentando criterios. El problema más común es el error del amaestrador de no dividir el comportamiento en minúsculos secciones. El entrenador puede pretender avanzar demasiado pronto, deseando comenzar con un paso a la derecha, cuando él debería comenzar con un vistazo del perro en esa dirección. También, puede subir los criterios  inmediatamente, moviéndose desde una vuelta principal a un paso completo. O el amaestrador puede no tener un cuadro completo  de cuál será el comportamiento final "perfecto", haciendo el entrenamiento  menos enfocado o imperfecto.

El formar confía en la buena voluntad del animal de ofrecer comportamientos. Si un comportamiento ofrecido no gana una recompensa, el perro debe estar dispuesto a experimentar hasta que calcula  que ganará una recompensa. Ésta es una razón por la que los amaestradores del clicker confían tanto en el castigo negativo. Una vez que un perro entienda el método, reteniendo una recompensa motiva al perro para intentar algo más. Sin embargo, si se castiga una opción incorrecta usando el castigo positivo, el perro puede llegar a vacilar  en ofrecer otro comportamiento por el miedo de recibir otro castigo.


Mito 5: Los perros entrenados con clicker se desmoronan cuando se estresan.


En cierto grado, esta afirmación es verdad. Si un animal se ha criado en un ambiente positivo, en un  ambiente libre de estrés, será incapaz de actuar cuando se enfrente con la tensión. Lo mismo es válido para el humano. Las experiencias negativas -el estrés- es una parte de la vida. Éstas incluyen las visitas de emergencia al veterinario, los viajes al peluquero, ser acariciado por  personas que no conocen,  las discusiones entre los miembros familiares, y viendo las cosas aterradoras que les pasan a otros perros en la calle o en el patio del vecino.

Es su responsabilidad  preparar a su perro en estas experiencias. Afortunadamente, prepararlos para soportar la tensión no requiere sujetarlos a  experiencias horribles.

Exponga a su perro a  tantos ambientes diferentes como sea posible. El perro que vive aislado es mucho más asustadizo que el mundano. Un perro que ha conocido una variedad de personas, visto bicicletas  y automóviles, visitó edificios, parques y las calles de la ciudad atestadas de gente, probablemente se adapte más rápidamente a un nuevo ambiente.

Ocúpese de su perro. El entrenamiento del Clicker anima al entrenamiento de no intervención, pero eso no significa que usted no debe ocuparse de su perro. De hecho, usted debe entrenar a su perro para permitirle limpiar sus orejas, examinar su boca, ocúpese de sus pies, y sujete sus uñas. Su veterinario y peluquero le agradecerán.

Suavemente tire su cola y su piel y prémielo por permitirlo. Usted nunca sabe cuando se presentará una ocasión en que deba hacerlo por necesidad.

Enseñe a su perro que el manoseo y sujeción equivale a la relajación. Instintivamente, su perro luchará resistiéndose. Esto puede complicar una situación futura, peor si su perro alguna vez  tiene que recibir tratamiento veterinario de emergencia. Envuelva sus brazos alrededor de su perro. En cuanto él se relaje,  clic y premio. Repita esto todos los días. Con bastante repetición, el refrenamiento se vuelve condicionado.


Conclusión


El Clicker es, en su forma más simple, sólo un método de entrenamiento como cualquier otro. Hecho apropiadamente funciona. El distintivo del Clicker viene de su filosofía de premiar lo bueno e ignorar lo malo. Anima al entrenador para concentrarse en lo que el perro corrige. Da una oportunidad al perro para aprender a existir en este mundo extraño, muy extraño para él. El Clicker  no sólo entrena y produce perros especializados, sino que también fortalece ese vínculo precioso entre el perro y el humano. ¿Y si no es por esa razón, por qué tenemos perros?


Melissa Alexander
mcalex@clickersolutions.com
copyright 1999 Melissa Alexander


AUTOR


Melissa Alexander
E-Mail: mcalex@clickersolutions.com
Web: Clicker Solutions

Traducido por : ClickerArgentina
E-Mail: clickerargentina@ciudad.com.ar
Web: ClickerArgentina

 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com