Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Menú
Páginas Amarillas
Día Europeo de la Víctimas Terrorismo
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Estadísticas
Raza: EL BEAGLE: 1 - Comportamiento y adiestramiento  
Autor minimum
Publicado: 23/5/2005
Leídas 138885 veces
Tamaño 23.67 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

EL BEAGLE: Comportamiento y adiestramiento 1/3


por José Castrillón, 2005



Introducción.


La presente es la primera de tres entregas sobre el comportamiento y adiestramiento específico del beagle, una raza muy popular en el mundo pero a la vez desconocida, incluso por los mismos propietarios de estos perros, lo cual ha generado muchas interpretaciones erróneas y una extendida e inmerecida fama sobre este excepcional animal.

En efecto, cuando se visitan foros, conferencias o exposiciones relacionados con el beagle, se evidencia su arraigada reputación de "terco", "desobediente", "basurero", "bullicioso", "destructivo", "travieso" y otros muchos calificativos menos agradables. Y son tantas las personas que dicen esto que uno podría terminar creyendo que, como afirmaba una propietaria en un foro virtual de alguna página Web, "eso es un beagle". Pero ¿en realidad es eso?

Una cosa es lo que puede "parecer" un perro sobre el cual recaen nuestras interpretaciones y prejuicios humanos (ya bastante condicionados y distorsionados) y otra, muy distinta, es lo que en realidad es dicho perro, según sus características y funciones "naturales".

La mayoría de quienes critican negativamente el comportamiento del beagle pasan por alto una cuestión muy sencilla y básica: el beagle es un sabueso, un cazador. Por tanto sus características comportamentales van a estar determinadas por esta disposición racial y la mayoría de sus "incomprensibles actos" encontrarán allí explicación satisfactoria.

Ninguno de nosotros puede hacer nada para cambiar las características genéticas del beagle, a menos que lo cruce con otra raza. El hecho de que ésta raza haya sido introducida a la vida citadina no implica que se pierdan sus instintos. Por ello, lo que si podemos y debemos hacer es profundizar en nuestro conocimiento sobre éste sabueso con el fin de comprender sus necesidades y acomodar nuestro ánimo a satisfacerlas.

Si el lector de éste artículo está pensando comprar un beagle por su encantador aspecto físico, la pregunta de fondo que debe formularse es la siguiente: ¿es compatible mi estilo de vida con las características raciales del beagle? Si esa compatibilidad no existe, es mejor abstenerse de adquirir uno de estos perros, por su propia tranquilidad y por el bienestar del can.

Ahora, si usted ya tiene un beagle y está desesperado y no sabe que hacer con él, le recomiendo que lea los próximos párrafos con el fin de lograr un entendimiento mas profundo de la raza, que probablemente le ayudará en su mutua convivencia.

Antes de iniciar la exposición propiamente dicha, quiero agradecer la colaboración de mis amigos de Beagle Club, por sus múltiples comentarios y sugerencias que han ayudado a estructurar este artículo e invito a los lectores a que visiten la pagina Web: http://espanol.geocities.com/beaglecolombia/ y a que envíen sus comentarios a beaglecolombia@yahoo.com.

La conducta del beagle
Cuando adquirimos un perro generalmente nos preocupamos más por su apariencia y características físicas que por sus peculiaridades psicológicas.

Cada raza tiene una estructura de comportamiento diferente, transmitida genéticamente con la ayuda selectiva de los criadores.

Este comportamiento depende de la función para la que ha sido desarrollada la raza, es así como tenemos perros que ayudan en el pastoreo, en la caza, en el rescate, en la vigilancia y protección, o simplemente en la compañía de los humanos.

Aunque se desconoce el origen exacto del beagle, se sabe que desde el principio estos perros fueron utilizados para ayudar a cazar diferentes tipos de presas menores (zorros, armadillos, conejos, liebres).

La evolución de cientos de años en torno a un fin específico: "cazar" definió las cualidades y características físicas y psicológicas del beagle.

