Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Menú
Páginas Amarillas
Día Europeo de la Víctimas Terrorismo
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Estadísticas
Salud e Higiene: Temperaturas y perros  
Autor minimum
Publicado: 23/3/2004
Leídas 27125 veces
Tamaño 4.82 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Temperaturas y perros

por Sergio Grodsinsky, 2003



Los perros, como se supone corrientemente, no padecen el calor de igual manera que el hombre, por eso su temperatura corporal -38,2º a 38,5ºC- es más alta que la humana. Un típico comentario veraniego, al ver un husky: "¡Pobre, de que manera sufrirá el calor!". Obvio, nunca tuvo un siberiano: En los días más calurosos se tienden al sol, patas hacia arriba, felices; y en invierno, si les permiten, se acuestan junto al fuego del hogar y a riesgo de chamuscarse. Objetarán: "Mm; pero con ese pelo, tan largo". Precisamente; las razas de pelo largo tienen ese pelaje porque son friolentas.

Claro, no agregaremos que los huskys, los malamutes, los kuvasz, etc. tampoco parecen sentir el frío... En plena granizada, mastican el hielo, enloquecidos de alegría. Explicar la función térmica ambivalente del pelaje, confunde más que esclarecer.

La culpa nos invade: "¡Un perro polar!. Pensemos: Uno, Siberia no queda en el Polo; dos, allí hay veranos calurosos; tres, los animales polares son blancos; cuatro, los perros boreales tienen pelaje esponjoso, no largo (para aligerar el peso); cinco, el pelo de color corresponde a un hábitat con colores, como el negro (Siberianos, malamutes, etc.) a los que viven en sitios boscosos o con lluvias, cuestión de camuflaje; sexto..., inútil contradecir un mito.

Termorregulación
Cuando la temperatura es elevada o cuando la producción de calor aumenta por un ejercicio intenso, el organismo pone en juego los mecanismos de pérdida de calor, aumentando la cantidad de sangre periférica del cuerpo mediante la vasodilatación.

El golpe de calor en el humano se produce por el exceso de sudoración: con el sudor se pierden sales minerales en grandes cantidades. El control de la temeperatura corporal por el sistema nervioso central también se altera y en consecuencia se detiene la sudoración. Esta es la causa de la sequedad y calor característicos de la piel.

El "golpe de calor" en el perro
Si la necesidad de eliminar calorías es imperiosa, como el perro no posee glándulas sudoríparas, lo puede hacer por la evaporación que se registra en la superficie de las mucosas de la cavidad bucal, de la tráquea y de los bronquios. Este jadeo, muy normal después de una carrera o en el verano, puede ocasionar una pérdida de agua que a veces, si no es compensada provoca una deshidratación.

Afecta principalmente a los animales de pelo corto: Bulterrier, bóxer, dobermann... La hipertermia rara vez mata a un bobtail, a un poodle, un komondor, a un puli... los perros de pelo largo se aíslan de los calores con sus "túnicas de árabes en el Sahara". De cualquier modo, por muy peludos, vale la aclaración: Perros atados al sol, inclusive bajo techo, pueden morirse. No hay agua que sacie.

Signos de hipertermia
Hipertermia leve: Inestabilidad -de estar acostado el perro intenta ponerse de pie-, pérdida de equilibrio (tambaleo), desmayo con caída hacia delante y los ojos desorbitados por el miedo-sorpresa, sin convulsiones ni babas, elevada temperatura -39,5ºC-, palpitaciones; recuperación a los 3-5 minutos, vómito (acuoso, generalmente bilis), jadeo.

Hipertermia grave: Jadeo, pulso acelerado, no siempre se produce la lipotimia, no hay convulsiones ni babeo, temperatura muy alta -40,5 a 41,78ºC-; vómito, ojos "en blanco", caída e inmovilidad; derrame cerebral (hilo de sangre por la nariz) o ataque cardiorrespiratorio; muerte.

Emergencia y tratamiento
Lo envolveremos en toallas húmedas, colocándole una bolsa con hielo en el stop (frente), 3 minutos, y sumergiremos las manos en un recipiente con agua; cada tanto, le mojaremos la cabeza, acariciándole y repitiendo su nombre; no se le permitirá beber. De adormecerse, sacúdalo y grite "¡arriba!" (o el término de mando que el animal conozca). Al descender la temperatura a 39ºC y recuperarse, invítelo a un breve y animador paseo. Siempre llame a su veterinario.

Fuentes:
Seminario de Primeros Auxilios Caninos, MV Dra. Claudia Melo, 1994.
Otras fuentes cotejadas no citadas: Primeros Auxilios para Perros y Gatos, DMV Dr. Jean Allbright, 1993.


AUTOR


Sergio Grodsinsky [más sobre el Autor]
E-Mail: sergiogrod@ciudad.com.ar
Web: http://personales.ciudad.com.ar/sergiogrod/


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal