Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
:  
Autor minimum
Publicado: 22/8/2005
Leídas 34173 veces
Tamaño 35.08 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Importancia de la estimulación temprana ante estímulos aversivos en los cachorros aspirantes a Perros de Búsqueda.


por Daniel Orlando Viuche Álvarez,
Diana Angélica Guerrero Higuera
Agosto 2005



RESUMEN
En situaciones de emergencia se presentan diversos factores, como piso inestable, ruido, humo, oscuridad; entre otros, que podrían causar desconcentración, miedo y pérdida del deseo de búsqueda en el perro, una adecuada exposición desde cachorro a estímulos similares genera confianza, y un mejor desempeño del perro de búsqueda bajo estas condiciones.

OBJETIVO
Dar a conocer la importancia de la estimulación temprana ante diferentes factores en cachorros que serán en el futuro perros entrenados para operaciones de búsqueda.

OBJETIVOS ESPECIFICOS
Dar a conocer algunas pautas e indicaciones acerca de la estimulación en los cachorros destinados a ser perros de búsqueda.

Crear conciencia en los grupos de rescate sobre la necesidad de recibir a los perros desde cachorros y estimularlos tempranamente.

Fomentar el incremento de aptitudes en los cachorros a través de estímulos cualitativos, que no reciben ordinariamente, a fin de mejorar sus capacidades en las futuras labores de búsqueda.

Antes de comenzar a hablar de los estímulos, haremos referencia al aprendizaje canino, debido a que el proceso de desensibilización del cachorro ante factores aversivos, implica en si un aprendizaje.

PROCESOS DE APRENDIZAJE
Empecemos por definir aprendizaje, aprendizaje es un cambio relativamente permanente del comportamiento que ocurre como resultado de la práctica. En esta definición es preciso distinguir tres aspectos:

1. Cambio: El aprendizaje es un proceso interno evidenciado por cambio en el comportamiento.

2. Relativamente permanente: se incluye en la definición para distinguirlo de cambios pasajeros y para indicar al mismo tiempo que no dura indefinidamente.

3. Resultado de la práctica: en muchos casos la presentación repetida del estímulo es el factor básico en el aprendizaje. Y cambios en el comportamiento debidos a crecimiento, trauma o instinto no se consideran como reflejo del aprendizaje. (Ardila 1980).

Otros autores como Domjan y Burkhard (1990) agregan que “el aprendizaje es un cambio duradero en los mecanismos de conducta, resultado de la experiencia con los acontecimientos ambientales”.

Por lo que suministrar experiencias y acontecimientos ambientales desde etapas tempranas en la vida del perro, cobra vital importancia para mejorar sus capacidades físicas y mentales, dando así un mejor desempeño en la labor de búsqueda.

TIPOS DE MEMORIA EN LOS PERROS
Dentro de los procesos de aprendizaje nos es de gran utilidad conocer los tipos de memoria de los perros;

1. MEMORIA MECANICA: Es la capacidad de recordar movimientos realizados anteriormente y de poderlos reproducir. (Por ejemplo el perro que aprende a pasar una pasarela, luego sabe la forma correcta de mover las patas para mantener el equilibrio y caminar de forma segura).

2. MEMORIA AFECTIVA: Es la capacidad de recordar y reproducir estados de animo relacionados con unas condiciones determinadas (por ejemplo, ver que el amo coge la correa excita al perro, que se prepara para salir a pasear).

3. MEMORIA ASOCIATIVA: Es la capacidad de relacionar una acción con una palabra (orden del amo) y, por lo tanto de efectuar aquella acción determinada cuando oye aquella misma palabra. (Frosolini 1998).

