Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Menú
Páginas Amarillas
Día Europeo de la Víctimas Terrorismo
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Estadísticas
Salud e Higiene: Enfermedades del período neonatal  
Autor minimum
Publicado: 15/4/2004
Leídas 20236 veces
Tamaño 4.82 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Enfermedades del período neonatal

por Sergio Grodsinsky, 2003



A pesar que varias patologías descriptas en los perros adultos pueden ser observadas en cachorros que no han superado las seis semanas de edad. Como el moquillo, herpesvirus, hepatitis infecciosa, parvovirus, coronavirus, anquilostomiasis, coccidiosis, miastenia gravis entre otras. La susceptibilidad de los cachorros recién nacidos a la deshidratación, hipoglucemia e hipotermia combinada con la inmadurez orgánica pueden alterar los síntomas clásicos de estas enfermedades. Además de éstas, existen ciertas enfermedades propias del período recién nacido, a continuación las más frecuentes:

Síndrome hemorrágico
Se presenta entre el primero y cuarto día de edad. Los síntomas son: hemorragias por nariz, orina con sangre, petequias, equimosis en labios y lengua, agotamiento, palidez de mucosas. Está asociado a un déficit de vitamina K. Es una patología que suele repetirse en diversas camadas de un mismo criadero. Además de la administración de vitamina K a las hembras gestantes es importante observar el almacenamiento y la caducidad del alimento o pienso. Un acopio prolongado y el calor excesivo puede reducir la actividad de la vitamina K.

Síndrome de toxicidad láctea
Es causado por una incompatibilidad a la leche materna o por toxinas contenidas en la leche. Los cachorros están inquietos, quejosos, con el vientre hinchado, el ano edematoso y rojo. La toxicidad puede ocurrir por una infección en el útero de la madre. En estos casos, además del tratamiento correspondiente a la perra, los cachorros serán separados de la madre, colocados en un ambiente adecuado y habrá que alimentarlos artificialmente.

Infección umbilical
Ocurre entre el primero y cuarto día de nacer, generalmente causada por la bacteria estreptococo. Sus síntomas manifiestos son: pérdida de vigor, inquietud y distensión del abdomen, el ombligo está edematoso, protuberante y la piel de la ingle puede presentarse azulada. La respiración es rápida y superficial. Se debe tratar con antibióticos para combatir la peritonitis. Para prevenir esta afección es recomendable la desinfección del ombligo de los recién nacidos el primer día de vida.

Oftalmia del recién nacido
Esta infección ocurre antes de la apertura de los ojos y se caracteriza por una conjuntivitis purulenta aguda. Hinchazón de uno o ambos párpados como resultado de la acumulación de pus entre ellos y el globo ocular. Es frecuente que se vayan contagiando todos los cachorros de la lechigada. El tratamiento consiste en la separación de los párpados en el ángulo interno del ojo, la limpieza de los sacos conjuntivales y la aplicación de antibióticos tópicos. Tratado a tiempo su pronóstico es favorable, sino puede producirse una úlcera de córnea.

Septicemia
Es una infección generalizada, entre sus causas podemos citar: pobre ingesta de calostro (primera leche de la hembra después de parida y que brinda anticuerpos al cachorro). Falta de limpieza en la paridera y una elevada humedad ambiente. Diferentes bacterias causan la infección, escherichia coli, estreptococo beta hemolítico, estafilococos, proteus y pseudomonas.

Los cachorros presentan intranquilidad, gritos, distensión abdominal, deshidratación, incoordinación, debilidad, espasmos tetánicos y hiperextensión de las patas delanteras.

Se diagnostica por cultivo bacteriano o necropsia. El tratamiento es con antibióticos y la prevención consiste en cuidar la limpieza de la paridera, la sanidad de la madre (posibles mastitis, metritis) y desinfectar el ombligo de los recién nacidos con soluciones iodadas.

Dermatitis
Algunos cachorros desarrollan ocasionalmente una infección en la piel que toma la cabeza y cuello. Se presenta con lesiones costrosas de tamaño irregular y por cultivo revelan la presencia de estafilococo hemolítico. Se atribuye al fracaso de la perra a practicar una limpieza adecuada de esa parte del cuerpo. También los restos secos del fluido placentario sobre la piel se infectan con la contaminación ambiental. La limpieza con antisépticos y el tratamiento con antibióticos permite una respuesta favorable.


AUTOR


Sergio Grodsinsky [más sobre el Autor]
E-Mail: sergiogrod@ciudad.com.ar
Web: http://personales.ciudad.com.ar/sergiogrod/


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal