Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Clicker: Condicionamiento Instrumental:  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 5643 veces
Tamaño 4.77 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

El Clicker ¿por qué funciona?

por Carlos S. Osácar de Urquiza, 2003


Original en : http://personales.ciudad.com.ar/clickerargentina/

Existen diferentes métodos de adiestramientos o formas de comunicarle a nuestros animales que es lo que pretendemos de ellos; la mayoría son sistemas coercitivos y las bases de su funcionamiento resultan fáciles de entender. Con el clicker, si bien a simple vista pueda parecer sencillo explicar su dinámica, su comprensión como sistema integral de comunicación se hace más difícil de asimilar.

Cuando comencé a trabajar con la técnica del clicker me sorprendió la efectividad del método. El perro hacia un movimiento, yo hacía sonar el clicker, premiaba y el can repetía la acción. Era muy fácil. La leyes del condicionamiento instrumental se cumplían a la perfección. ¿Era esto cierto? o ¿faltaba algo más?

Si repasamos estas leyes nos dirán que al recibir un premio, el animal ve reforzado su comportamiento y de esta manera aumenta la probabilidad de que se incremente o que se repita esa conducta más veces de lo que ocurriría naturalmente. Coincidirán conmigo en aceptar que esto es cierto pero, hasta donde sé, además intervienen otros mecanismos que hacen que el animal decida que comportamientos nos ofrecerá para luego ser recompensado. El clicker abre una puerta que en situaciones normales de adiestramiento, permanece cerrada. En otros métodos no necesitamos la colaboración de nuestra querida bestia porque se lo “indicamos” con procedimientos bastante convincentes como son, los tirones de correa, los gritos y los castigos. Si bien con frecuencia pueden “adivinar” nuestras intenciones -muchas veces poco nobles- procuramos fuera de toda lógica que de antemano sepan nuestros objetivos; y así entre gritos y golpes logramos que ejecuten “la pirueta” con la perfección pretendida. No son una computadora a la que podamos programar, quienes creen que es su mérito el buen adiestramiento de sus canes y le restan importancia a la participación de éstos, olvidan algo importante: ellos participan de su educación al hacernos saber que es lo que quieren aprender y se transforman en colaboradores inapreciables de su propia enseñanza. El que ha convivido con perros a lo largo de su vida, entenderá lo que expondré a continuación.

Esta puerta, ventana o espacio que se abre tiene que ver con un nuevo estado mental que en su condición de animal posee y que por no tener oportunidad de manifestarse permanece oculta en algún rincón de sus cerebros esperando la oportunidad para aflorar. Es lo que algunos ejemplares parecerían expresar como un: “ahá, era eso”. El perro descubre que lo que nos agrada es su actividad e inventiva a la hora de realizar diferentes movimientos; ensayan y tratan de descubrir que es lo que nos hará sonar el clicker la próxima vez. Los especialistas en conducta dirán que esto lo hace en nuestra condición de líderes, de lo que mi amigo Sergio Grodsinsky denomina “la familia-jauría”, el ejemplar no tiene alternativa de desobedecer sin exponerse a una reprimenda. Yo digo que lo hace porque en nuestra relación, prima el respeto y el afecto; lo que Lorenz llamaba el instinto de simpatía (opuesto al de la agresión) que logra que se mantenga una relación en base a la devoción y el apego.

A partir del instante en que nuestro can “dice” ¡ahá!, el adiestramiento transcurre por otros canales que, coincidirán conmigo, son mucho más agradables y distendidos que los transitados anteriormente. Sé que muchas personas no estarán de acuerdo con esta idea y me calificaran de antropomorfista; a ellos sólo puedo decirles que prueben esta técnica y después; si aún dudan vuelvan a intentarlo pues algún punto se saltearon.



AUTOR


Carlos S. Osácar de Urquiza
E-Mail: carlososacar@yahoo.com.ar
Web: Clicker Argentina


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com