ESTIMULACIÓN TEMPRANA
Las primeras experiencias en la vida de un organismo son básicas en el comportamiento posterior. Cuando este nace comienza su interacción con el ambiente inmediato. Hebb neuropsicólogo, habla de dos tipos de aprendizaje; Temprano: en el cual se forman asambleas celulares que son los bloques principales, con los cuales se construye el comportamiento; estas asambleas celulares requieren para su formación repetidas experiencias y se forman lentamente; el segundo tipo de aprendizaje, Posterior: consiste en el encadenamiento de asambleas celulares para formar secuencias de fase, esta unión posibilita el comportamiento complejo que observamos en el organismo adulto. Esto implica que un organismo sin experiencias tempranas privado de ellas de forma artificial, será incapaz de tener un comportamiento normal. (Ardila 1980), por lo que se debe proveer al cachorro de un ambiente, que permita el desarrollo de las capacidades físicas y sensoriales requeridas para ser un buen perro de búsqueda, dentro del que se puede tomar el juego como base importante del aprendizaje, enriqueciéndolo con una gran variedad de escenarios y condiciones tanto urbanas como rurales, que incrementen su banco de memoria lo cual contribuirá de manera significativa a la resolución de problemas en el futuro.

Las experiencias tempranas en canidos son de gran importancia, tanto así, que en lobos durante la primavera cuando los lobeznos cuentan con tan solo dos meses de edad empiezan la exploración del territorio cercano a su madriguera y la interacción con el medio, reaccionando ante los estímulos que este presenta; A medida que pasa el tiempo los lobeznos comienzan a buscar su lugar en la manada, acompañando a su madre antes de los cinco meses en cacerías simples y hacia los siete meses a la manada en cacerías más complejas, cabe anotar que no participan activamente de la cacería , solo están como gregarios en un proceso de aprendizaje, que se medirá en el invierno cuando las posibilidades de conseguir alimento son más escasas y muchas de las manadas se dispersan dejando a los lobos jóvenes a merced de sus 8 a 10 meses de experiencia y solo aquellos que tuvieron el suficiente número de experiencias adecuadas lograran sobrevivir.

PREPARACIÓN
La preparación de los perros de rescate debe iniciarse tempranamente y teniendo en cuenta el desarrollo mental de los cachorros, a fin de aplicarles ejercicios de acuerdo a su capacidad mental, con esto en mente podemos decir que:

A los 21 días la capacidad mental del perro es 0 y depende totalmente de su madre quien es la que le provee calor alimentación y protección.

De los 21 a 28 días se inicia la fase de despertar de los sentidos, de interacción con el medio que los rodea y su introducción a la sociedad.

De los 28 a 49 días el sistema nervioso central y la mente se desarrollan en busca de una forma adulta.

La 7ª semana es critica ya que es la mejor para introducir la presencia del guía y que el cachorro empiece el proceso de perder vínculos con su madre hasta el destete que se hará entre la 10a o12a semana. (American Rescue Dog Association, 2002.)

El carácter de cachorro se forma por lo que ha aprendido, este proceso se inicia en la semana 16 cuando inicia el desarrollo de independencia y disciplina.

Alrededor de las 7 semanas y hasta los 6 meses de vida del cachorro. Se hace la impronta con el guía, la estimulación natural del uso y temprano desarrollo del olfato, el ejercicio físico racional y multiforme, la solución autónoma de problemas, el juego, la socialización intra e interespecífica, y la tolerancia gradual de ambientes y situaciones moderadamente estresantes.

Es importante fortalecer las características favorables de la especie, adquiridas a través de la evolución en la formación y el desarrollo del individuo.

El juego. Esta es la palabra clave para la etapa de preparación, el juego desempeña un papel muy importante dentro del aprendizaje ya que es por medio de este que los jóvenes animales desarrollan las habilidades necesarias para desempeñarse en la vida adulta, es una forma activa de aprender.