Hoy en día, el estándar internacional de ésta raza hace más énfasis en la descripción física que en la psicológica, pero es importante conocer mas a fondo el marco que define el carácter de la raza para entender su comportamiento y saber si podemos acomodarnos a él.

Muchos de los problemas que tienen o han tenido los propietarios de los Beagles se deben al desconocimiento de su psicología, la cual, como se ha dicho, está ligada a su función de cazador.

En este artículo queremos exponer el primero de dos análisis diferentes del comportamiento canino aplicado al beagle: "el análisis psicológico", dejando para la segunda entrega "el mapa caracterológico". Ambos presentan enfoques diferentes del comportamiento canino. Le corresponde al lector juzgar la posición que considere mas acertada.

ANALISIS PSICOLÓGICO


Este análisis se fundamenta en el examen de las siguientes características del comportamiento:

ANÁLISIS PSICOLÓGICO DEL BEAGLE

SENSIBILIDADES NIVELES
Sensibilidad mental ***
Sensibilidad corporal **
Sensibilidad Auditiva ***
Sensibilidad Olfativa *****
INSTINTOS NIVELES
Instinto de caza *****
Instinto de cobro ***
Instinto de rastro ****
CARÁCTER NIVELES
Sociabilidad ****
Excitabilidad **
Agresividad animal ***
Motivación para el trabajo ***
Voluntad de complacer ***
INSEGURIDAD NIVELES
Miedo por nervios *
Miedo por ruidos *
Miedo por sospecha *
ADAPTABILIDAD NIVELES
Adaptabilidad a la casa ***
Adaptabilidad al terreno ****
Adaptabilidad a las perreras ***
CAPACIDAD DE APRENDER NIVELES
Nivel de concentración ****
Tasa de retención ***
* MUY BAJA / ** BAJA / *** MEDIA / **** ALTA / ***** MUY ALTA

Fuente: Perros de Caza.



1. Sensibilidades:


Las sensibilidades son la forma y el nivel de reacción del perro frente a estímulos externos.

En el beagle, como en otros perros de rehala (caza en jauría), estas sensibilidades son medias-bajas.

En primer lugar, la sensibilidad mental del beagle es media, lo cual indica que no reacciona muy excitadamente frente a diferentes situaciones de su entorno. En ocasiones el beagle puede mostrarse casi indiferente frente a las personas, objetos y animales que le rodean. Sin embargo, esta sensibilidad no es baja. El beagle es un animal bastante curioso y generalmente observa lo que sucede a su alrededor con detenimiento pero sin alterarse o asustarse demasiado.

Por su parte, la sensibilidad corporal en el Beagle tiene un nivel bajo, esto se debe a que su condición de cazador le exige superar obstáculos físicos resistiendo el dolor y las otras molestias. Por ello el beagle tiene un umbral de dolor bastante mayor que los demás perros de su tamaño. No es raro ver al beagle correr entre cercos o arbustos con púas, terrenos fangosos o pisos helados o muy calientes, etc. Sin mostrar el mas mínimo signo de malestar o incomodidad.

La sensibilidad auditiva es media. Lo cual le permite sopotar bien los sonidos fuertes, incluso de armas sin alterarse demasiado y ello también concuerda con sus cualidades de cazador.

Por último la sensibilidad mas desarrollada del beagle es la Olfativa. En efecto, el beagle, como buen sabueso, se guía preferentemente por su olfato para encontrar su presa. Su misma anatomía está diseñada para favorecer esta sensibilidad: Su cuello es robusto y lo suficientemente largo para permitirle mantener la cabeza pegada al piso. Su nariz es fuerte, grande, sus ventanas nasales amplias y sus patas son cortas.

