Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Entrevistas: Entrevista con Javier Moreno  
Autor minimum
Publicado: 16/5/2005
Leídas 6491 veces
Tamaño 18.61 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Entrevista con Javier Moreno

por Pablo Montiel, 2003



Publicado originalmente en : REVISTA APPORT NUMERO 62 http://www.e-apport.com



APPORT.- La primera pregunta de esta entrevista creo que es obvia para quien no te conozca: ¿desde cuándo eres juez y cuáles fueron los motivos que te impulsaron a tomar esa decisión?
JAVIER MORENO.- Soy juez desde el año 1990 en el que fui nombrado juez C.E.A.C., y desde febrero de 1997 juez de R.C.I. He juzgado alrededor de 150 pruebas entre las que se incluyen 2 Campeonatos Nacionales C.E.A.C., 2 Copas de España, 2 Campeonatos Nacionales Militares, 1 Campeonato Nacional del Club del Dobermann, así como varias Pruebas Clasificatorias.

En aquel entonces hubo dos personas que fueron claves en mis planteamientos de llegar a ser juez y sin las cuales hoy seguramente no lo sería. Esas personas fueron Manuel Torres, quien se encargó fundamentalmente de mi preparación, y Vicente Ferré, el primero que me dio la oportunidad de ejercer y además me animó.

APPORT.- Después de tantos años, ¿cuál es en estos momentos tu meta como juez?
JAVIER M..- Ser cada vez mejor, no tengo otra meta concreta. Si te refieres a que si mi sueño es juzgar un Campeonato del Mundo ... , no. A mí me gustaría ir unido al país, y creo que la noticia de que juzgara un Campeonato del Mundo Vicente fue excelente para el deporte nacional. Pero yo de momento me conformo con hacer cada día mejor mi trabajo.

APPORT.- ¿Qué cualidades o característica principales crees que deben hacerse patentes en la figura de un juez?
JAVIER M..: Sobre todo gran sentido de la justicia y un criterio claro. Además, un amor y fidelidad tremenda al reglamento, y muchísimo respeto al participante y a su trabajo.

Un juez sin el respeto hacia el trabajo del deportista y a su perro, jamás debería ser juez. De hecho han existido, existen y posiblemente existirán, jueces que por el mero hecho de serlo se suponen o creen con cierto prestigio, llenan su ego - ¡que puede estar muy bien!-, pero no se plantean el respeto a ese supertrabajo. Cuando digo esto, lo hago refiriéndome a lo que todos los que estamos metidos en este deporte sabemos lo que cuesta llegar a superar un grado I, ya no digamos un grado II y III, tanto para el participante amateur como el deportista de elite, ya que tan respetable es el trabajo de uno como el del otro. El día que me falte ese respeto creo que lo dejaría.

APPORT.- ¿Qué importancia le das a la figura del juez de trabajo de cara a la selección?. ¿Por qué varía tanto el nivel de exigencia por los jueces del grado I al grado II y III?
JAVIER M..- En primer lugar, hay un planteamiento que deberíamos tener la mayoría de los que nos dedicamos a esto claro en nuestra mente. El juez es una figura clave en el futuro y mejora de las razas y del deporte, pues es el filtro de selección para la crianza. Las pruebas deben ser, a priori, selectivas desde el momento en que alguien se plantea superar un grado I. Ahora bien, si se decide pasar del grado I al grado III, debemos de tener en cuenta que hay en juego una puntuación y a partir de ese momento comparación, y por tanto competencia, es decir, competición. De lo que nos debemos de olvidar los jueces aquí en España – quizás porque la mayoría de los jueces venimos del deporte-, es que somos jueces de competición, jueces de puntuación, ¡y no es cierto!, somos un filtro de selección para la crianza. De ahí vienen las "ayudas" que tenemos hacia los grados I.

La diferencia aparece cuando se decide pasar al siguiente grado. A nosotros como jueces se nos han explicado cuáles son las necesidades en cuanto a la utilidad de un perro con respecto a la crianza. Pero, ¡qué falta le hace a un conductor pasar con un perro mediocre al grado II si ya ha cumplido con un grado I en cuanto a la selección para la crianza!. Por eso el hecho que de un grado I a un grado II y III se haya de dar un paso de gigante en cuanto al nivel de exigencia por parte del juez,. y es a partir de ahí cuando me planteo, además de la selección -concepto que sigue existiendo en mi criterio y juicios -, la competición y la comparación real de puntos, e intentando dejar siempre muy claro quién queda en un puesto clasificado y quién queda en otro.