Es común pensar que la principal función del juego es preparar al individuo para el futuro. Sin embargo, el juego en los animales también puede tener un efecto a corto plazo (Martin y Caro, 1985), se sugiere que diferentes formas de comportamientos involucrados en el juego pueden tener consecuencias a corto plazo en el desarrollo, como por ejemplo, la mejora en el control de las capacidades motoras, resistencia y fuerza física (Pellegrini y Smith, 1998). (En Smith 1982)

HABITUACIÓN A ESTÍMULOS NORMALMENTE AVERSIVOS
En el futuro, el sujeto se encontrará en medios ricos en estímulos que para un perro común y corriente son amenazadores, y por lo tanto existe el riesgo de que intente evitarlos escapando de la escena y por ende no realizando su trabajo, o puede que trabaje pero bajo una tensión que disminuirá su desempeño.

El cachorro desarrolla su visión del mundo que lo rodea, registrando todo lo que en este tiempo percibe como positivo como algo normal. De esta manera, el perro se va formando un sistema de referencias mediante el cual puede evaluar o comparar nuevas situaciones que se le presentan en su vida posterior. Para construirse un buen sistema de referencias el cachorro tiene que vivir las experiencias correspondientes. (Conciencia-animal)

El objetivo principal es el aprendizaje súbito que tiene lugar cuando un perro es capaz de resolver un problema sin recurrir al método de ensayo y error es decir, es capaz de emplear información obtenida en un contexto, para resolver un problema surgido en un contexto diferente. (pozuelos)

Es importante acostumbrar tanto al perro como a su guía a trabajar en medio de fuertes factores distractores, que pueden encontrarse en un área de emergencia como son fuego, humo, maquinaria encendida, ruidos de sirenas, gritos, ambiente pesado, agua, pasos por zonas inestables entre otras con una meta concreta, la búsqueda, sin prestarle demasiada atención a las distracciones. Este proceso debe hacerse de forma gradual y cautelosa.

PROCESO DE DESENSIBILIZACIÓN DEL CACHORRO
Este proceso se puede iniciar tempranamente en el cachorro al rededor de las 6 semanas cuando aun se encuentra con su madre y busca poder ir introduciendo al futuro perro de búsqueda en pequeñas condiciones similares a las que tendrá que trabajar en su vida adulta con el fin de que se familiarice y aprenda a verlos de manera muy cotidiana.

Estos factores que se le suministraran en su desarrollo y que incrementaran su tolerancia a los mismos, además de su confianza en el desempeño de su labor final, generaran un perro más estable, con menos tendencias a la desconcentración durante el trabajo, una mayor facilidad para superar obstáculos, una mínima tendencia a la huida, una mayor tolerancia al ruido, y una mejor capacidad de utilización de su olfato.

Ahora bien, la pregunta es; ¿cómo aumentar las capacidades físicas y mentales de estos cachorros sin llegar a causarles daño?; Con un aumento gradual de los estímulos, en combinación con el juego agradable durante la permanencia de estos, sin exceder los tiempos de exposición, trabajando entre 5 a 10 minutos, una o dos veces por día como máximo ya que los cachorros tienden fácilmente a la desconcentración y perdida de motivación por el juego si encuentran algo que les llame la atención.

A continuación

Se exponen unas pequeñas pautas que ayudaran a brindarle a los cachorros variedad de situaciones, que permitan aumentar su repertorio de respuesta ante problemas que se le puedan presentar en una futura intervención y así puedan iniciar el trabajo de búsqueda con mayor facilidad y confianza.

HABILIDADES MOTRICES
Previendo también que en las futuras emergencias, especialmente las urbanas, el desplazamiento se hará sobre terrenos irregulares e inestables, es preciso que el perro pueda trepar, saltar, tantear, mantener el equilibrio, arrastrarse, entrar a túneles y demás mientras hace un rastreo. Recordando que estamos hablando de un cachorro, se sugieren aproximaciones sucesivas, pasando por obstáculos de complejidad gradual que poco a poco, sin riesgo y como algo normal, exigir esas habilidades de manera espontánea, en medio de ejercicios atractivos para el cachorro como la "cacería" del guía o entre unos y otros, o al llegar a la comida. Dentro de un marco de resolución autónoma de problemas que contienen esos obstáculos.



