Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Clicker: Condicionamiento Instrumental: Hablemos del Target (II)  
Autor minimum
Publicado: 19/3/2004
Leídas 5609 veces
Tamaño 4.88 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Hablemos del Target (II)

por Carlos S. Osácar de Urquiza, 2003



En el capítulo de introducción a esta técnica (Hablemos del target) se explicaban los fundamentos y ventajas de la misma. En etapas más avanzadas del adiestramiento se hace indispensable ampliar los conocimientos acerca del uso correcto y las posibilidades del sub-sistema del target.

El clicker es una excelente herramienta de adiestramiento para todo tipo de animales pero, en ciertas condiciones, presenta algunas limitaciones. Una de ellas radica en que no funciona bien a distancia. Otra, enfoca a la mascota en el alimento por lo que una vez realizada la conducta y al escuchar el sonido del clicker; correrá a buscar el premio. Una tercera está dada por el hecho de que la atención puede declinar cuando descubre que la recompensa le falta o es siempre la misma. Por último, cuando se entrena a distancia es muy difícil impedir que el animal corra a buscar el alimento aun cuando haya realizado en forma incorrecta el ejercicio.

Existen otras desventajas, pero no se mencionan por ser de menor importancia y sencillamente remediables con un poco de ingenio.

Por lo expuesto, el target es la solución a la mayoría de estos inconvenientes. Es ideal para el trabajo apartado del entrenador. Con un buen acostumbramiento a este instrumento, el animal podrá percibir con claridad la intención de su guía.

El primer paso consiste en escoger el elemento que se utilizará como blanco para habituar al perro a tocarlo y una orden para que ejecute la acción. Lo mejor es una varilla de cualquier material: madera, pvc, plástico o metal. Puede ser extensible o no, esta característica la define la comodidad de cada persona. Los elementos pequeños están indicados para labores cercanas. Los únicos aspectos a tener en cuenta son: que tenga punta roma o protegida por material blando para evitar heridas tanto del can como del instructor y que no sea excesivamente larga que resulte incómoda para trabajar.

Ahora bien, elegido el elemento de trabajo lo que sigue es la habituación a tocar su punta. La operación requiere de un cuidado especial en sus comienzos, pues el blandir un palo o fusta delante de un perro o un caballo puede asustarlos y complicar, sino arruinar toda la operación.

Lo recomendable es tomar el objeto con el puño cerca de uno de sus extremos y aprisionarlo con el brazo pegado al cuerpo como si se tratara de una fusta de jockey. Se aproximará la mano que aprisiona el target al animal y su natural curiosidad hará el resto. Cada vez que toque la punta, click y premio. Ayuda mucho en el comienzo, impregnar uno de los extremos con algún olor atractivo. Esto no se considera soborno; sino sólo una pequeña ayuda. A medida que vaya progresando, se deslizará el palo a través de la mano hasta que quede totalmente descubierto. Para el establecimiento del comando, se emplea igual procedimiento que para cualquier otro comportamiento. Por término medio, entre diez y cuarenta repeticiones bastan para que el perro o caballo aprendan que deben tocar la vara a la orden.

Una vez establecida la orden, lo que sigue es colocar cualquier objeto en el suelo; puede ser un juguete, una pelota, un trozo de trapo, etc. Se toca con el extremo del target la pieza escogida y se da la orden de tocar. Lo que puede ocurrir es que el perro no comprenda inicialmente lo que debe hacer y vaya a tomar contacto con el blanco. La solución es la misma de siempre: paciencia. Tarde o temprano ejecutará la acción correctamente y esto dará la llave para comenzar a alejarse paulatinamente del objetivo y señalarlo con el blanco a distancia.

Superado el primer obstáculo, el de tocar el primer objeto, es recomendable aumentar progresivamente la cantidad de artefactos o sitios que debe alcanzar. Así incrementará la dificultad y ya no habrá retorno. El target estará irremediablemente fijado en su mente y no existirá impedimento alguno para enseñar cualquier comportamiento alejado de la mascota. Desde saltar una valla a instruir en búsqueda y rescate pasando por complicados recorridos en pruebas deportivas.

Como comentario final, baste decir que es aconsejable introducir una palabra para marcar aquellos movimientos que no sean correctos; prescindiendo del “NO”, cualquier otra es aceptable.

Fuentes

Gary Wilkes
Alexandra Kurland
PYSETA




AUTOR


Carlos S. Osácar de Urquiza
E-Mail: carlososacar@yahoo.com.ar
Web: Clicker Argentina

 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com