Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
: Canis lupus baileyi (Lobo Mexicano)  
Autor minimum
Publicado: 10/5/2007
Leídas 28985 veces
Tamaño 15.45 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Canis lupus baileyi


por Ortega Jiménez, Beatriz.
González Serrano, Francisco.
Hernández Carvajal, Joel Arturo.


Publicado en: seleccioneSVeterinarias Mexico, Año 7 Vol 7 Num 1, Feb-2007

Introducción.
Los lobos han sido repudiados por los ganaderos, quienes argumentan que perdían sus becerros, vacas, caballos y burros por los ataques de éstos cánidos, capaces de traspasar los cercados y acercarse hasta los mismos ranchos para cobrar sus presas. También se les responsabilizaba de propagar la rabia a otros animales silvestres, iniciando así una cadena que llegaba hasta los perros domésticos. Ambos argumentos fueron la razón de que en los años 50 se les condenara al exterminio.

Los acuerdos para llevar a cabo la campaña de erradicación del Canis lupus baileyi se tomaron entre las autoridades sanitarias de México y de Estados Unidos, durante la Convención de Nogales, efectuada el 26 de abril de 1949 por la Asociación Sanitaria Fronteriza Mexicana-Norteamericana, que promovió una campaña de envenenamiento con monofluroacetato de sodio, un veneno llamado "1080".

En la actualidad, éste veneno está prohibido en ambos países por su potencia y peligrosidad. Los efectos y resultados de esa campaña no se hicieron esperar. Por ejemplo, en el área de Nacozari de García, en Sonora, perecieron envenenados 4, 600 coyotes y lobos; y en Nuevo Casas Grandes, en Chihuahua, murieron 7, 800 de estos animales.

A principios de 1990 se tenía documentado que apenas quedaban 10 lobos en libertad, aunque otros piensan que la cifra de lobos silvestres es impredecible.

En 1975, el Comité Conjunto para la Conservación de la Vida Silvestre constituido por México y Estados Unidos, coincidió en la necesidad de preservar la subespecie y propuso un programa para su reproducción en cautiverio. Así se creó el Comité Internacional para la Recuperación del Lobo Mexicano que fue el que despertó el interés por salvar a éste animal endémico de México.

Objetivo.
La idea de este trabajo es dar a conocer el comportamiento, hábitat e importancia del lobo mexicano, para poder ampliar los programas que tengan como objeto el salvar a ésta especie de la extinción con un mayor enriquecimiento de su "hábitat" en cautiverio, para lograr una tasa de reproducción más alta. Esto con el fin de lograr que en un futuro próximo el lobo mexicano regrese a su estado salvaje y reactive sus instintos naturales.

Si se logra difundir la información acerca de la importancia que tiene preservar al Canis lupus baileyi, ésta especie se podrá salvar. Al lograr una conciencia de preservar ésta especie en su hábitat natural se estarán salvando a otras especies que coexisten en el mismo espacio que el lobo mexicano. Se considera que al preservar ésta especie perdurará el equilibrio que el ecosistema necesita para funcionar naturalmente.

Marco teórico.
Para lograr la reproducción en cautiverio, en la década de los 70 se capturaron en los estados de Durango y Chihuahua seis lobos de los que quedaban en libertad (una hembra preñada y cinco machos) que fueron trasladados al zoológico del Arizona-Sonora Desert Museum de los Estados Unidos.

De aquellos primeros seis fundadores, tras varias generaciones, en 1993 habían nacido 139 individuos, de los cuales sobrevivían en zoológicos de Estados Unidos y México poco más de 70 animales.

Algunos de éstos lobos, que se consideran de linaje, por no tener hibridación con otra subespecie de lobos, coyotes o perros, se reprodujeron en México, en lugares como la Estación de Vida Silvestre de San Cayetano, en el Zoológico de San Juan de Aragón del DF y en la Reserva de la Biósfera "La Michilía", en Durango.

Clasificación taxonómica del lobo mexicano
Existen 35 especies de cánidos (es decir, animales pertenecientes a la Familia Canidae) en el mundo, de las cuales lobos, coyotes y cuatro especies de zorras (zorra del ártico, zorra roja, zorra gris y la zorrita del desierto) se encuentran en Norteamérica.
Reino: Animalia (todos los animales)
Filum: Chordata (animales cordados)
Subfilum: Vertebrata (animales con esqueleto de hueso o cartílago)
Clase: Mammalia (mamíferos)
Orden: Carnivora (carnívoros)
Familia: Canidae (familia de los perros)
Género: Canis
Especie: lupus
Subespecie: baileyi


Los lobos grises son animales gregarios que generalmente forman grupos de dos a diez individuos con relaciones de parentesco entre sí. Se cree que antes de los programas de control los grupos de lobos mexicanos tenían un patrón similar. Actualmente, en estado silvestre, los lobos forman parejas o grupos de tres a cinco individuos integrados por una pareja de adultos y sus crías.

