Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Menú
Páginas Amarillas
Día Europeo de la Víctimas Terrorismo
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Estadísticas
Protección: Perspectiva de Entrenamiento en Presa para Perros Jovenes  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 22074 veces
Tamaño 19.59 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Perspectiva de Entrenamiento en Presa para Perros Jovenes

por Jerry Bradshaw



En el último articulo hable de la aplicación de entrenamiento en defensa en perros jóvenes. Si identificamos que el impulso dominante en un perro joven es la defensa, entonces deberemos dirigir o encaminar la fuerza de este perro. Ya explique que en algunos perros, en los cuales dominaba el impulso de defensa y tenían una relativa respuesta débil en presa, intentar trabajar solo la presa solo le enseñaría a trabajar débilmente.

En muchos casos, los perros jóvenes no tienen su impulso de defensa desarrollado lo suficiente para trabajarlo. Si estos perros muestran que su impulso de presa es el dominante, entonces procederemos a encaminar esa fuerza en nuestro entrenamiento inicial, y dejaremos el trabajo de defensa para cuando el perro madure y su impulso empiece a mostrarse por sí mismo.

En este articulo trataremos como empezar un entrenamiento en presa, y como empezar a llevar a trabajo de defensa ese entrenamiento en presa, a través de mecanismos de encauzamiento de impulsos. Muchos de nosotros sabemos que el impulso de presa o el instinto de caza, captura y matanza de la presa es la clave del adiestramiento en protección. El impulso de presa lleva consigo velocidad, el perseguir y toda la confianza para luchar contra un hombre. Como empezaremos ese entrenamiento, y como desarrollaremos ese impulso completamente en el perro joven es el objetivo de lo que sigue.

Yo prefiero empezar el entrenamiento en presa atando al perro y poniéndole un collar de cuero de 5 cm de ancho, o un arnés, y dejarlo ver a los perros adultos trabajando. En un perro con un buen impulso de presa, después de unas pocas sesiones, podrá ver como el perro mira y sigue todo lo que ocurre en el campo de entrenamiento. Nuestras primeras sesiones no se hacen con un trabajo directo sobre el perro, dejándole acostumbrarse al palo, y fustrandose un poco.

El instrumento de entrenamiento que prefiero para el principio del trabajo en presa es el palo flirteador. Para aquellos que no son familiares con este elemento del equipo, es un palo de PVC de 1,25 cm de diámetro (un palo de escoba es demasiado rígido) y de 1,20 m de largo, con una cuerda de paracaídas atada en la punta del palo de 1,5 m, como una caña de pescar hecha a mano. Entonces le ato al final un trozo de cuero suave, o un trapo de yute. La razón porque hacemos esto, en vez de trabajar con el trapo en la mano, es para mantener ese agitador más lejos del perro. Esto mantiene al perro más interesado por la proximidad del agitador (Esto es especialmente efectivo en el encauzamiento hacia la presa en un perro con alto impulso de defensa). Lo más importante es que el palo nos permite incitar más fácilmente al perro con cortos tirones en el trapo.

Los movimientos de presa deben ser de lado a lado, también se puede mover tangencialmente al circulo del perro, pasando su límite. Estos movimientos pueden ser rápidos y fustrantes, pero no demasiado fustrantes. Haciendo al perro perder el trapo unas pocas veces, y después balanceando el trapo por encima del suelo y dándole la oportunidad al perro de morder el trapo, al nivel de su boca. Este seguro de controlar bien la coordinación boca-ojos ya que no estará muy bien desarrollada en algunos perros jóvenes, y si le da un golpe en su cabeza, ya no querrá volver más a jugar. Si el perro lo agarra débilmente, quíteselo de sus mandíbulas con tironcitos, y vuelva a provocarlo de nuevo. Algunos perros necesitaran que dejemos caer el trapo en su circulo primero, así lo podrán identificar y cogerlo con su boca, antes de comprometerse a morderlo cuando se les ofrezca. Una vez el perro muerde el trapo, le enseñaremos a estirar para ganar el premio. Si tiene una buena mordida, estire del final de la línea, y entonces suelte la presión. Haga esto un par de veces y la mayoría de los perros cogerán la idea que deben estirar. Tan pronto como luche un poco más, déjele llevarse el palo flirteador, normalmente dejo que el palo resbale por mis manos, y aprende a luchar cada vez más fuerte por lo que cada forcejeo está premiado por mi debilidad. En este momento no nos preocuparemos de enseñar al perro a ajustar la mordida en boca llena, pero deberíamos presentarle el trapo en su boca, para que facilitarle la mordida llena del trapo al principio. Para hacer esto se necesita de algo de practica.