APPORT.- Sabemos que todas son importantes,pero ¿cuál es la característica actualmente en la que los jueces de trabajo hacéis más hincapié y os basáis más de cara a la selección de los ejemplares?
JAVIER M.- En el equilibrio del perro, por ello la preocupación por sus nervios. Así, por ejemplo, en el ejercicio de Protección los jueces debemos estar muy atentos a la calidad del mordisco, ya que se buscan bocas llenas, tranquilas y contundentes, detalle que nos va a dar mucha información del tipo de nervios que tiene ese ejemplar. Eso, unido al resto de disciplinas y ejercicios, te lleva a encontrar lo que se está buscando: perros deportivos y muy polifacéticos, que demuestran ser de utilidad y que, a la vez, son perros equilibrados y templados en cuanto a nervios.

Personalmente, y creo que la mayoría de los que estamos dentro de este deporte, no tenemos ningún tipo de interés por tener un perro de protección. Por eso pienso que la selección actual que se está llevando a cabo es la idónea para los tiempos que estamos viviendo.

APPORT.- Durante el transcurso de una prueba, ¿cómo crees que es la manera más correcta de exponer el rapport del trabajo visto y explicar la consiguiente calificación y puntuación?
JAVIER M..- Mi criterio, dejándome llevar un poco como juez obediente que soy y bajo las directrices que me marcan, es hablar por este orden: de la calidad del perro en cuanto a su utilidad – en mi opinión el aspecto fundamental -, de la calidad del adiestramiento y de la calidad de la presentación, tanto en el cumplimiento del reglamento como en la presentación en sí. A partir de ahí la calificación global y los puntos. La exposición del rapport hay que hacerla de forma tan clara, que cualquiera que tenga conocimientos pueda ver la calificación sin que haya lugar a la confusión. Los jueces, además de "impartir justicia", somos "pedagogos" y debemos de preparar de forma clara, coherente y ordenada a los demás. Por ello, creo que la mejor ayuda para exponer un rapport es teniendo una hoja personal de trabajo ordenada, con cada una de los ejercicios.

APPORT.- ¿Sabrías decirme cuantos jueces de R.C.I, C.E.P.P.A. y SchH existen en estos momentos en España?. ¿Consideras que son muchos, pocos o suficientes?
JAVIER M..- Creo que de R.C.I. 29; 12 de C.E.P.P.A. y 1 de SchH. Me parecen que son suficientes y que deberían ir aumentando proporcionalmente con el número de participantes en las pruebas.

APPORT.- Cambiando un poco de tema, cierto sector de la afición se plantea desde hace algún tiempo la norma de porqué un ejemplar que supere los 270 puntos en un selectiva no puede clasificarse para un Campeonato Nacional si no ha obtenido 90 puntos en la sección C, argumentando que tan importantes son para la selección de la raza las otras dos disciplinas ...
JAVIER M..- Sigo diciendo que soy muy obediente a las normas, y las respeto, pero yo tampoco lo he entendido nunca. Soy partidario de que un perro vaya a participar a una Campeonato a través de una selección o prueba selectiva, y es aquí donde el juez debe hacer especial hincapié para que la prueba tenga el rango que se merece. Para mí, el ejemplar que superase bajo ese listón los 270 puntos podría ir al Campeonato, independientemente de los 90 en la disciplina de Protección.

APPORT.- Hay quienes opinan que con el hecho de llevar muchos perros "a hacer bulto"a los Campeonatos Nacionales, se ha "levantado la mano" y se ha permitido la clasificación de muchos ejemplares que no estaban a la altura de lo que representaba esa prueba, dejando una imagen algo "descafeinada" de lo que era un Campeonato Nacional...
JAVIER M..- ¡Es verdad!, pero esto ha sido una fase que, aunque algunos digan que ya ha pasado, yo no tengo muy claro que esto sea así. El mundo del trabajo deportivo en España ha pasado por unos altibajos muy fuertes y nuestra historia como deporte está llena de accidentes tremendos, desde los comienzos del R.C.I., pasando posteriormente por el C.E.A.C. volviendo después al R.C.I., ¡ha pasado de todo! hasta que llega Javier Martínez, de la R.S.C.E.. Para arreglar poco a poco esa situación había que tomar una serie de medidas y una de ellas fue ésa, que como deportista y apasionado a este deporte no me pareció bien, pero que como parte de la estructura del deporte en España creo que ha sido imprescindible, independientemente de lo que piense cada uno.

