Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
:  
Autor minimum
Publicado: 9/1/2006
Leídas 2795 veces
Tamaño 13.80 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

!Con todo el dolor de Mi Corazón! (II)


por Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros, dic - 2005



En mi tierra hay una molesta muletilla, para dar énfasis al argumento, que consiste en preguntar al interlocutor: ¿Tú entiendes lo que te quiero decir? A esa pregunta suelo responder: ¡Yo entiendo lo que tú me quieres decir si te explicas adecuadamente!

Pues bien, en el artículo anterior yo no pregunté si me entendían porque lo di por hecho pero, si alguno de ustedes duda sobre la posibilidad de que yo aconseje la eutanasia con relativa ligereza, está claro que ustedes no me entendieron porque yo no me expliqué adecuadamente.

La última especie contra la que yo atentaría (después de la mía) sería la de mi buen Truco. ¿Se imaginan el fracaso que supondría para mí el haber dedicado 15 años de mi vida al estudio del perro para acabar pensando que lo mejor es cargárselo a la primera molestia?

Para aclarar las dudas que algunos de ustedes puedan albergar, sobre mi opinión en este tema, es por lo que escribo este artículo. Lo escribo además en aras a la complicidad que hemos creado usted y yo a lo largo de tantos artículos sobre las andanzas de nuestra Kika y sobre todo, lo escribo porque me apetece. Si alguno de ustedes piensa que no hago más que lo políticamente correcto le aconsejo que tire este escrito a la papelera. Como usted sabe y a mi edad, lo políticamente correcto es algo que me importa un pito.

El que yo, como terapeuta, llegue a la conclusión de que debo aconsejar al dueño la eutanasia de su perro, se debe al análisis profundo de un gran número de variables. Esos factores son de orden fisiomorfológico, conductuales y de entorno. Trataré de reducírselo a los fundamentales y a la concatenación que lleva a la decisión final.

Partamos del supuesto clínico: Un perro ha mordido a un niño pequeño que es parte de la familia en la que vive el animal.

La anamnesis del caso nos lleva a una decisión de eutanasia. Para ello he tenido en cuenta los parámetros siguientes:

1.- El perro es de talla media o grande. Su mandíbula y la potencia de su mordida es capaz de producir la muerte o lesiones de gravedad a un niño menor de 12 años.

2.- Pertenece a una raza o línea en el que el número de agresiones hacia personas es elevado en la estadística clínica.

3.- Presenta, a juicio del experto, problemas derivados del factor miedo y de orden filogenético.

4.- Presenta agresividad por miedo frente a personas extrañas a la familia.

5.- Reacciona con agresividad ante el dolor o el miedo.

6.- El perro no ha sido socializado por el criador antes de su entrega ni jerarquizado por el dueño a posteriori.

7.- Se encuentra en una familia en la que ninguno de sus miembros está formado en comportamiento canino.

8.- El perro ya ha protagonizado un ataque a un niño de la familia.

Además de estos puntos o factores de decisión hay una serie de parámetros variables que afectan al resultado final como podrían ser el que el animal presentara además una agresividad del tipo preferencial, una causa orgánica incurable que le haga reaccionar con agresividad o que sea objeto de una reciente adopción y se encuentre en periodo de adaptación al nuevo territorio.

Hagamos ahora un somero análisis de estos ocho puntos enunciados.

1.- La ley de uso y tenencia de perros potencialmente peligrosos, vigente en España, aclara que las razas que están consideradas como peligrosas son aquellas cuyas características morfológicas hacen que un mordisco suyo ponga en serio peligro la integridad de una persona.

Todos sabemos que los individuos de una raza, de cuyo nombre no quiero acordarme, pequeña y con tres mantos distintos, muerden más que los cocodrilos pero no se considera peligrosa por el tamaño y potencia de su mandíbula.

Sobre este punto legal podríamos discutir con muchos y variados argumentos pero, como de lo que se trata aquí es de diferenciar al perro peligroso del inocuo, quedémonos con los conceptos de talla y mordida.

2.- Hay razas que son más propensas a presentar agresividad ya sea por características filogenéticos o bien, como suele ser el caso, por una selección artificial inadecuada y un nulo o deficiente proceso de socialización posterior. La estadística se presenta todos los años en determinadas revistas técnicas normalmente norteamericanas. Yo no diré que razas son pero en el ánimo del lector están sus nombres y sus "hazañas".

3.- En algún artículo que escribí sobre la ontogenia de Truco, les expuse los resultados de los trabajos que se habían realizado sobre la heredabilidad de la conducta en el perro doméstico. Una de las conclusiones a la que se llegó fue que no era significativamente distinta de cero, es decir, que no se heredan características como el temple, el equilibrio o la capacidad de aprendizaje súbito pero que desgraciadamente, todos los problemas derivados del factor si tenían cierta tendencia a heredarse.