Paso a través de diferentes obstáculos con el juego como incentivo

TEXTURAS
En la séptima semana los cachorros se familiarizan con los lugares y su entorno, estos por lo general son superficies con uno o dos tipos de textura; que en una situación de emergencia son las que menos se presentan. Estas texturas casi siempre son pasto y un piso liso en la mayoría de los casos planos, haciendo que nuestros cachorros crezcan durante la etapa de familiarización con su entorno sin más texturas, como barro, plástico, metal, papel, madera, cartón, superficies rugosas, que producen ruido al ser pisados o que se encuentren en algún grado de inclinación, produciendo que se invierta mucho tiempo en estimulación durante la edad adulta acostumbrando al perro a diferentes superficies, por lo tanto, si estas estimulaciones se realizan a temprana edad del cachorro podemos tener un perro más a gusto en su entrenamiento de búsqueda.

El cachorro, a partir de las 6 semanas se estimula a caminar por superficies con diversidad de formas y texturas; empezando con papel, luego este mismo papel se arruga a fin de que encuentre una textura diferente y ruido al pasar; posteriormente se coloca encima del papel un plástico que producirá más ruido y aumentara la deformidad del piso, el siguiente paso será colocar una superficie con una buena irregularidad, las cubetas de huevos son una buena opción, o pequeñas piedras muy juntas; hacia los tres meses se le introduce en la zona de escombros aumentando el grado de complejidad gradualmente; Esto permitirá que el cachorro se familiarice con estos elementos además de condicionarlo a que este tipo de texturas le representa un mayor juego que el común en el parque. Así, cuando inicie su entrenamiento de búsqueda será más grata esta labor, en este momento se le pueden dar diversidad de objetos en formas y colores para que los reconozca. Y de esta forma con ayuda de su guía, aprenda que este no lo expondrá a algo que le haga daño, aumentando su confianza en él.



Paso por diferentes texturas; papel, cajas de huevos, plástico, torre de plástico y caja de huevos arena, rocas y finalmente escombros.



INESTABILIDAD DEL PISO
Las superficies inestables son otro problema con el que tenemos que luchar a diario en los entrenamientos de perros de búsqueda, ya que muchos de los perros que ingresan como novatos a los entrenamientos no saben controlar la forma de caminar ni sus impulsos, por lo que terminan golpeándose al querer llegar prontamente al lugar del escondite. Por tal razón la aplicación del anterior punto sumado a este nos darán perros con una mayor capacidad de respuesta a las estructuras inestables generando un animal con mejores reflejos y mayor control de su cuerpo.

Este proceso se inicia colocando al cachorro sobre una espuma que se hunda con el peso del animal, continuando con superficies lizas que no permitan que este se adhiera y camine bien, para después ponerlo sobre una tabla que tiene por debajo de ella algunas piedras semi redondas que le generan inestabilidad está no debe encontrarse a más de 2 centímetros del piso a fin de que el perro sienta que tiene un lugar seguro donde llegar si el estimulo es muy fuerte. A medida que el perro se habitúe con esta situación se aumenta gradualmente la inestabilidad y la altura, además se agregan texturas y objetos o pequeños obstáculos, que deben ser atravesados bien sea por encima o por debajo, los cuales darán mayor capacidad de respuesta a los cachorros.

ALTURAS
Este es uno de factores que más asustan tanto a perros como a guías y en el que se debe mantener el mayor cuidado posible por seguridad de ambos, además en el que se puede intervenir tempranamente para que no se presenten renuencias durante las labores de búsqueda, por parte del perro y que mantenga la concentración en la búsqueda sin descuidar su equilibrio. La altura genera el mayor problema para muchos de nuestros perros por encontrarse habituados a estar siempre con los pies en la tierra y el hocico al nivel del piso, además por que su visión no les permite obtener una buena imagen de profundidad, por lo que ellos verán una pequeña altura como un abismo y es esto lo que más miedo les produce, el acompañamiento del guía en este proceso de confianza se hace supremamente necesario para dar seguridad al animal.

