Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Clicker: Condicionamiento Instrumental:  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 5630 veces
Tamaño 6.02 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Señal de Avance

por Carlos S. Osácar de Urquiza, 2002


Original en : http://personales.ciudad.com.ar/clickerargentina/

Del inglés "Keep Going Signal" (KGS). Según nuestro glosario: señal, verbal o de otra naturaleza, dada en el medio de una conducta para decirle al animal que está realizando correctamente el ejercicio y debe seguir con el resto de la rutina.

Muy bien, ya tenemos una definición; por lo tanto sabemos de qué estamos hablando. ¿Esto es cierto? Veamos detenidamente el asunto. Quienes adiestramos con la técnica del clicker, sabemos que las cosas no son siempre lo que parecen; por otra parte, muchos todavía estamos tan empapados del "método tradicional" o entrenamiento compulsivo que nos cuesta separar ambas metodologías a la hora de entrenar conductas. De este modo, y al no contar con la traílla y tener que enseñar sin tocar al animal, se nos pueden complicar las cosas.

Sin apartarnos más del tema pasemos a analizar la definición. La señal de avance es una "señal verbal o de otra naturaleza...."; esto es una palabra o gesto, o movimiento de la mano, o de otra parte de nuestro cuerpo que le indica al animal "que está realizando correctamente el ejercicio....". Pero ¿para que usar una señal si podemos emplear el clicker?. Pongamos dos ejemplos que nos aclaren la cuestión.

Primer caso: Un jugador de fútbol, durante un entrenamiento, ejecuta una jugada magistral pasando a tres rivales, esto lo ubica frente al arco y está a punto de anotar un gol; antes de poder concretar tan brillante movimiento, su entrenador irrumpe en el campo de juego lo felicita efusivamente, lo palmea en la espalda y le trae un plato con su comida favorita.

Resultado: el consternado jugador no termina de patear la pelota, no convierte el tanto y, si estuviera en el medio de un partido real, seguramente terminaría golpeando a su director técnico y después se infartaría.

Segundo caso: A nuestro perro le estamos enseñando a saltar vallas para luego tomar el rodillo y de allí correr raudamente hacia el túnel. Con él ganaremos la próxima competencia de Agility, estamos muy entusiasmados por lo bien que aprende el can. Pasa la primer valla, la segunda, la tercera, toma el rodillo y nosotros -encantadísimos- ¡click! . Resultado: el perro suelta el rodillo y viene corriendo a donde estamos para recibir su bocado sin entender porque maldecimos y tiramos patadas al aire.

Como acabamos de ver en los dos hipotéticos casos, no lo es tanto el segundo, la felicitación efusiva tanto como el click terminan el comportamiento... y pueden malograr horas de trabajo. Entonces se hace indispensable contar con una indicación de que el rumbo es el indicado pero que todavía falta algo más.

Karen Prior nos relata en su libro ¡No lo mates...enséñale! que en el Sea Life Park, donde entrenaba delfines, usaban dos tipos de sonidos; uno para indicar a sus animales cuando realizaban correctamente un salto, pero debían continuar y otro para dar por terminado el mismo. ¿debemos tener dos clicker que hagan diferentes ruidos? ¡No! Lo que deberemos hacer es enseñar que "una determinada palabra o un gesto significan que lo que está haciendo en ese momento es correcto pero que debe continuar con el ejercicio". Así conseguiremos imprimirle dinamismo a la enseñanza de cualquier pauta de conducta que requiera de acciones encadenadas.

Prefiero las señales auditivas a las gestuales pues liberan al perro de la tensión de estar pendiente de nuestros movimientos. Empleo el SÍ para indicar aprobación pero cualquier vocablo es válido. Tengamos en cuenta que deberá ser usado exclusivamente para esas ocasiones porque de otro modo confundiremos a la pobre bestia y no sabrá que estamos premiando. Digo esto debido que a niveles muy altos de rendimiento prescindimos del clicker para indicar ejecuciones correctas.

La manera más rápida para que aprenda que la "palabra clave" que aprueba su comportamiento es a la que debe prestar atención y no a otras, es interponiéndola antes del click. Como a todo lo demás, deberemos enseñárselo y entonces antes de hacer sonar el clicker diremos "bien" "bueno" "bravo" "sí" o la que se nos ocurra y así se convertirá en la señal que antecede al premio.

Establecida la señal de avance no hay cosa que no podamos enseñar por muy compleja que esta sea. Como todo lo relacionado con ésta técnica sólo se trata de tener paciencia.

FUENTES:





AUTOR


Carlos S. Osácar de Urquiza
E-Mail: carlososacar@yahoo.com.ar
Web: Clicker Argentina


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com