Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Conducta: Comportamiento Social (1/3)  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 15610 veces
Tamaño 10.14 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Comportamiento Social

por Gary Patterson


Original en : http://siriusdog.com

A lo largo de veinte mil años el perro se ha relacionado con el hombre, su comportamiento ha sido cuidadosamente moldeado para distinguir al perro de su antiguo antecesor salvaje, el lobo. En la primera parte de esta serie de artículos vimos como en el comportamiento de defensa de depredador salvaje, ha sido desarrollado en el perro actual para servir al hombre. En la segunda parte examinamos el comportamiento de presa, concluyendo que las artes naturales del depredador en el perro han sido afiladas hasta conseguir que persigan tanto a una salchicha, como a una pelota, o una manga o un traje, así como perseguir a un conejo. Ahora examinaremos un área la cual, para el adiestrador canino, es una única e importantisima parte para el adiestramiento, la relación entre el perro y el guía. La descripción mas sencilla y usada para esta relación se hace refiriéndose a los instintos de manada del lobo. Algunos describen al guía como el alfa, diciendo que el perro tiene un escalafón inferior al del guía, como si fuera el jefe de la manada. ¿Pero es esto una descripción precisa de la relación entre perro y guía?

Es una descripción simpática para todas las conducta del perro, en nada se parece la interacción entre un perro con personas y otro perros a lo que hacen los lobos en el escenario de la manada. En una manada de lobos, de unos 20 miembros, la líneas de autoridad se establecen dentro de una estricta jerarquía. La manada contiene dos líneas distintas, machos y hembras, cada línea perturba a la otra. El macho y la hembra líder, llamados alfa, mantienen el control y la prioridad en la alimentación, el apareamiento y la conducta social. A pesar de la posición alfa es una línea de animales donde cada uno somete al animal inferior y domina a los que tratan de subordinar su autoridad. Esto no es una situación estable tan simple como se trata de explicar en la descripción anterior. Hay un proceso constante en el cual cada animal trata de ganar dominica a su inmediato superior, mientras luchan contra los inferiores para mantener su escalafón en la jerarquía. Esta situación parece más bien inestable, pero sin embargo la manada es capaz de mantener la suficiente paz para cazar o proteger la manada sin serios daños o sin llegar a la anarquía. Debido a su pequeño tamaño, ningún lobo será capaz de sobrevivir solo por mucho tiempo, por ello necesitan unir todas las fuerzas de la manada para cazar a un ciervo, un gamo o un caribú. Por lo tanto, el comportamiento social de manada esta siempre en un proceso constante de cambio, confrontación y reconciliación en todos los miembros.

Tengo la suerte de vivir cerca de una manada cautiva de seis lobos. Durante el invierno, justo antes del nacimiento de los cachorros, la manada se vuelve extremadamente activa y es una de la mas maravillosas experiencias para el adiestrador canino. La interacción social entre esos lobos parece tan idéntica a la que nosotros los humanos vemos en los perros que solo después de unos pocos minutos el observador olvida que esta viendo lobos y empieza a pensar en esos bellos animales como perros. Pero, no pasa mucho hasta que empezamos a apercibir las diferencias.

La diferencia más destacable es la intensidad de las respuestas del lobo para con los otros miembros de la manada. Los lobos alfa, en particular, siempre están mostrando su autoridad, algunas veces de la manera mas inocente. Uno deja caer un trozo de comida en el suelo y se acuesta cerca de este, desafiando a los demás o incluso para que muestren interés en la propiedad del jefe. No hace falta una pelea como resultado, el mensaje ha sido alto y claro. Este proceso está en movimiento constante, con cada lobo intentando encontrar una debilidad en su competidor por su posición social. Aunque las peleas con serios daños pueden ocurrir, esto no es el proceso normal de su vida, y todas los comportamientos permitidos o no permitidos de cada lobo tienen como fin la prevención de serios daños. Ninguna manada podría sobrevivir y procrear si todos sus miembros estuvieran mutilados o muertos, por lo que el comportamiento social del lobo esta diseñado para crear líneas de autoridad y preservarlas, mientras se permite al resto de la manada seguir viviendo.

Una de las razones por la que es común comparar el comportamiento social de los perros con los lobos es que las relaciones que vemos entre los perros se asemejan a las de los lobos. Los perros tienen actitudes violentas, se erizan, se gruñen e incluso luchan casi de la misma forma que ocurre en una manada de lobos. Los perros marcan su territorio, cuidan de su comida someten y apaciguan a otros perros de la misma manera que los lobos. Su comportamiento es similar, pero ciertamente mucho menos intenso que el de los salvajes lobos. La cuestión más importante es, ¿es la relación de los perros en manada con otros perros una prolongación de la que tiene con un adiestrador?