Este proceso se inicia con el anterior paso de inestabilidades, en el cual el perro se mantendrá sobre una tabla inestable, pero que nos limita hasta cierto punto la altura. Ahora el proceso se aumenta de tal forma que el perro pueda caminar sobre una pasarela inicialmente estable a 50 centímetros en compañía de su guía, a medida que el cachorro toma confianza puede ir incrementando la altura y la distancia entre el perro y el guía hasta que el cachorro sea autónomo, otra forma puede ser: primero con escaleras de escalones cerrados en la cual el cachorro avanza y ve incrementar la altura a sus lados, posteriormente cambiaremos estas escaleras por una de escalones abiertos es decir aquellas escaleras que no tienen tapa entre escalones y que al verlas, el perro solo obtendrá una imagen de líneas paralelas y en el fondo la altura que se verá incrementada a medida que avance. Además podemos llevar nuestro cachorro a lugares como terrazas, balcones, puentes peatonales, o lugares elevados que poco a poco le ayuden a superar a su rechazo a la altura. Es importante que el guía acompañe al cachorro en las alturas y le demuestre que estos obstáculos son superables por los dos, el fin de realizar esta labor es aumentar también las capacidades motrices del guía, incrementar el vinculo entre guía y cachorro, demostrándole al perro que esta actividad es segura y que su guía nunca lo pondrá en lugares que le pueda causar daño.



RUIDOS
Este estimulo para algunos perros no tiene importancia, pero otros son muy sensibles a determinados ruidos, sobre todo a las detonaciones y las sirenas, por esto la ejecución de estímulos sonoros para los perros se debe realizar de forma gradual tanto en intensidad, como duración y tipo de ruido. En la mayoría de los casos el perro tiende a huir del lugar o buscar protección debajo del guía dejando de un lado su labor y rehusándose a ingresar al escenario de nuevo, son estas las reacciones que intentamos reducir o eliminar con este proceso.

La estimulación de los cachorros se puede iniciar alrededor de la semana 6 procurando ruidos de diferentes tonalidades como graves y agudos, pero todos con una intensidad baja, luego de haber logrado familiarizar al cachorro con estos sonidos y notar que no se molesta o les pone atención mientras se encuentra jugando animosamente, se puede decidir subir la intensidad, luego de repetir este proceso algunas veces y notar que el cachorro no se interesa en estos sonidos se podrá introducir ruidos súbitos de baja intensidad y posteriormente se introducirán ruidos de alta intensidad, siempre se procurará que los cachorros se sientan a gusto durante la producción del ruido y que le presten la menor atención durante la ejecución del mismo, para finalizar se utilizan diversos equipos encendidos iniciando en la propia casa con la aspiradora, la licuadora y electrodomésticos similares. Vale la pena indicar que la tranquilidad con la que se comporte el guía es muy importante además de prestarle la menor importancia a los ruidos; esto a fin de que el perro se encuentre tan tranquilo como su guía con cualquiera de los estímulos y esta tranquilidad que le muestra su guía él la tomara como una característica de seguridad de la zona.

HUMO
Este factor no se encuentra muy presente en las emergencias en las que normalmente intervienen los perros de búsqueda, pero si es muy común en los perros investigadores de incendios, ahora bien la no presencia normal no indica que no sea necesario trabajar con este factor, ya que aunque el lugar donde trabajen nuestros perros no se encuentre incendiado o produciendo humo los alrededores si pueden presentar esta característica y afectara el ambiente en general.

