Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Rastreo:  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 4420 veces
Tamaño 10.62 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

La cinta de pista es una forma de comunicación entre usted y su perro, no sólo una cuerda

por Gary Murray


Titulo Original: The Tracking Line is a Means of Communication Between You and Your Dog - Not Just a Rope
Original en : http://www.leerburg.com

Gary Murray es amigo de mío. Es un guía de perros retirado de la RCMP (Real Policía Montada del Canadá) con 17 años de experiencia en la puesta en marcha de perros de rastreo para la RCMP. Actualmente posee y gestiona un criadero y club de trabajo en Alberta. Patrocina seminarios de rastreo y búsqueda y rescate para la policía varias veces al año. Si eres guía K-9 o voluntario de búsqueda y rescate, te recomiendo los seminarios de Gary. Llegarás a ser mejor guía y adiestrador de perros con sus seminarios.
Ed Frawley



La mayoría de los guías de perros, piensan que su cinta de pista es una pieza más del equipo. Pero es más que eso.

No puedo contarle cuantas veces he visto guías de perros chascar la cinta de pista en los arneses de sus perros y seguir adelante. Fracasan al darse cuenta de que la cinta es un nexo físico entre el perro y su mano. Aparte de la longitud de la cinta, no es diferente del frotamiento de la oreja del perro mientras está realizando obediencia.

La cinta de pista puede ser una herramienta de comunicación muy fuerte entre perro y guía. Con el uso apropiado la comunicación fluye de aquí para allá todo el tiempo durante el rastro. Usa un idioma que es sólo conocido por el perro y el guía, que ambos aprenden y crecen con él desde la primera vez que entrenan en el rastro. Se afina mientras pasan los años pero, demasiado frecuentemente veo sólo usarlo al perro y el guía sólo le sigue ciegamente.

El propósito es comenzar por el principio y ver si podemos desarrollar una mayor comprensión de la cinta de pista y como comunicarnos con nuestros perros a través de ésta.

El primer paso está en escoger la cinta adecuada. Como con todas las herramientas del mercado hay preferencias personales. He visto todos los tipos de cintas que se usan para rastrear, cuerdas, cuerdas de alpinismo, cuero y todos los tipos de lona trenzada. Todas ellas tienen cosas buenas y cosas malas. Personalmente yo, me alejo de cualquier forma de soga que tenga tendencia a quemar las manos mientras se desliza por ellas. A pesar de eso, son fuertes, fáciles de obtener y baratas. El cuero es costoso pero tiene el tacto más natural. La parte opuesta es que cuando usted compra una cinta de pista de 20 pies, después de un número de rastros, pronto tendrá una cinta de pista de 30 pies y con el tiempo una de 40 pies de largo que puede romperse o hacerse más y más delgada con los tirones.

La cinta de pista usada por la mayoría de los guías en estos tiempos es una cinta de lona trenzada de 3/8 de pulgada a 1/2 pulgada. Es fuerte, barata y duradera. Asegúrese de comprar una cinta de este tipo que sea flexible, así no será demasiado dura para sus manos.

La longitud de la cinta es algo sobre lo que siempre existe discusión. He visto guías rastreando con cintas cortas de 6 pies hasta los 30 o 40 pies de longitud. Personalmente pienso que la longitud correcta está alrededor de los 20 pies. Esto le sitúa a usted detrás lo suficientemente lejos, para ver a su perro y leer su lenguaje corporal. También le permite parar cuando su perro le indique que ha perdido la pista, o da vueltas o sale recto de un ángulo. Otra razón para esto es que si usted realiza un trabajo de búsqueda de un delincuente, los 20 pies le dan distancia si su perro rastrea correctamente a un sospechoso y necesita tiempo y distancia para reaccionar.

No importa cual sea la cinta que usted escoja, habrá numerosas veces en que su perro se acerque y usted de un tirón en el descuido. Así como cuando usted tenga la cinta sujeta a los 6 u 8 pies y el perro coja el rastro, da un tirón fuerte de la cinta y esta ocasiona quemaduras en sus manos. Supongo que es el riesgo profesional. Algunos guías usan guantes, mientras rastrean. Yo personalmente no. Pienso que las manos desnudas escuchan mucho mejor lo que dice la cinta de pista. Hasta donde llegan las quemaduras, pienso que si me llevo una, es porque me la merezco. Debería haber prestado atención a mi extremo de la cinta y debería haber seguido al perro si él ha indicado la pista. Varias rozaduras pueden enseñar a un guía muchas cosas.