APPORT.- ¿Porqué existen tantas diferencias en los criterios de los jueces? ¿Crees que existe falta de homogeneidad?
JAVIER M..- Tener un mismo criterio es imposible, lo que tampoco impide – por otra parte-, que si exista un acercamiento en las distintas posturas a través de reuniones. Los rapports y la calificación final de los trabajos dependen mucho a veces de la subjetividad, ya que influye bastante la experiencia que tengan los jueces. Pero lo que sí deberíamos de tener mucho en cuenta, y en lo que sí creo que se tendría tomar cartas en el asunto, es en ese tipo de juez que no puede tener ni siquiera subjetividad ni criterio porque, como dice Rüdenauer, no está "al otro lado de la correa", porque no ha participado en pruebas y no está metido en la estructura del mundo del trabajo. Para mí sería injusto que yo juzgase pruebas si no estuviese metido en este mundo, de alguna de las maneras.

La mayor parte de los jueces de este país son gente muy cualificada. Pero sólo la mayoría. Creo que hay algunos que han vivido en un mundo muy cerrado y no se han tomado la molestia de aumentar su nivel de conocimientos, ni su preparación ni de adaptarse a los nuevos criterios.

APPORT.- ¿Quedan jueces de ese tipo en España?
JAVIER M..- Hoy día creo que menos, pero todavía quedan. Y es que existen jueces a quienes considero se preocupan poco del tema de la autoformación. Como ejemplo te puedo decir que se hacen habitualmente cursos en diferentes provincias con ponentes europeos de alto nivel, y entre los asistentes aparecen toda clase de aficionados pero apenas hay presencia de algunos jueces. Y esto es así continuamente. Hay una falta de interés general, quizás por la falta de humildad, la cual pienso que se debería de eclipsar con el interés por estar cada día más preparado.

APPORT.- Entonces, en términos generales,¿cómo ves el nivel de formación actual de los jueces en España?
JAVIER M..-¡No hay preparación!. La primera vez que nos hemos reunido, gracias a Javier Martínez, fue en Alicante, una reunión entre nosotros mismos en la que ya hubo un intento de unificación de criterios – algo dificilísimo-, y lo siguiente fue la reunión que organizó Javier Martínez Troncoso en Sevilla después de muchos años. Llevo metido en esto 22 años y he estado juzgando mucho tiempo sin que a mí nadie me haya dado un curso, simplemente con la ayuda, como he dicho antes, de Manuel Torres y Vicente Ferré. Pero a mí me prepararon personas que en esa época, ¡me imagino!, tampoco estarían lo suficientemente preparadas...
Llegados a este punto, ¿qué tenemosque hacer?. Pues prepararnos entre nosotros, aunque sea charlando en la mesa de los restaurantes como lo hemos venido haciendo hasta la fecha. Está claro que los organismos que nos deben de preparar no se lo toman todo lo en serio que deberían – aunque ahora parece que va a vez una reunión-seminario aprovechando el próximo Campeonato RCEPPA-, y el día que eso ocurra podríamos hablar con mayor fundamento de homogeneizar y unificar criterios, pero si nosotros mismo no tenemos interés, si cada vez que vienen personas con un alto nivel de conocimientos - señores que nos pueden aportar gran cantidad información-, no estamos cerca de ellas, dudo bastante que nuestra preparación mejore. Y de hecho se ven jueces que no se saben lo más elemental, algo transcrito, como es el reglamento.

APPORT.- ¿Consideras necesaria y viable la creación de una Comisión Nacional de Jueces, encargada de proporcionar formación a los jueces y de homogeneizar criterios?
JAVIER M..- De lo que soy partidario es que las Directivas, los que nos dirigen a todos, deben tener estos planteamientos como algo prioritario.