Entre estos problemas podemos enumerar la emocionalidad alta, la hiperquinesis, la hiperactividad, el fallo en la comprensión de señales y la tendencia a la fobia innata. Estos animales, independientemente de su raza, pueden ser peligrosos en cualquier contexto o situación novedosa.

4.- La agresividad por miedo se deriva de un carácter expuesto en el punto anterior y resulta muy peligrosa en cuanto es muy difícil predecir el momento exacto del ataque si la persona que lo analiza no es un experto. Suele dirigirse hacia desconocidos, grupos de personas y sobre todo, hacia niños.

5.- Este punto es una reafirmación o diagnóstico diferencial del apartado anterior. Un perro fuerte y seguro, chillará cuando lo inyectemos pero jamás morderá la mano del dueño que lo sujeta cosa que si hará el miedoso.

6.- Independientemente de los factores expuestos anteriormente, la falta de socialización y de contacto con niños, sobre todo, durante la 8ª y 9ª semana de vida es la culpable de un gran número de casos de agresividad hacia ellos.

7.- Este, además de un factor, es un problema endémico entre los dueños de perros. ¡Qué pocos dueños se documentan y estudian comportamiento antes de meter un su casa una fuente de conflictos!

Eso que dicen los malos libros de que cualquier perro es bueno, que todos quieren a los niños y que cualquiera de ellos será una agradable compañía, es mentira. En muchas tiendas del ramo no le venden a uno el perro que mejor le va sino el que en ese momento, tiene el tendero.

Mi estadística particular indica que el 80% de los problemas de agresividad, sobre todo de la competitiva, es culpa de la falta de carácter del dueño o del antropomorfismo de los componentes familiares.

8.- Cuando el ataque al niño se ha producido, el animal ha aprendido que la mordida es una salida al conflicto. Desgraciadamente, en estos casos, el condicionamiento del perro requiere muy pocas repeticiones por lo que la posibilidad de que repita el comportamiento es muy alta.

Llegados a este punto del análisis, mi decisión es que hay que sacar al perro del territorio y apartarlo inmediatamente de los niños. ¿Qué podemos hacer con él?

A).- Mandarlo a un cortijo donde cualquier agresividad sería inhibida de inmediato por personas que normalmente no entienden de Etología pero si de educación del tipo: ¡O te ablandas o te ablando!

.- Regalárselo a nuestro vecino y hacerle la del pajarero pero esta vez, con premeditación y alevosía. ¡Lléveselo y verá que bien se lleva con los niños si estos no son malos!

C).- Llevarlo a una sociedad protectora y decirles que es un perro excelente pero que no podemos ocuparnos de él o decir la verdad y esperar a que nos comuniquen que lo han adoptado una familia con niños o que le han aplicado la eutanasia.

D).- Llamar a un adiestrador y que él elimine la agresividad de nuestro amigo.

Estoy seguro de que no podrá eliminar una agresividad filogenética por miedo sino paliarla y convertirla en menos predecible todavía.

De lo que también estoy seguro es de que erradicará, en un tiempo mínimo, la del tipo competitivo pero la erradicará hacia su persona... ¡No faltaba más! Un buen adiestrador tiene conocimientos más que suficientes para enseñarle al perro quien es el que manda y a quien no se puede morder. Con lo que ya no puede es con el carácter del dueño que recibe al perro con la misma agresividad y encima, adiestrado, dominado y buscando a alguien a quién demostrarle quién es y para esa demostración, nada mejor que su dueño o el niño al que ya mordió.

E).- Hablar tranquilamente con nuestro veterinario, exponerle nuestro problema, pensar en la integridad de nuestro cachorro humano y tomar una decisión indolora.

Para nosotros, ese paso llamado muerte, es muy complejo. Nos da miedo pensar que llegará nuestro momento y la certeza de que llegará nos hace vivir de una u otra forma pero, debo decirle que para Truco la muerte no existe porque ese conocimiento es lo que separa nuestra especie del resto de las que ocupan el planeta.

Quizás este último argumento no sea ningún factor de decisión pero si que nos otorga un consuelo a los que debemos optar por la última solución.

Y ahora, ¿Me entiende usted lo que quiero decir? ¿Me he explicado adecuadamente?
No estoy a favor de la eutanasia ni siquiera de la castración sin una causa muy justificada. Estoy a favor de tomar una decisión analizada, discutida y meditada y ser coherente con ella aunque sea con todo el dolor de mi corazón.


AUTOR


Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros E-mail : pacemvis@gmail.com
Web : www.etologiacanina.net , AEPE: Asociacion para el Estudio del Perro y su Entorno

Libros del Autor


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com