La primera labor de los guías en el trabajo con la cinta es mantener la cinta sin que distraiga al perro. Manténgala de manera que no deje que el perro consiga enredarse. En todo el tiempo que dura este baile de cuerdas, usted debe de guardar una tirantez constante en la cinta.

Aquí es donde comienzan la comunicación a través de la cinta, en la tensión constante. Cualquier cambio en la tensión, aumentadola, o disminuyendola le está diciendo a usted algo. Este cambio en la tensión puede ser producido por el perro o por el guía. No importa quien cambia la tensión para qué diga algo al otro.

La tensión apropiada sobre la cinta, la mantendrá correctamente en el aire desde el arnés del perro hasta su mano. Yo mantengo la cinta entre mi dedo índice y el pulgar y dejo que el último tramo descienda por mi mano, de esta manera puedo asirla con esta si lo necesito. Esto me permite cambiar la tensión sobre la cinta desde un par de libras de presión (sólo con el índice y el pulgar), hasta parar al perro por completo (con la mano entera)

Comenzando por la mitad, trabajamos subiendo y bajando la tensión en la cinta.

Usted está sobre la pista, el perro rastrea bien, y todo está yendo simplemente muy bien. La tensión sobre la cinta es la suficiente para mantenerla correctamente desde el arnés a su mano. En este momento, usted sabe que todo va bien y lo mismo piensa el perro. Cualquier cambio en esa tensión es que algo está siendo dicho. Recuerde que toda esta comunicación va en conjunción con lo que usted está leyendo en el lenguaje corporal del perro.

Como usted rastrea hacia adelante, el perro comienza levantando la cabeza y moviéndola de un lado a otro como si buscase la pista. Lo segundo que usted hace es comenzar a aumentar la tensión sobre la cinta. Este aumento es una pregunta al perro. ¿Estás sobre la pista? Si su cabeza desciende al terreno y aumenta la tensión trasera en el arnés y en la cinta, él dice "sí, estoy sobre la pista, está aquí". El guía entonces reduce la tensión hasta el punto considerado normal (cinta recta desde el arnés a la mano). Así como usted pone tensión, el perro levanta su cabeza, aliviando la tensión. Usted continua añadiendo tensión rápidamente pero igualmente llega el momento en que usted detiene al perro y éste comienza a girar en círculos al final de la cinta. En este momento, su perro le ha comunicado una pérdida de la pista y muy probablemente de un ángulo. Como el perro oscila de un lado a otro del arco de la cinta, usted debería permanecer sobre el ángulo. En algún lugar del circulo, él está buscando ahora el rastro.

Cuando el perro atina con el rastro, dará un giro de cabeza que le mostrará por donde va la pista y entonces, la seguirá con su cuerpo. Esto aumentará la tensión sobre la cinta. El ahora le dice a usted mediante la cinta: "aquí está, vamos" Mientras está entrenando a un nuevo perro, cada vez que esto sucede su respuesta será "buen chico" y lo segundo que hará usted, tras loarlo, será aliviar la tensión en la cinta e ir con el perro. Esto condiciona el perro a como comunicarse con usted a través de la parte trasera de la cinta. También le da elogio físico mediante el alivio de la tensión en la cinta.

Con el tiempo, este aumento y disminución en la tensión de la cinta llega a ser un idioma entre el perro y el guía. Puede decirse más a través de la cinta de lo que usted haya podido imaginar.

Así las bases en la comunicación con la cinta son:
  • Aumenta la tensión desde el guía: ¿Estás sobre la pista?.
  • Aumenta la tensión desde el perro. "Estoy en la pista, aquí está".
  • Disminuye la tensión desde el guía: "Buen chico, te estoy siguiendo".
  • Disminuye la tensión desde el perro "He perdido el rastro, lo estoy buscando".


El correcto trabajo de cinta es mas que simplemente chascar la cinta en el arnés y seguir a su perro sobre el rastro. De esta manera, dejemos de ser un simple peso muerto que nuestros perros arrastran al final de la cinta de pista. Usemos nuestras cintas por completo, nosotros y nuestros perros. Seamos participativos, él puede estar tratando de decirte algo.


"Tight Lines" Gary D. Murray


AUTOR


Gary Murray
E-Mail: tightlines@memlane.com
Web: TightLines

Traducido por : corby
E-Mail: corbycan@ya.com


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com