Estimular nuestros cachorros tempranamente a la tolerancia del humo puede llegar a ser supremamente contraproducente para su salud así como para su olfato en el trabajo futuro, por lo que se recomienda no someterlos a ningún contacto con humos incluyendo el del cigarrillo hasta que el perro cumpla los 6 meses. Después de esta edad el perro se podrá enfrentar al humo de forma muy pequeña y gradual en lo posible se utilizara humos producido por maquinas de discotecas que tienen olores diversos y no tóxicos con el fin de no lastimar las mucosas de los perros ni llegar a intoxicarlos, solo se busca saturar el ambiente para que el perro se habitúe a la saturación del medio e incremente su concentración en la búsqueda del olor humano durante sus entrenamientos de búsqueda aunque se encuentre mimetizado por un ambiente totalmente enrarecido por el humo de la maquina.

OSCURIDAD
Aunque este factor no es muy complicado de manejar para los perros debido a su mejor visión nocturna que la nuestra, si nos presenta problemas cuando el perro se encuentra en un ambiente bien iluminado y se le quiere hacer ingresar a uno que esta en tinieblas, muchos de ellos rehúsan al ingreso o esquivan el lugar cuando se les da la orden de ingreso produciendo perdida de tiempo o dejar áreas sin revisar, por lo que el ingreso a zonas oscuras se hace necesario, más cuando en la mayoría de los casos los lugares en los que se busca se encuentra en total oscuridad.

El proceso de introducción a la oscuridad lo podemos tomar por dos lados bien iniciando con juego en lugares iluminados y súbitamente se quita la iluminación o viceversa se inicia en total oscuridad el juego y después se ilumina. Es importante incluir en este punto el ingreso a espacios pequeños y oscuros que se deberá realizar progresivamente empezando con un túnel corto en el cual es colocado el cachorro en la entrada y se estimula con juego a cruzarlo desde el otro lado, a medida que el cachorro se toma confianza en el cruce del túnel este se podrá alargar, reducir de diámetro, colocarle obstáculos, variar el grado de inclinación, y la textura.

AGUA
Para algunos perros el agua es un factor que les produce mucha atracción mientras que otros huyen despavoridos al tenerla cerca, por tal motivo se deberá trabajar desde ambas posibilidades, ya que en las emergencias no podemos permitir que un perro se desvié de su labor de búsqueda por correr a darse un chapuzón o en caso contrario huir del lugar por que en el se encuentra una tubería rota drenando agua para todo lado, es por esto importante que al perro que le gusta el agua pueda ser controlado por su guía o desensibilizar al que no le gusta para que no le huya a esta.

Tomaremos inicialmente a los perros que les gusta el agua:

Los cachorros de razas cobradoras como el labrador o el golden son los más susceptibles a desarrollar este comportamiento de ver el agua y correr a ella sin pensarlo dos veces. Por lo tanto se debe realizar durante su periodo de familiarización con el medio un trabajo de juego muy animoso alrededor del agua con el fin de enseñarle al cachorro que es más satisfactorio encontrarse fuera del agua que en ella, esto no indica privar el perro de este medio y en el también se realizaran juegos, pero con menor intensidad, para que en el futuro el perro también labore en lugares que presenten agua.

La respuesta de huida a la presencia de agua es mucho más común de lo que nosotros creemos y la mayoría de estos rechazos al agua se producen cuando se empieza a bañar a los cachorros, por que en el primer baño se produce el trauma al no hacer grata esta labor, por eso el primer baño debe realizarse con agua tibia en un lugar agradable para el animal y con cantidades mínimas de agua sobre el perro sin utilizar chorros directos por ser intimidadores para el cachorro, además durante este proceso hay que estimular el juego y la tranquilidad del animal. Es importante anotar que este primer baño sea realizado por el guía y no por los centros de belleza para perros, ya que este es un ambiente supremamente fuerte para el cachorro, además del hecho que no es un juego ni para ellos ni para las personas que realizan la labor. A esto se suma la necesidad de mostrarle primero el juego al perro en agua utilizando para tal efecto una tina pequeña con un nivel bajo de este liquido cosa que el perro sea puesto en esta y apenas se le mojen las patas, a medida que el animal se toma confianza se puede agregar agua de forma lenta para que el nivel aumente y de esta forma sin que el perro lo note estará con mayor cantidad de agua, algo bien importante es evitar que si el perro se queda sin apoyo del piso de la tina entrara en pánico por lo que este paso solo se deberá realizar en una sesión en la cual el perro este muy tranquilo, para que este cambio no lo afecte.