Esto nos lleva a entender que el Beagle depende mucho de su nariz para entender el mundo. Todo lo capta preferentemente por su éste órgano. Reconoce a sus amos mas por el olor que por los demás sentidos, sus juegos buscan desarrollar su habilidad odorífera, es capaz de discriminar gran cantidad de olores y seguir rastros a través de enormes distancias. Su voracidad se relaciona mas con el sentido del olfato que con el del gusto, por eso el beagle se traga la comida casi entera siempre que le huela bien.

Esta aguda sensibilidad nos enseña mucho de las cualidades de éste perro. Su adiestramiento debe realizarse teniendo en cuenta esta peculiaridad, aprovechándola e incentivándola para conseguir la respuesta deseada del perro. Es decir en el adiestramiento del beagle sirven más los estímulos odoríferos que los visuales o auditivos. Si el beagle percibe que usted tiene algún suculento premio hará muy bien lo que le pida. Los premios alimenticios pueden sustituirse por otros que el perro identifique por su olor (un guante, una prenda de vestir, una pelota)

Muchos propietarios de beagles se angustian por que su perro olfatea y escudriña mucho entre la basura. Ello es lógico teniendo en cuenta su sensibilidad olfativa, pues el olor producido por los alimentos y materiales en descomposición es más fuerte e intenso que otros olores, por ello es mejor mantener la basura bien tapada, en lugar de estar castigando al perro constantemente.

Esta sensibilidad también es importante a la hora de establecer el sitio donde el beagle hará sus necesidades fisiológicas. Si se premia al perro de forma conveniente el reconocerá rápidamente donde es "su sanitario". Aquí también el castigo es contraproducente.

2. Instintos


Los instintos de los beagles tienen un nivel medio-alto.

Instinto de muestra: Es la capacidad innata del perro para mostrar la caza. El beagle efectúa esta función a través de sus ladridos, mas frecuentes y eufóricos a medida que se acerca a la presa.

Instinto de cobro: capacidad innata para traer la pieza de caza a su líder o cazador. El beagle respeta la jerarquía del hombre, si está debidamente entrenado y le entregará la presa por que su mayor satisfacción es efectuar la caza.

Instinto de caza: capacidad innata para perseguir y hacer presa a la caza. El mayor de todos los instintos del beagle es el de cazar y por ello presenta un nivel muy alto de desarrollo. Como se ha dicho, en función de este instinto se desarrollan todas las demás características psicológicas del perro.


3. Carácter


La excitabilidad en el beagle es baja. Se trata de un perro que no se altera fácilmente. Él observa las situaciones y luego reacciona. Esto puede en ocasiones facilitar el entrenamiento en la medida en que el perro no se asustará ni se amedrentará frente a los estímulos negativos que suelen dar los entrenadores (cosa no plausible). Pero en ocasiones también puede dificultar la labor de adiestramiento por que el perro se desconcentra a pesar del estímulo que le demos.

Como se dijo, el beagle corre y a la vez que ladra de acuerdo a su proximidad de la presa. Su excitación aumenta cuando está cerca de su objetivo y ello le lleva a ladrar para avisar a su amo. Esta característica en ocasiones se traduce en un rasgo que a muchos propietarios citadinos no les agrada: Cuando el beagle es muy sedentario, cualquier cambio en su entorno lo llevará a ladrar insistentemente y muchos amos reprimen ésta conducta, con lo cual confunden al perro quien simplemente está avisando una circunstancia que debe ser constatada por su amo.

Se debe tranquilizar al perro cuando esto sucede y mostrarle que no existe ningún motivo para su exaltación. También debe ser premiado cuando nos advierta de un peligro real.

Es un perro noble y no agresivo. El beagle tiene un nivel medio en esta característica, lo cual indica que resistirá cualquier castigo de su amo. Esto también se deriva de sus características venatorias. Todos los perros cazadores deben dejar que el amo sea quien tome la presa. A pesar de la ansiedad que siente el beagle por alcanzar su objetivo, una vez llega a él deja que sea su amo quien lo cace.

Sin embargo su nivel de agresividad no puede ser muy bajo, puesto que en este caso rehusaría ir detrás de la presa.

