Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Varios: Impulsos (1/3)  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 18352 veces
Tamaño 5.51 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Impulsos

por Gary Patterson


Original en : http://siriusdog.com

El término impulso,(tendencia o empuje), usado en el adiestramiento es un punto de partida del comportamiento entendido científicamente como concepto. En los primeros estudios del comportamiento animal, los científicos intentaron implantar la teoría descriptiva de comportamiento en algo estricto, incluso mecánico, muy parecido a la matemática o la química. Estos primeros experimentos postularon que el impulso era la energía que producía el comportamiento instintivo, esto es, la característica que motivaba a un animal a actuar de una manera instintiva. Esto más bien se aproximaba a crear conclusiones objetivas de la motivación llevándonos a algunos serios planteamientos, como ocurrió en otras teorías anteriores. El primero es que la energía es el resultado, no la causa, del comportamiento animal. El segundo planteamiento es que si vamos a usar el concepto impulso para definir todas las acciones de un animal, deberemos establecer un impulso diferente para cada diferente tipo de comportamiento, no importa que insignificante sea la acción.. Llegando a extremismo, podría mencionar un libro de adiestramiento canino donde el autor describe más de cien diferentes tipos de impulsos que el adiestrador se puede encontrar en su trabajo y estos solo eran definiciones generales.

El adiestrador debe ser prudente cuando escucha términos como impulso de juego o impulso de lucha ya que son más bien descripciones subjetivas de los que el perro muestra más que explicaciones de que es lo que le motiva. Si aplicáramos esta teoría, un perro tendrá más de varios miles de cientos de impulsos, entonces el adiestramiento sería programar una serie de interruptores de comportamiento, parecido a un circuito eléctrico de un ordenador.

Los vestigios de esas primeras descripciones científicas del impulso permanecen en el adiestramiento canino y ahora tienen un significado mas comprensible y practico que el usado en el competo científico que actualmente ha sido desacreditado.

Como una especie de taquigrafía verbal, los adiestradores hablaran de la presa y la defensa del perro, entendiendo con ello una descripción general de que comportamiento esta actuando. Es una manera cómoda de expresar algunas ideas del adiestramiento a otra persona, pero el impulso, incluso para un adiestrador canino, tiene un significado más complejo y especifico. En vez de describir algunas exhibiciones de comportamiento, muchos adiestradores usan la palabra impulso para definir el nivel de motivación para el comportamiento. Por lo tanto, es más bien como si estos adiestradores hablaran de impulsos altos o bajos más que de el impulso en si mismo.

El impulso no es una respuesta independiente de un comportamiento como la presa o la defensa, pero si la fuerza energética que provoca esos comportamientos. Si un perro está muy motivado a responder por algo (como una pelota), el guía diría que el perro está alto en impulso de presa. Si no reacciona a una pelota en movimiento, el guía diría que tiene poco impulso de presa. Tenga en cuenta que cuando hablamos de temperamento, un perro puede tener buenos nervios en defensa o un deseo de agradar en el comportamiento social, pero estas respuestas son bastante independientes de describir la motivación tras esos comportamientos, el impulso. He visto buenos perros jóvenes que no temen al figurante, pero tampoco prestan ningún interés incluso algunos llegan al extremo de acostarse y quedarse dormidos mientras otros perros trabajan en mordida cerca de el.

Así algunos elementos del temperamento de un perro pueden ser fundamentales para saber si un perro es seguro o inseguro bajo la presencia o la ausencia del impulso, sabiendo así si es un perro bueno para el trabajo. Sin un buen temperamento y una fuerte motivación para el trabajo, el perro probablemente no será un buen perro de trabajo, incluso si es un buen perro en otros aspectos. Por otra parte un perro puede tener un pobre temperamento y fuertes impulsos, pero todavía tenemos a un perro no adiestrable para el deporte . Un ejemplo de este problema es el perro excesivamente violento que está casi siempre alto en impulso de defensa, pero no es muy adiestrable y probablemente para él todo lo que le rodea es una amenaza. El concepto de presa, defensa y comportamientos sociales, visto en los tres últimos artículos, debe ser combinado con buenos impulsos para que el trabajo del adiestrador tenga éxito. La frase buenos impulsos es igualmente subjetiva, por lo que nosotros adiestradores necesitamos entender como los niveles de impulsos pueden ayudarnos o entorpecer nuestro trabajo.

Lo más importante a entender acerca de el adiestramiento de competición es que los perros mejores en competición tienen sus impulsos equilibrados y bajo control. Si los impulsos no están equilibrados, entonces podremos tener muchos problemas si uno de los impulsos se va de control. En ataques, el problema más común con un perro que no quiere soltar es que no puede, sus impulsos han pasado el límite. De igual manera, en el test de carácter, un perro persigue en presa al figurante que escapa, solo para provocar al perro un ataque. El perro debe cambiar del impulso de presa a la agresión en defensa inmediatamente. Solo el perro bien equilibrado en sus impulsos podrá cumplir esa tarea.


 Página: 1 2 3 Pág. Siguiente
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com