Una vez el perro muerde y estira bien, empezaremos a bajar nuestras manos por la cuerda hasta coger el trapo. Algunos perro no tienen problemas con esto, otros se ponen nerviosos a medida que nos acercamos a él. La mejor técnica es darle la espalda al perro a medida que nos acercamos a él. Acercándonos y alejándonos repetidamente, haciendo que el perro se sienta más cómodo mientras nos movemos, observando bien su reacción cuando nos acercamos a él. Podría ser que necesite muchas sesiones para poder acercarse lo suficiente hasta coger el trapo con sus manos sin que el perro desconfíe o se ponga nervioso haciendo ruidos. Sea paciente con este proceso. No tenga prisa. Este es el inicio del encauzamiento de la presa a la defensa. La proximidad de nuestro cuerpo hacia el perro sacará a relucir el humor de defensa en algunos perros. Otros perros no se preocuparán si nos aproximamos a ellos y ponemos nuestras manos en el trapo. Si este es el caso, podrá empezar a trabajar la mordida. Si no es así, tome su tiempo, hasta que el perro esté cómodo y confiado cuando se acerque a él.

Trabajando la mordida.


Nótese, que no he dicho nada del guía del perro. Esto es porque creo que el guía debe estar fuera de la vista del perro durante el trabajo en presa. El perro debe aprender que puede trabajar sin el apoyo del guía, para no crear una dependencia del dueño. El guía volverá para quitarle el trapo al perro y dar una patada a este para devolvérselo al figurante. El guía entonces deberá quedarse detrás del perro en un sitio discreto mirando pero no influenciando en el perro. No se le ofrecerá ninguna caricia durante el trabajo de presa, esto lo distraerá demasiado. En trabajo de presa, la mordida es la recompensa del perro, esto concentra al perro en su trabajo, no se distrae con el guía. No obstante, después de haber dicho esto, algunos perros necesitarán la presencia de su guía para darle apoyo en el trabajo. Pero debo advertirle que deberá abandonar el lugar tan pronto como el perro se sienta con la suficiente confianza para trabajar independiente.

Una vez pueda trabajar con el trapo en mano, podrá empezar a moverse en la parte exterior del círculo pero solo de lado y de espaldas al perro. Empiece muy despacio a ofrecerle más vistas frontales, y de nuevo vuelva a ponerse de lado o de espalda. Así encauzaremos al perro de la presa a la defensa, ya que nuestra imagen frontal puede causar situaciones de defensa en el perro. Recuerde que siempre, al principio, el perro se siente vulnerable en la mordida. Obviamente si tiene el trapo en su boca, no podrá escapar y morder el trapo al mismo tiempo. Muy lentamente le dejaremos ganar, cuando le demos vistas frontales, le dejaremos llevarse el trapo, o le daremos una vista lateral mientras estira de nosotros en el circulo de la presa.