Como conclusión personal, mientras la relación del perro con el adiestrador puede parecer como la relación alfa entre grupos de perro o lobos, la relación real entre el perro y el hombre es miembro de manada y super alfa. Sin tener en cuenta está importante distinción, yo me pregunto si podemos entrenar nuestros perros hasta un nivel de fiabilidad y destreza que requieren los adiestradores de perros de trabajo. Una de las razones por la cual los lobos no trabajan tan bien como las mascotas es porque los lobos intentaran constantemente de probar al humano en su dominancia. Después de todo el tiempo que el perro y el hombre han estado juntos, ha habido diversas características del comportamiento social de los lobos que los humanos han tenido que eliminar. Imagínese los problemas de tener que cenar en la mesa y tener que luchar antes contra un contendiente canino por esa comida. No habríamos tardado en darle una corrección y el perro habría tomado esa corrección como un intento de dominar por lo que se habría iniciado la lucha. Algunos pueden argumentar que esto es lo que le ocurre a muchas personas, por lo que los vestigios de comportamiento social de manada deben existir. No puede estar desacuerdo con esta conclusión, pero cuando el comportamiento llega al punto de que el dueño debe luchar constantemente por dominar, hay algo fundamentalmente equivocado en esa relación. Puede ser que el perro tenga un pobre temperamento o que el dueño le haya enseñado al perro que puede adoptar ese tipo de reacción.

El concepto de super alfa es el resultado de miles de generaciones de crías donde el perro ha aprendido que mientras puede ejercer completamente y sin restricciones una actitud hacia otros perros, nunca puede mostrar esas mismas intenciones para dominar al hombre. Ciertamente, una persona grande siempre podrá darle una lección al perro, pegándole y sometiéndolo físicamente, pero el corazón del concepto superalfa es más sutil, contando con la construcción y el fortalecimiento de las relaciones entre el perro y el hombre en lo cual nuestros antecesores trabajaron mucho para crearlo.

Mientras la palabra vinculación ha sido una palabra popular y sensitiva en los 90, tiene un significado mucho más rico y de más mas larga duración en el estudio del comportamiento animal. El premio Nobel Laureate, Konrad Lorenz, estudio la vinculación y determino que los animales durante un periodo en el inicio de su vida es cuando se vinculan a algún otro animal. En sus estudios con Greylag Geese, fue capaz de vincular su voz a un pájaro (ansarino) antes de que saliera del huevo.

Los perros son de entre todas las mascotas los mas sociables que conocemos y los requerimientos de su vinculación son algo diferentes. Subsecuentemente estos estudios han determinado que un cachorro con más o menos sietes semanas de vida debe vincularse a algo. Si se le permite de estar solo con otros perros, se vinculará a esos perros, igual que sus antecesores los lobos. Si está expuesto a un solo humano durante este periodo social critico, el cachorro se vinculará a esa persona. Por otra parte si el cachorro es aislado durante ese periodo, no permitiéndosele vincularse a nada, se convertirá al equivalente humano antisociable.

Ha sido la filosofía de muchos criadores el no separar un cachorro de una camada hasta las 8 o 10 semanas de vida, olvidando que durante este periodo el cachorro está desarrollando un fuerte vinculo con sus compañeros de camada. Entonces se vinculará a otros perros durante el resto de su vida y el proceso de vinculación con su dueño puede ponerse en peligro. Konrad Lorenz no solo definió este periodo critico de imprinting, también concluyó que una vez establecido, ese vinculo se hace permanente. Esto no quiere decir que el cachorro se vincule solo a una persona o perro, sino a la gente y los perros en general. Lorenz parece decir que cuando el vínculo es genéticamente manejado durante este período temprano, los resultados del vínculo son el mismo como si su vinculo a un perro o persona se vuelve genéticamente basado. Los estudios parecen confirmar la conclusión de Lorenz mostrando que muchas tentativas de reservar una cierta clase de comportamientos sociales aprendidos durante ese periodo critico son raramente exitosos. Es como si un adiestrador intentara cambiar los genes del perro.

Un fuerte vinculo entre el perro y el dueño superalfa no resuelve el conflicto potencial que puede aparecer en el entorno del adiestramiento, si el adiestrador deja de entender que el perro todavía mostrará muchos tipos de respuestas sociales a diferentes problemas de adiestramiento. La vinculación no es un maravilloso elixir capaz de cambiar el carácter del perro. Por el contrario, un fuerte vinculo entre el perro y el guía satisface la necesidad genética del perro para vincularse a algo y, por tanto, hace al perro más deseoso de responder a las exigencias de nuestro trabajo. A menos que, por supuesto, el adiestrador no sepa leer correctamente los respuestas sociales del perro durante el entrenamiento.


 Página: 1 2 3 Pág. Siguiente
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com