La valentía y agresividad del beagle no se expresa en su voluntad de combate sino en su capacidad de llevar a cabo cualquier acción para conseguir la presa. Por tanto no se lo debe forzar al combate ya que esto le producirá mucho estrés.

La nobleza le permite al beagle amoldarse bastante bien a las rutinas del hogar. Dentro de los perros de rehala, el beagle es uno de los más atractivos para vivir con la familia.

No se debe abusar de la nobleza del beagle infligiéndole graves castigos so pena de obtener un perro nervioso.

La nobleza se Beagle entra en conflicto con su independencia y ello produce que su voluntad de complacer al amo tenga un nivel medio. Generalmente hace lo que el amo le indica, pero en ocasiones hace lo que él quiere. Son sus momentos de libertad. Esto saca de casillas a muchos propietarios que quisieran tener un perro casi robotizado, autómata, sin voluntad.

Motivación para el trabajo. El beagle generalmente está dispuesto a realizar cualquier actividad física. Puede pasar de un estado de reposo a uno de actividad sin alterarse ni demorarse demasiado. Este comportamiento está asociado a su instinto de caza, y por ello su disposición de trabajo se relaciona con salir a olfatear, a jugar, a caminar, a perseguir un objeto, a hacer ejercicio. Los propietarios del beagle saben que a estos les "gusta la calle" por que es allí donde ellos encuentran un universo de olores y objetos nuevos que les permiten desarrollar sus capacidades innatas.

Por esta razón, se los debe procurar sacar a pasear frecuentemente, intentando hacer recorridos diferentes que exciten sus sentidos, de esta forma estarán tranquilos, desestresados y cansados y "un beagle cansado, es un beagle educado".

Las salidas a la calle no se deben reducir a dejar amarrado el perro a una banca del parque mientras hablamos con nuestros amigos, por que ello frustraría más al perro, quien necesita explorar, rastrear y ejercitarse.

Independencia. Definitivamente el beagle es un perro independiente, que toma sus propias decisiones y resuelve los problemas a su modo. También esto proviene de sus cualidades venatorias (para la caza). Todos los sabuesos son independientes. Ello no quiere decir que no obedezcan a su amo, o que no le tengan una gran devoción. Lo que sucede es que en la función de caza es deseable que el perro tome sus propias decisiones. Si para dar cualquier paso un beagle tuviera que estar consultando a su amo nunca lograría dar captura a la presa.

Generalmente el beagle se adelanta a su amo siguiendo velozmente el rastro, penetrando en la espesura, escalando, saltando, corriendo, nadando y finalmente anunciando el hallazgo de la presa a través de sus característicos y armoniosos ladridos.

Nada de esto puede ser hecho por una raza faldera, temerosa, que mira todo el tiempo a su amo pidiendo aprobación.

Sin embargo, en la ciudad, un beagle sometido a estrés, puede escaparse velozmente apenas se le presenta la oportunidad de una puerta abierta. En este caso es importante no presionarlo demasiado a que regrese sino incentivarlo, incluso con comida.

Es un perro sociable. El que sea independiente no lo hace un perro tímido, huraño o solitario. La raza fue diseñada para cazar en jauría. Los perros se guían los unos a los otros y todos llegan a la presa. Por esto el beagle debe estar en contacto frecuente con sus amos y con otros perros. No es deseable mantenerlo sólo. Las situaciones de aislamiento pueden producir en el beagle un nivel de ansiedad que lo puede llevar a realizar grandes destrozos, si los amos no han tomado las precauciones necesarias. Nunca subestime la potencia de éste animal, él es muy capaz de destrozar completamente una habitación en poco tiempo. Aunque esto rara vez ocurre, es mejor prevenir intentando mantener su perro cerca de usted y de otras personas y animales.

4. Inseguridad


El beagle no es un animal inseguro. Todos los niveles de inseguridad tienen un nivel muy bajo en su perfil psicológico. Aquellos ejemplares que tienen problemas por nervios, generalmente se lo deben más a la educación recibida que a su disposición genética.