Cuando el perro sea neutral a nuestra vista frontal, y podamos coger el trapo con las dos manos mientras muerde, podremos empezar a trabajar la mordida en boca llena. Recuerde, que hasta ahora, se supone que en su entrega del trapo se le da la oportunidad de morder en boca llena. Si necesita trabajar la mordida, puede parar de moverse, coger el trapo en horizontal, relajar los brazos aflojando la presión, para permitirle corregir la mordida. Su cuerpo debe estar en vista lateral, no frontal, ya que muchos perros no corregirán la mordida si se sienten en defensa. Cuando el perro corrige a boca llena, estire el trapo hacia usted, relaje un poco estando seguro de que mantiene una presión de mordida y suelte el trapo. Esto se llama, fijación de la mordida, usando el reflejo de oposición del perro para hacerle morder más fuerte y seguro en el trapo. Muchos adiestradores cometen el error de soltar el trapo inmediatamente después de que el perro ha corregido a boca llena la mordida, pero no aseguran una mordida fija y firme. Con ello solo conseguirán que el perro relaje su mordida después de un reajuste o una mordida en boca llena.

Durante la mordida en boca llena, tanto si es un cachorro en el trapo como si es un perro intermedio en una manga, la clave para el reajuste es la relajación de los brazos en el momento preciso. Según mi experiencia, los figurantes novatos tardan mucho en relajar sus brazos durante la mordida, y los perros que están aprendiendo a corregir la mordida no lo harán con ellos. Ponga un figurante con experiencia en una manga y el perro reajustará su mordida una y otra vez. Creo que este es el caso de cómo un figurante experimentado sabe leer las muestras de debilidad en el perro relajando sus brazos.

El perro percibirá ese momento de debilidad para perforar la manga con una mordida llena y profunda. En la naturaleza salvaje, el perro salvaje o el lobo siempre muerden con profundidad, y no solo cuando el ciervo que están atrapando esta luchando por su vida, pero cuando la presa se queda inmóvil, el lobo tiene la oportunidad de obtener una mordida más cómoda para continuar el proceso de matar a su presa.

El reajuste de un perro usando el palo flirteador también puede ser obtenido estirando firmemente, incitando su reflejo de oposición, y seguidamente relajando la presión rápidamente, el perro que no quiere perder la presa aprovechará esta oportunidad para asegurar la mordida y tener una mejor posición en la boca. Si no usamos el palo, se puede usar solo una cuerda atada al trapo aplicando presión o levantando la manga, permitiendo a la gravedad que nos provea de esa oposición, puede ser también muy productivo. Otro truco para obtener una mordida en boca llena, pero para perros con más experiencia, es luchar violentamente pero rápidamente, seguida de una instante de parada total para señalar al perro que está ganando la lucha, y presentándosele la oportunidad de obtener una mejor posición de mordida. Agachándose y apoyándose en una rodilla en el momento de parada total, o bien en cuclillas en el suelo, podemos darle al perro un sentimiento de poder en el momento justo, por lo que el perro tomará una mejor posición de mordida. Esta técnica en particular, si se realiza correctamente le enseñará al perro a llenar la boca durante la presión de una lucha, condicionando de esta manera que puede poner fin a la hostilidad del figurante con una mordida profunda y fuerte.

Como la presión en defensa es el antecedente de la mordida en boca llena, por condicionamiento clásico el perro anticipará la mordida en boca llena y se ajustará bajo la presencia de la presión en si misma, y no esperará a la parada total después de la lucha.

El figurante debe permitir al perro ganar rápidamente, pero no olvidar de fijar la mordida en perro jóvenes antes de soltarle el trapo o la manga. A medida que el perro coge experiencia, y tiene una mordida profunda y fuertemente fijada, podremos soltar inmediatamente después de la mordida en boca llena. Con ello le enseñamos que podrá neutralizará la agresión con una mordida contundente. Es bonito ver a un perro ajustar su mordida durante un trabajo de defensa. Veremos el deseo del perro de luchar y ganar en esa agresión.

