Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
:  
Autor minimum
Publicado: 16/5/2006
Leídas 4328 veces
Tamaño 10.92 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Comparación con la forma salvaje


por Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros, mayo - 2006



Les comentaba en un artículo anterior que nuestro perro, nuestro querido amigo, comenzó su andadura como animal domesticado hace unos 15. 000 años, en el Este asiático y procedente de muy pocos lobos.

Para entender por qué fue precisamente el perro el primer animal domesticado por el hombre necesitamos aclarar y definir algunos conceptos.

Animales domésticos son aquellos que se conservan, mantienen y alimentan en el territorio humano y que son utilizados en beneficio propio. El hecho de convertir una especie salvaje en animal doméstico implica una doble vertiente. Por un lado, el animal debe poseer preadaptaciones y potencialidades adecuadas para la domesticación y por otro, el humano debe tener el suficiente interés en su uso.

Para evaluar la adecuación de la forma salvaje a la domesticación, se requiere un conocimiento preciso de los aspectos de cada especie de animal doméstico (Hemmer, 1983).

En los albores de la civilización el hombre probó a domesticar muchas especies sin éxito. Algunas no se reproducían en cautiverio, como era el caso de los guepardos y otras aunque, tuvieran preadaptaciones, no le servían para nada. Es por ello que, partiendo de la base de que el lobo tenía esas cualidades y que además "servía" como especie simbiótica, el humano decidió domesticarlo. Pero antes de hablar de domesticación debemos discernir entre domesticación, domesticado y adiestramiento o doma.

Según Darwin en 1859, "la domesticación es más que domesticar" y la diferencia entre los términos; "domesticar" y "domesticado" se muestra evidente en la versión inglesa ("domestication" y "tame") pero no así en la española.

El término "domesticado" se refiere a individuos más o menos dóciles relacionados con el hombre pero cuya reproducción no es intencionadamente selectiva, mientras el término "doméstico" hace referencia a aquellos animales que, mediante la directa selección del hombre, han adquirido determinadas características morfológicas, fisiológicas, comportamentales y genéticas diferentes a las que tenían sus progenitores salvajes (Matiello, 1998).

Sin embargo, Los términos: "adiestramiento, "amaestramiento" o "doma" sugieren un proceso por el que el hombre canalizaría las cualidades de un espécimen hacia la consecución de un objetivo concreto (Pozuelos et al, 2002).

Nos encontramos, entonces, a nuestro buen Truco domesticado y convertido en algo que ya no se parece tanto a lo que originariamente fue. Por más que nos empeñemos en pensar que una raza nórdica está en el mismo punto de la escala filogenética que sus progenitores los lobos, nos equivocamos de todas, todas.

Los que piensan que los lobos tienen los mismos patrones de conductas de los perros, están tan equivocados como los que olvidan que estos últimos proceden de los primeros y los que pretendiesen tratar a un lobo como a Truco serían unos inconscientes.

Nos encontramos así con dos especies que, aunque de la misma familia, se van pareciendo cada vez menos aunque dos caracteres les siguen uniendo; su posibilidad de hibridación y el mantenimiento intacto de sus estructuras jerárquicas.

La diversidad fenotípica debido al factor racial, la diversidad conductual, la adaptación a nuevos y distintos nichos tróficos y por supuesto, la neotenia, han convertido al buen lobo chino en un diminuto Chihuahua o en flemático Mastín español.

Una pregunta que me suelen hacer los alumnos, llegados a este punto, es: ¿Existe en nuestro perro, la posibilidad del proceso contrario a la domesticación? ¿Podría volver a adaptarse Truco al ecosistema de su abuelo Akela?

En el proceso contrario a la domesticación, es decir, en el de readaptación a la vida salvaje, la selección natural actuaría favoreciendo el desarrollo de aquellas características todavía existentes en el genotipo de las formas domésticas y que son útiles para la vida en estado libre, y eliminando en cambio a los individuos portadores de características no idóneas. Es por ello que el proceso de readaptación a la vida salvaje, es posible como se confirma en varias especies domésticas introducidas en Australia y en Nueva Zelanda (Matiello, 1998).

Hoy por hoy y en el estadio evolutivo en que se encuentra la especie de Truco, la comparación con la forma salvaje nos revelaría estas interesantes diferencias comportamentales descritas por N. Timbergen como Merk Welt y posteriorment e enunciadas por Hemmer.

Truco no otorga cuidados parentales.
Es normal que nuestro macho de perro no quiera saber nada de hijos que posiblemente no sean suyos. La certeza de paternidad la pierde el perro doméstico cuando pasa de monógamo, como el lobo, a promiscuo. Así una perra incluso puede tener hijos de distintos machos cosa que, por supuesto, nunca se dará en el lobo como norma.

Tiene una menor preparación en la conducta de fuga y sus reacciones generales de emergencia son más débiles.
Es tremendamente difícil acercarse a un lobo sin que este inicie una precipitada huída. Esta huida es una conducta muy utilizada por la forma salvaje como respuesta a cualquier forma de estresor.

Las conductas de supervivencia del lobo son impresionantes, por su magnitud, respecto a las de Truco.

Posee una menor actividad global y una distribución de esa actividad más uniforme a lo largo del fotoperiodo.
Podríamos calificar a Truco como un "lobo vago". Es lógico si pensamos en que gran parte de la actividad de sus antepasados se basaba en la obtención de recurso. Truco ya no tiene más que esperar al pienso para satisfacer su necesidad y "triunfar en la cacería".

Los lazos sociales son más difusos a la vez que presenta una compatibilidad social más alta que los lobos.
Algunas veces debemos observar durante un rato, una manada de perros en un parque, para tener la plena certeza de no equivocarnos en determinar al Alfa. Sin embargo, con solo observar la relación de una manada de lobos sabremos inmediatamente quien es el auténtico señor feudal.

Mantiene una actividad sexual muy intensificada.
Lo normal es que cuando una especie tiene fácil el acceso a sus fuentes de recurso comienza a reproducirse. Si a ello unimos la característica mencionada anteriormente de cambio de sistema de emparejamiento, es normal que nuestra Kika llegue a tener hasta tres celos al año frente al solitario y en primavera que presenta la hembra de la especie progenitora.

Realmente cuando vemos a lobos criados en cautividad y observamos las "confianzas" que sus cuidadores se toman con ellos, sentimos la tentación de acercarnos y hacer lo mismo. Desde mi propia experiencia les puedo dar un consejo: Con Truco tómense las confianzas que quieran; con sus abuelos, las que ellos les consientan.

AUTOR


Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros E-mail : pacemvis@gmail.com
Web : www.etologiacanina.net , AEPE: Asociacion para el Estudio del Perro y su Entorno

Libros del Autor

 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com