Otras acciones a tomar para que tanto el perro que le gusta el agua, como aquel al que no le gusta trabaje con este factor, es la presencia de esta en diferentes formas y cantidades. Así podemos generar con una manguera de jardinería una lluvia suave mientras que se juega con el bajo esta, posteriormente se puede incrementar la cantidad de la lluvia hasta llegar a producir chorros fuertes, pero estos no deben estar sobre el cachorro si no muy cerca produciendo ruido, con un flujo de agua en cualquier dirección menos en la que se encuentra el cachorro, preferiblemente cerca de él.

SOCIALIZACIÓN INTRA E INTERESPECIFICA
Los seres vivos son otro factor con el que interactúan los perros en su vida diaria por el simple hecho de existir, pero muchos de estos seres vivos pueden llegar a causarle daño a nuestros animales o producirles desconfianza o miedo si en algún momento estos lo afectaron traumáticamente, por ejemplo: es muy común oír a la gente decir que mi perro le tiene pánico a cierta raza especifica de perros por que un día un perro de esta raza lo mordió. Por esta y muchas otras razones nuestros perros de búsqueda y en este caso los que actúan en zonas rurales deben ser socializados con seres tanto de su misma especie como con otras especies. Entendemos como socialización un período y un proceso.

El período de socialización es el tiempo en el cual el animal presenta una mayor sensibilidad y durante el cual ciertos hechos o sucesos influirán en forma más intensa en su comportamiento, durante la adultez, que si ocurrieran antes o después de esta fase. (Bateson, 1979 en conciencia-animal.)

La socialización se inicia en el perro mas o menos, a las 3 semanas de edad cuando sus capacidades neurosensibles y motoras están lo suficientemente desarrolladas como para interactuar con el medio que lo rodea.

El período de socialización finaliza, dependiendo de la raza y de diferencias individuales, al cumplir el perro los 3 a 3½ meses de edad. (Freedman, King and Elliot, 1961, en conciencia-animal.)

Por el juego social con los miembros de su camada el cachorro aprende a entender y emplear signos de comunicación congénitos. Las interacciones con los adultos miembros del grupo le enseñan al cachorro como apaciguar a los individuos mas fuertes y agresivos. (conciencia-animal.)

Sin embargo, nuestros perros no sólo tienen que conocer y aprender a tratar con su propia especie sino que también con otras especies, especialmente con el hombre.

Por lo que iniciaremos permitiéndole al cachorro explorar todo lo que él quiera en un ambiente controlado que no represente peligro y en el cual entre en contacto niños, adultos, ancianos y otros perros de su misma edad y tamaño.

El siguiente paso es brindarle seres de otra especie, pero más pequeños como los que podría encontrar en una caminata por una pradera y en la cual se le puede permitir que explore todo lo que quiera, pero limitándolo sobre aquellos seres que le puedan causar daño o a los que el pueda causarles daño, por lo que utilizaremos la orden “NO” con este fin; esta orden no deberá ser agresiva sino fuerte, la idea es limitar la acción del cachorro no asustarlo. Por ultimo lo introduciremos a respetar los animales más grandes para lo que podemos utilizar una granja en la que se pueden encontrar vacas, caballos, etc. Y actuaremos permitiendo que explore lo que quiera, pero impidiéndole que se acerque a estos animales; cada vez que el perro se acerque demasiado al animal lo llamaremos o lo privaremos con la orden “NO” que utilizamos anteriormente con el fin que nuestro animal no moleste a estos seres.