El Beagle es un perro arriesgado de gran valor e intrépido. Muchas veces escuchamos a sus propietarios quejarse diciendo que son perros "locos", "brutos", por que su valor los lleva a realizar acciones que parecen casi suicidas. No podía ser de otra forma para una raza que fue creada para internarse en los bosques con el objeto de buscar animales salvajes, veloces, inteligentes y en algunos casos agresivos. Por ello el beagle no debe sentir miedo de enfrentarse a nuevas situaciones, ruidos, animales, personas o cualquier evento estresante.

No se preocupe mucho por el beagle, a pesar de su pequeño tamaño él es capaz física y psicológicamente de hacer cosas que lo sorprenderán.

Este arrojo del beagle debe ser incentivado, ya que es una cualidad natural, no un defecto. Esto también se puede lograr con el entrenamiento. Es muy importante que el beagle tenga metas en la vida, y esas metas se las dan sus amos. Cuando los amos no le proporcionamos actividades, ellos se estresan y se "inventan sus travesuras", y aquí vienen los problemas de destrucción de objetos, ladridos constantes, nerviosismo etc.

Toda la energía del beagle debe ser encausada, ya que reprimirla puede constituirse en un muy grave error.

5. Adaptabilidad


Como se dijo anteriormente el Beagle se adapta bien al mundo y circunstancias que le rodean. Por ello se acomoda bien a la vida en un hogar, sin importar su tamaño. Vive bien en espacios amplios o reducidos siempre y cuando se lo saque frecuentemente a la calle.

A pesar de que prefiere vivir cerca de sus amos, puede adaptarse a vivir en perrera, aunque siempre estará intentando acomodarse sobre la cama de sus propietarios.

Su mayor nivel de adaptabilidad se encuentra en el terreno, ya que puede trabajar en todo tipo de éste, sin ningún problema. No rehúsa entrar al agua, al fango, a terrenos áridos, quebrados, empinados, pedregosos. Es buen escalador y no le dan miedo las alturas.

En la convivencia todo esto se traduce en que se debe tener cuidado en como se disponen las cosas de la casa, por que el beagle puede ingeniárselas para trepar y alcanzar su botín.

6. Capacidad de aprender


La capacidad de aprender del beagle tiene un promedio medio-alto

El beagle se concentrará durante su adiestramiento, siempre y cuando tenga estímulos para hacerlo. Especialmente odoríferos.

El beagle tiene dotes para seguir rastros a larga distancia. Es decir, es un perro concentrado y perseverante cuando define un objetivo. Esta cualidad es vista como un defecto por muchos propietarios, quienes afirman que su perro es testarudo y obstinado. Pero, estas personas están desconociendo una característica innata del beagle que no se debe reprimir sino encausar para obtener todo el maravilloso potencial de éste perro.

En efecto, la concentración del beagle es mayor que la de la media en su clase y por ello es fácil de entrenar, contrario a lo que muchos piensan. Para lograr el entrenamiento hay que aprovechar su buen olfato y su voraz apetito y con ello el perro hará todo lo que su amo le ordene.

El entrenamiento debe ser consistente. Deben utilizarse órdenes claras y dársele un objetivo al perro. Nunca jugar con sus expectativas castigándolo y siempre procurar dejarlo hacer uso de su iniciativa para resolver los problemas.

Su tasa de retención es media, por ello en el adiestramiento es necesario hacer bastantes repeticiones y una vez que aprenda debe ser reforzado periódicamente.

Espero que la información aquí suministrada sirva, cuando menos, para resolver algunas dudas que rodean la conducta del beagle. En las próximas entregas profundizaremos en otros análisis.

Cualquier comentario por favor remitirlo a beaglecolombia@yahoo.com o a la Web de Beagle Club http://espanol.geocities.com/beaglecolombia/


José Castrillón
Criador


AUTOR


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal
canadian online pharmacy reviews :: order pills here