Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Raza:  
Autor minimum
Publicado: 19/10/2005
Leídas 5256 veces
Tamaño 8.18 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

APBT ¿casta o raza?


por Amalio Lasheras, oct - 2005


Replica al articulo : APBT ¿casta o raza?, Juan Jose Guglielmone

Sr. Guglielmone, me permito contestarle, por alusiones, para aclarar algunos puntos, ya que al estar fuera de contesto las citas que me relacionan podría llegarse a creer que estoy de acuerdo con lo que usted expone, y no es así. No obstante tengo que aclararle que lo hago con el máximo respeto y sin pensar en ningún momento que mi opinión tenga más valor que la suya.

En mi manera de ver las cosas, los Pit Bull, o American Pit Bull Terrier para ser más exactos, no cumplen los requisitos indispensables para ser considerada una raza. Más abajo le hago unas alegaciones copiando párrafos suyos y respondiéndole. No obstante me gustaría preguntarle, ¿por qué ustedes, los del Pit Bull, piensan que es un desdoro que no se considere raza a sus perros? En mi opinión tienen ustedes el último "grupo funcional" que sigue en activo entre todos los perros. Eso tiene un valor inigualable para todos los aficionados a la cinofilia a los que nos gusta ver al perro también en su faceta histórica. Los Pit Bull son el último vestigio de lo que eran los perros cuando la palabra "raza" no significaba lo mismo que hoy día y a los perros se los escogía por su capacidad de hacer un trabajo, no por su físico.

Hacer de los Pit Bull una raza es fácil si hay algún organismo oficial que lo desee, pero ¿merecería la pena? Eso son ustedes lo que deben valorarlo. Pero este es un tema que requiere mucho espacio. Si quiere ya podremos comentarlo alguna otra vez.

A continuación copio unos párrafos en los que usted me menciona en negrita y le contesto a continuación en cursiva, la copia es textual:

Dice el Sr. Guglielmone: "Como bien dice Amalio Las Heras, no se puede definir una raza por su función. Esto es una verdad, pero también es verdad que todas las razas responden a una, y a veces a varias funciones. Para eso se crea, ya que si no fuera así, nadie crearía una raza por ocurrencia o aburrimiento.

Para esto debe existir una afinidad genética, un registro y un Standard que diga cuales son las características de la raza."


Amalio Lasheras: Las razas no se crean para cumplir una función. El concepto de raza, tal como lo utilizamos hoy día, es moderno. Hasta más o menos mediados el siglo XIX los perros se escogían por su función, el capricho de las razas empezó en esa época y no surgió específicamente por fijar su capacidad de trabajar por lo que se hizo, sino por el capricho de lograr un físico determinado. De ahí surgen la infinidad de razas terrier, por ejemplo, o de razas de perros de pastor. Antes de eso los terrier eran perros, obviamente pequeños y sin raza, que cazaban ratas tuvieran el físico que tuvieran y los perros de pastor eran perros también sin raza, tal como pasa hoy en día con los perros de pastor de los pastores profesionales, ¿Cuántos perros de pastor de raza vemos pastoreando por los campos de nuestros respectivos países? Yo diría que muy pocos y esos de casualidad. Lo mismo ha pasado siempre con todos los perros funcionales de cuando el perro se elegía para trabajar. El concepto raza con un físico estandarizado es muy moderno.

Por supuesto tiene que existir un registro fiable. Uno, no dos. Cuando existen dos, ¿cuál es que vale?, ¿los dos? Entonces son dos razas. ¿Uno? Entonces habrá que escoger entre los Pit Bull de la ABDA o los del UKC. Eso por no contar con los demás registros que emiten muchos países e incluso criadores particulares.


Dice el Sr. Guglielmone: "En esto, los APBT tienen una ventaja, que deriva de:

    1) Existe mas de 1 registro que certifica el origen, y estos son independientes entre ambos, o sea la UKC no tiene vinculo alguno con la ABDA.

    2) La ABDA cuenta y utiliza un servicio de investigación de ADN para poder asegurarse de que realmente los animales provienen de donde se dice.

    3) El registro de los APBTs es mucho mas viejo que los AST. Tienen 50 años mas, o sea mas años que el mismo Sr Las Heras, y el doble de mi edad. O si les gusta mas, medio siglo."

Amalio Lasheras: Examinemos esas "ventajas":

    1) Si existen dos registros independientes y no existe vinculación entre ambos, es que existen dos razas, aunque ambas tengan la misma función. A eso tenemos que añadir que ambos estándares son diferentes y, si bien hay que reconocer que las diferencias son mínimas, no por eso dejan de ser diferentes.

    2) Los registros de ADN son muy recientes. Dicen mucho a favor de la organización que los emplea, pero no garantizan más que la autenticidad de los de unos pocos años a esta parte. Por otra parte sigue existiendo el problema de que haya dos registros y, por lo tanto: ¿dos razas?

    3) La vejez del registro no implica veracidad. El del Am Staff tiene solamente 69 años de antigüedad, pero está garantizado por el AKC. Con esto no quiero decir que el del UKC carezca de garantías ni sea menos antiguo, solamente es una aclaración. Con respecto a mi edad, creo que no hace al caso, no soy un niño y, si bien soy mayor, creo que todavía me rige la cabeza.


Dice el Sr. Guglielmone: "Para que uds sepan de que estoy hablando, aca les copio y pego un resumen de un registro de los perros Colby con 20 generaciones."Y sigue una relación de perros Colby.

Amalio Lasheras: El señor Colby era un particular. Muy famoso y con amplio crédito como criador… pero un particular. Su registro no es un registro oficial. No tiene más que un valor anecdótico a no ser que se refuerce con una referencia paralela en los registros del UKC o de la ABDA.

Dice el Sr. Guglielmone: "El problema real, como también dice Las Heras, es que la gente habla de "Pit Bull" apenas ve un perro que no sabe bien que es. Así todos los perros de tamaño medio, cabezones, con un buen físico, son llamados Pit Bull. Estoy seguro de que si alguna vez aparece un Dogo que sea marrón, se van a pelear para venderlos como Pit Bull!"

Amalio Lasheras: Eso es verdad. Pero no solamente eso, como la gente vea a algunos Pit Bull con las orejas sin cortar lo mismo lo confunde con cualquier raza de perdiguero, o también con un Am Staff, o con un Staffy, o con un "cualquiera sabe". Eso es un problema que deriva de la carencia de un estándar definitorio. O lo que es lo mismo: que cumpla como estándar. Usted puede consultar al Sr. Stratton él decía (cito de memoria): "Cuando ve a un Pit Bull usted puede creerse que está viendo a un sabueso con paperas, etc.

Dice el Sr. Guglielmone: "También influyo mucho en esto la "explosión social" que vivieron estos perros después de la década del 70 y 80, donde cualquiera decía ser criador, y se cambio por completo la forma de cría."

Amalio Lasheras: La puntilla para la raza fue, en mi opinión, la película y más tarde la serie de TV de "Our Gang", en 1930, eso hizo que la raza se popularizara y se empleara de forma masiva como mascota. En eso estamos de acuerdo. Otro detalle que la hizo mucho daño es que se sacara a la raza de su uso habitual, por mucho que a mi me desagrade ese uso, y se la empleara como perro de guarda y defensa. Pero eso es para ser discutido y analizado de una manera aislada.

Creo que deberían ustedes sentirse orgullosos de tener unos perros que son vestigios de lo que fueron todos los perros en el pasado: un exponente máximo de la función sin importar el físico.

Queda suyo afectuosamente y a su plena disposición,
Amalio Lasheras
 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com