Socialización Inter e intra especifica


CASO: ATENTADO TERRORISTA CLUB EL NOGAL
Por último haré referencia a un caso real en el que se presentaron estos estímulos aversivos al mismo tiempo:

En el atentado contra el club el Nogal el 7 de febrero de 2003 en la ciudad de Bogotá, después de la explosión se generó un incendio que demoró 4 horas en ser extinguido, posteriormente 5 horas más tarde de sucedido el hecho y habiendo recuperado todas las víctimas visibles se permitió el ingreso de los perros al escenario, este presentaba los factores antes expuestos: Superficies irregulares y con diferentes texturas como suele suceder en los colapsamientos de estructuras; una gran cantidad de ruido proveniente de las alarmas de los vehículos activadas por la explosión (la explosión se generó en los estacionamientos del club); luces intermitentes de estos mismos; humo por el incendio; gran cantidad de agua que se veía salir como lluvia de los techos y proveniente de las fugas superiores, chorros fuertes por la ruptura del sistema hidráulico contra el fuego, y estanques al agruparse en algunos pisos por los que debieron buscar los perros; cuatro pisos colapsados de forma laberíntica; en algunos lugares la oscuridad era total; también habían espacios tan reducidos por donde solo ingresaban los perros mientras que el guía tenia que esperar simplemente a que su compañero canino regresará o diera señal de haber encontrado a alguien; y los pisos superiores habían dejado grandes espacios en el piso que llegaban a tener una caída al vacío de unos 10 a 15 metros por donde los perros transitaron antes de llegar a un punto de búsqueda.

Por lo tanto, es necesario que los perros de búsqueda se encuentren altamente desensibilizados ante estos factores; ya que este tipo de eventos van a ser más comunes por la actual lucha contra el terrorismo, lo que incrementara la complejidad en el manejo de las situaciones razón por la cual los perros de búsqueda deberán encontrarse mejor preparados para enfrentarlas satisfactoriamente.


Tuberías rotas con escape de agua y daño estructural que produjo agujeros de hasta tres pisos de profundidad



Carros con alarmas encendidas que producían gran ruido que prendían y apagaban luces



Humo producto del incendio de 4 horas



Oscuridad total en algunas zonas




REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
ARDILA R, 1980. Psicología del aprendizaje. Siglo veintiuno editores s.a. México.
AMERICAN RESCUE DOG ASSOCIATION, 2002. Search and Rescue Dogs. Edition Howell Book House. United States of America.
FROSOLINI B, 1998. Los test para conocer a su perro. Editorial de Vecchi S.A.. Barcelona.
POZUELOS A. Etología Aplicada (4): Mi querido adolescente
SMITH, P.K. (1982). Does play matter? Functional and evolutionary aspects of animal and human play. Behavioral and Brain Sciences, 5: 139-184
Conciencia-animal. www.conciencia-animal.cl . La etología básica de perro.


GLOSARIO
Estímulo: Agente o condición externa o interna que a través de receptores sensoriales puede influir sobre un organismo produciendo una respuesta.
Estímulo aversivo: Es el que genera reacciones de fuga o timidez, algunas veces agresión; como acto reflejo, enmarcado en la actitud instintiva de supervivencia.
Impronta: Periodo inicial de socialización. Hacia el guía es un proceso mental complejo que hace que el cachorro considere al hombre como un congénere y por lo tanto que desee el contacto con el.
Instinto: Patrones de comportamiento comunes a la especie, que generan una tendencia innata a realizar ciertas acciones orientadas hacia un fin pero, sin previo conocimiento de este fin.
Socialización intraespecifica: Con seres de su misma especie
Socialización interespecifica: Con seres de otras especies.


Daniel O. Viuche A.
Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Bogotá D.C.
Colombia


AUTOR


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com