Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Clicker: Condicionamiento Instrumental:  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 6821 veces
Tamaño 4.71 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Mi perro me enseña a usar el clicker

por Carlos S. Osácar de Urquiza


Original en : http://personales.ciudad.com.ar/clickerargentina/

Es habitual recibir críticas al método clicker. A menudo oímos manifestaciones tales como: “Está muy bien para obediencia, pero tratándose de rutinas más complejas...”


Tengo un cachorro de american pitt-bull terrier de siete meses de edad; como todo cachorro, su actividad lúdica preferida era romper cuanto objeto caía en su poder. Así día a día, la lista se agrandaba cada vez más: manteles, ropa tendida, zapatillas, juguetes de mis hijos, macetas de plástico, etc. Nada escapaba a su creciente curiosidad y ansias de usar sus dientes.

Sin ser clarividente tomé conciencia del problema y me dispuse a solucionarlo. Me dije a mí mismo que con el clicker iba a ser cuestión de unas breves sesiones de adiestramiento para poder sacarle esa aborrecible y cada vez más costosa manía.

Bien, toda vez que era sorprendido destrozando alguna prenda, esperaba a que la suelte, click y premio. ¡Fantástico! Había encontrado la solución. Qué maravilloso este asunto del clicker, que bien funciona, no hay nada que no se pueda hacer con él. Pensaba mientras “Chico” (así se llama mi perro), soltaba un juguete para esperar su trocito de pollo. Con el correr de los días se hizo evidente que su actividad destructora no disminuía sino por el contrario, iba en aumento.

¿Qué estaba fallando? ¿Tenía el cuestionable privilegio de haber descubierto una grieta en el método? ¿Qué hacer con tan trascendental descubrimiento? ¿Divulgarlo? ¿Ocultarlo? Al fin y al cabo uno vive de esto y no es razonable quedarse sin actividad por semejante nimiedad.

Observando más detenidamente encontré la falla. No era del sistema, era mía. Al principio me resistí a creerlo, pues alguien tan experimentado como yo no podía pasar por alto algo tan evidente. ¿Qué ocurría? La pequeña bestia recibía un premio por cada vez que soltaba su imaginaria presa y no por abstenerse de tomarla. Incansablemente recorría la casa y el jardín buscando algo para, literalmente, dejarlo a mis pies y de esta manera recibir su premio.

Esta experiencia me dejó muchas enseñanzas; la principal: Mis motivaciones no necesariamente deben ser las mismas que las del animal. Por lo tanto, hace falta más que “técnica” para adiestrar correctamente con el clicker. Debemos estar atentos a los pequeños cambios, movimientos y manifestaciones que se producen para dirigirlas al fin pretendido. Los perros no saben de nuestros planes, no son adivinos ni telépatas para adivinar lo que estamos pretendiendo de ellos. No comprenden el significado de lo correcto de un ejercicio si no se lo hacemos notar. Si no salta la valla, no ingresa al túnel, no recoge un determinado objeto, ni se sienta correctamente; no es su culpa. Es imposible que conozca de antemano nuestras intenciones.

Por lo expuesto se hace evidente que debemos poner más esmero en las sesiones de adiestramiento. No basta con hacer click cada vez que nuestro can hace algo que nos gusta.

Planifiquemos, concibamos mentalmente cada pauta a enseñar y establezcamos un procedimiento de instrucción que sirva a los fines predeterminados.

Es muy fácil criticar o desestimar el método. Lo más embarazoso es reconocer que no estamos haciendo lo acertado. Si esto no fuera cierto el sistema del clicker no hubiera superado ni siquiera sus comienzos y, permítanme decirles que funciona y ya lleva muchas décadas aplicándose exitosamente en muchas disciplinas y con todo tipo de animales.

Carlos S. Osácar de Urquiza


AUTOR


Carlos S. Osácar de Urquiza
E-Mail: carlososacar@yahoo.com.ar
Web: Clicker Argentina


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com