Las hembras entran en celo una vez al año y la gestación dura entre 60 y 63 días. Los tamaños de las camadas varían de cuatro a siete crías por hembra, aunque se han llegado a contar hasta once crías en un parto. En cautiverio los lobos llegan a vivir hasta 15 a 16 años y su reproducción es muy difícil.

El alimento principal de los lobos grises son los ungulados (venado, caribú, wapiti), mientras que los lobos mexicanos se alimentan principalmente de venado cola blanca y bura, aunque también consumen jabalí, berrendo, borrego cimarrón, conejos y roedores. Algunos estudios de lobos grises de otras subespecies han encontrado que además se alimentan de carroña.

En 1995 se logró incorporar al programa un grupo reproductivo de lobos mexicanos que se mantenía en el zoológico de San Juan de Aragón. Los lobos del zoológico de San Juan de Aragón se han reproducido exitosamente desde hace varios años. De la misma manera se incorporó al programa otro grupo reproductivo de lobos mantenidos en el "Ghost Ranch", en Arizona.

La Dirección General de Vida Silvestre de el Instituto Nacional de Ecología (INE) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), está trabajando específicamente en la reproducción en cautiverio de la especie y en detectar sitios adecuados ecológicamente para reintroducirla en su hábitat natural.

En estos sitios debe existir la vegetación apropiada, una comunidad sana y extensa de herbívoros. Estos lugares deben estar alejados de actividades humanas intensas, principalmente de la ganadería.

A la par de los planes de reproducción y reintroducción de esta especie en su ambiente natural, debe llevarse a cabo un proyecto de educación ambiental con objeto de mostrar a los ganaderos y personas que residan en los bosques donde habiten los lobos la importancia que tienen estos depredadores en el balance de las cadenas alimenticias, además de demostrarles el valor cultural de uno de los animales autóctonos de la fauna de México.

El INE promueve la creación del Comité Técnico Consultivo para la Recuperación del Lobo Gris Mexicano. Este Comité actuará como órgano de asesoría, consulta, coordinación y apoyo técnico al Gobierno Federal, sobre la estrategia que deberá desarrollarse para la recuperación y conservación del Canis lupus baileyi.

Asimismo, para la futura liberación de grupos familiares en áreas adecuadas con el fin de tener de nuevo poblaciones silvestres viviendo en libertad en nuestro país.

Comportamiento
El lobo es un animal territorial cuyas fronteras son patrulladas y defendidas por los miembros adultos de la manada. La superficie del territorio varía mucho y puede extenderse desde ámbitos de seis a quince kilómetros cuadrados hasta varios miles de kilómetros cuadrados, dependiendo de la disponibilidad de presas.

Su estructura social es muy avanzada y altamente jerárquica; los grupos varían de dos a doce individuos, dependiendo de la disponibilidad de presas en el territorio. La jerarquía social se basa fundamentalmente en la sumisión al macho dominante, llamado también alfa.

Los individuos jóvenes buscan constantemente mejorar su estatus en dicha jerarquía mediante luchas simuladas, pero tienden a aprovechar la más mínima oportunidad de desplazar a animales más viejos que muestren alguna flaqueza.

Se alimentan de pequeños y grandes mamíferos, pájaros, pescado, lagartijas, serpientes, ranas, insectos y fruta. El tamaño de las presas que cazan los lobos depende del número de lobos que participa en la cacería. Así, se piensa que un grupo grande de lobos caza animales más grandes y un grupo pequeño caza presas de menor talla.

Las presas disponibles de los lobos grises, determinan en cierto modo la estructura social y el modo de vida de las manadas. Un lobo solitario difícilmente podría matar a un alce, un bisonte o un caribú, pero una manada cazando en coordinación es capaz de hacerlo aun tratándose de grandes especimenes adultos de cuadrúpedos sanos. No obstante, por lo general son los ejemplares enfermos, heridos o débiles de la población de presas los que son elegidos como víctimas. La estructura de la manada da garantía de supervivencia a sus miembros viejos o discapacitados, a los jóvenes y a los cachorro

Hábitat
En estado silvestre habitan en los bosques y pastizales mediano arborescentes. Su área de hábitat se ha restringido al norte del país.

La distribución histórica en América de la especie Canis lupus, abarca desde Alaska hasta el centro de México. Éste constituye el límite sur de esta distribución histórica, que además coincide con el límite sur de la región biogeográfica neoártica.