APPORT.- ¿Crees insuficiente el apoyo de los clubes y de la R.S.C.E. al colectivo de jueces?
JAVIER M..-Siempre ha sido deficiente. Ahora parece que en los últimos tiempos, tanto con Javier Martínez como con Juan José Pérez, se están empezando a preocupar. Todavía no sabemos si todo lo suficiente, pero si lo comparamos con los tiempos anteriores, ¡se preocupan una barbaridad!. Actualmente como juez me encuentro muy a gusto, en la Copa me he sentido muy bien tratado y atendido. Aunque sigo siendo "pesado" en la falta de formación.

APPORT.- Como amante al perro de trabajo y utilidad, ¿cómo valoras la decisión adoptada por la R.S.C.E con respecto al mondioring?
JAVIER M.- Como un golpe administrativo y político, para que la Administración Central no eliminara al resto de reglamentos. La Administración del Estado estaba poniendo trabas a las pruebas de trabajo que tuvieran disciplinas de Protección incluidas en sus reglamentos, y nuestras Directivas han tenido que eliminar el mondioring para salvar a los demás. Desconozco temas más internos, pero creo que la causa ha sido esta. ¿Qué si me parece correcto?. Imagino que costó mucho esfuerzo en su tiempo que este deporte lo reconociera la R.S.C.E y me imagino también que habrá costado mucho trabajo que ahora lo elimine. A mí me gustaría que estuviese protegido por la R.S.C.E. pero tengo entendido que las reuniones con la Administración Central han sido muy duras y que no ha habido otra opción, sin más remedio, para que no desapareciera el resto del trabajo al nivel nacional.

APPORT.- ¿Cuál crees que es la imagen del aficionado de aquí de los jueces españoles?
JAVIER M.- Hacia el colectivo en general creo que no hay el respeto suficiente, y te digo porqué: por la falta de preparación de éste. No toda la gente que acude a las pruebas está preparada para criticar el criterio del juez, pero el nivel de los participantes de nuestro país cada día es mayor y hay que decir que sí hay gente que sabe y que, en ocasiones, ven que se exponen a unas personas que tienen un título de juez pero sin un criterio muy claro. Eso lógicamente, con lo que cuesta trabajar un perro, crea cierto distanciamiento y las consiguientes críticas hacia el colectivo.

APPORT.- ¿Ves bien la decisión de que los tres jueces de la Copa sean españoles? ¿Y que en el Campeonato RCEPPA sea un juez extranjero el que juzgue Obediencia y Protección?
JAVIER M.- Sí. También es cierto que siempre he pensado que la posibilidad de que vinieran jueces extranjeros a juzgar nuestros campeonatos nos serviría para aumentar nuestro nivel de formación. Pero si se nos diera aquí la formación necesaria no creo, en absoluto, que sea necesario que nos juzguen jueces de fuera.

APPORT.- ¿Cómo valoras los cambios en el reglamento de R.C.I..?
JAVIER M.- No los considero ni positivos ni negativos. Simplemente no los entiendo y no sé a que vienen, pero estoy de acuerdo con ellos. Tal y como están las cosas, creo que los ejercicios de control son imprescindibles.
Pero en la sección C no lo ha habido. Con respecto al acortamiento en la distancia de los rastros, opino que es positivo pues no creo que sean necesarias pistas largas para poder valorar la calidad y el trabajo de un perro.

APPORT.- ¿Qué opinión te merece el hecho sucedido en el Campeonato de C.E.P.P.B.?
JAVIER M.- Tengo de decir de antemano que a los jueces - por reglamento - no se nos está permitido comentar el criterio de otro juez. Por ello voy a intentar hablar sobre este suceso sin criticar el criterio de otro compañero mío. Aquí se plantean dos problemas: primero, y tomando como referencia vuestros comentarios en el artículo del Campeonato, los jueces estamos capacitados para poder o quitar ese punto pero nunca pensando en él como puntuación en sí, sino en la calificación del conjunto perro-trabajo. Por tanto, lo importante es la calificación. Y segundo, lo que nunca, jamás debe hacer un juez es ponerse en el punto de mira de la polémica. El juez se debe de cuidar mucho de eso y por eso debería haberse analizado un poco más el polémico punto.

APPORT.- Para finalizar, ¿qué aconsejarías a todos aquellos que están en el proceso de formación para ser jueces?
JAVIER M.- Que intenten prepararse lo mejor posible para llevarlo al respeto al criterio, al reglamento y al trabajo del participante.



Articulo Cedido por


Revista Apport
E-Mail: raquel@e-apport.com
Web: Apport

 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com