La presencia del lobo gris es notable en las cadenas montañosas en Canadá, la región de los Grandes Lagos, las Rocallosas, los Apalaches y en las sierras Madre Oriental y Occidental.

El lobo mexicano, subespecie del lobo gris, se distribuyó históricamente desde el sur del hoy territorio de los Estados Unidos de América -esto es, los estados de Arizona, Colorado, Nuevo México y Texas- hasta la cuenca de México, coincidente con la distribución de los grandes cuadrúpedos y, en general, los mamíferos y las plantas de origen neártico.

Su distribución histórica en México abarca desde los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, el Bajío y la Meseta Central y llegó incluso hasta Oaxaca; esto es, entre las dos grandes cadenas de montañas llamadas sierras Madre Oriental y Occidental, respectivamente, hasta el Eje Neovolcánico.

Actualmente el lobo mexicano está representado por algunos ejemplares en cautiverio en zoológicos y encierros especiales en los Estados Unidos de América y en México, en los siguientes lugares: zoológicos de Chapultepec y de San Juan de Aragón en el Distrito Federal, Reserva Ecológica de Michilía en Durango y en el rancho Los encinos, en Chihuahua.

En estado silvestre habita fundamentalmente en los bosques y desiertos del norte de México.

Desarrollo
Se llevó a cabo una investigación en los zoológicos de Chapultepec y el de Los Coyotes en la Ciudad de México. En el zoológico de Chapultepec nos entrevistamos con el Dr. Rogelio Campos, quien comentó: ”Aquí contamos con cuatro especimenes, dos hembras y dos machos, éstos están en diferentes anexos, separados en parejas; una hembra y un macho con este aislamiento, se intenta que las parejas se reproduzcan en base a lo estipulado en el plan en el que está basado el zoológico y colabora conjuntamente con el programa en la mayoría de los zoológicos de México y Estados Unidos y el acuerdo binacional que tiene como objetivo la conservación, reproducción y re-introducción del lobo mexicano a su hábitat natural aunque ya queda muy poco de este”.

En el zoológico de Chapultepec todos los animales cuentan con un programa de enriquecimiento ambiental. En el caso particular del lobo mexicano lo que se hace es esconderles la comida en troncos o ponerles esencias de diferentes olores. Con este enriquecimiento se promueve el resurgimiento de los instintos que el lobo por naturaleza tiene, pero por su condición actual de estar en cautiverio se han visto atrofiados por la falta de actividad que tienen en los encierros. El programa también promueve la supresión de conductas no deseadas en los animales y el aumento de actividad de los lobos.

En Monterrey existe un centro de preliberación de lobos en el que se busca su reintroducción y aquí permanecen un año. Para lograr este objetivo se utilizan hectáreas de campo para liberar presas vivas o muertas de las cuales los lobos encontraran en vida libre y así fomentar sus instintos de caza para la próxima liberación en los estados de Nuevo México (EE.UU.) y la reserva de “La Michilia” en Durango (México).

Conclusiones
Como parte de este mundo, donde existe tal diversidad de especies, fauna, ecosistemas, etcétera, es primordial tener una conciencia y la mente muy abierta para poder pensar a futuro. ¿Qué sucedería si perdiéramos la poca biodiversidad con la que aun contamos? Necesitamos aprender lo que este mundo debe tener y conservar para mantener ese equilibrio tan perfecto como lo hay en las cadenas alimenticias, donde los eslabones son tan frágiles y se pueden fracturar fácilmente.

La importancia que el Canis lupus baileyi tiene en México y en EE.UU. ha hecho que ambos países trabajen muy estrechamente para poder salvar a esta especie de la extinción por medio del Comité Internacional para la Recuperación del Lobo Mexicano. Pero aun así se necesita informar a la población para que el día que los reintroduzcan, la gente los respeten y no los maten como lo hicieron en los años cincuenta

Bibliografía

http://coppercanyon.freehomepage.com/Lobo mexicano.htm
http://www.semarnat.gob.mx/especies/lobo_mexicano
http://biblioweb.dgsca.unam.mx/libros/lobo/2.html (Adrián Cerda Ardura, Francisco Soberón Mobarak Facultad de Ciencias UNAM)
http://www.naturalia.org.mx/natlobomex.html
http://www.ine.gob.mx/ueajei/publicaciones/consultaPublicacion.html?id_pub=31&id_tema=3&dir=Consultas

Foto: http://images.fws.gov/


Comentarios y sugerencias
Ana María Roman de Carlos anacarlo@servidor.unam.mx

ARTICULO PUBLICADO CON LA AUTORIZACION DE


MVZ MPA Ana Maria Roman de Carlos
Consulta y Asesoría Especializada a Bancos de Información Facultad de Medicina veterinaria y Zootecnia UNAM
Derechos Reservados UNAM

 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com