El paso intermedio entre el palo flirteador con trozo de cuero o saco y la manga puede ser una tira de cuero, como una correa. Es importante que la tira sea curtida, para que el perro realmente pueda desarrollar la mordida y mantenerla en el objeto. Con esto se trabaja realmente bien cuando intentemos arrebatarle la tira de sus mandíbulas y estemos trabajando en presa alrededor del circulo. Dele al perro muchas oportunidades para reajustar la mordida si esta es sólida pero no completamente llena. Si se la puede arrebatar de la boca, dele mucha importancia a la agitación después de que haya perdido la tira, entonces corra a un escondite, fustrandolo.

Las técnicas son similares cuando el perro está mordiendo en la manga. Cuando le hayamos enseñado a morder la manga continuaremos trabajando según el mismo plan, ya que solo habremos cambiado el objeto en el cual el perro ha sacado su agresión. Desde que hemos empezado con el perro a usar el palo flirt, tiene sentido volver a su comodidad atando la manga a una correa y usando la misma forma de incitar su impulso de presa para desarrollar su interés en la manga. De nuevo, algunos perros necesitarán la oportunidad de comprobar el objeto con su nariz antes de que lo muerda. . También, procure retirarse si el perro muestra aprensión o evitación hacia ese nuevo objeto.

Típicamente las sesiones de presa con un perro dominante en presa pueden hacerse como sigue: El figurante empieza desde el escondite (especialmente en perros para RCI) y realiza pasadas en carreras laterales con la manga. Empiece con la manga en posición alta encima de los hombros y a medida que nos acerquemos al perro bajaremos la manga hasta ponerla paralela a la parte inferior del pecho siguiendo un camino tangencial al circulo del perro, y pasando la manga a poca distancia de su boca. Sabrá que lo ha hecho bien cuando oiga el "clack" de las mandíbulas del perro. Esto hace que el perro tenga reflejos para morder la manga. El figurante tendrá que correr, la lentitud aquí puede cambiar la actitud del perro en presa hacia la defensa si el figurante se para delante del perro. El movimiento de presa debe hacerse lejos del perro o tangencialmente. La combinación de mordidas frustradas y de mordidas seguras es esencial. El figurante le puede enseñar al perro a esperar hasta que pase por delante de él 3 o 4 veces hasta morder, pero si el perro no mordió nunca en manga sobra con 1 o dos veces.La acción del figurante cuando ofrece la mordida es esencial. El camino del figurante debe parecer el mismo al del acercamiento para una mordida frustrada. Posición de la manga alta, acercamiento tangencial, pero esta vez el figurante tiene que cruzar la línea del circulo, dándole al perro una gran oportunidad de morder en boca llena, y manteniendo la manga un poco alta y fuertemente. Un error muy común es pasar solo la manga en el interior del circulo. El perro, durante la mordida, deberá notar su contacto con el figurante. Déjelo que tenga contacto con nuestro cuerpo, déjele oír su movimiento en el combate (cuando absorba el impacto haga voces). Si le da con sus patas en su joya familiar (Huevos), no necesitará hacer de actor!

Una vez este mordiendo, el figurante debe inmediatamente pensar que hacer. Mirar la mordida y usar sus técnicas para hacerla profunda. Suponiendo que el perro este en boca llena desde el contacto, inmediatamente deberemos ejercer una presión opuesta, incitando el reflejo de oposición y la fijación de la mordida, pasando a presa. Mantenga la acción en la manga y manténgala paralela al suelo. Siempre le digo a mis figurantes lo que uno de mis maestros me enseño (manga paralela, tensión en presa en mordida profunda, "sacudir, sacudir, parar", y de nuevo "sacudir, sacudir, parar"). Puede repetir eso en su mente. Ahora camine hacia atrás manteniendo la tensión, y volviendo a trazar el circulo, deslice la manga, manteniendo el ritmo "sacudir, sacudir, parar". El figurante siempre debe estar en movimiento lejos del perro.

Si el perro no llena totalmente la boca en la mordida deberemos inducir a profundizar la mordida. Tan pronto como el perro atrape en mordida la presa, incluso si no es en boca llena, inmediatamente estiraremos. Ya que queremos usar la oposición para inducir al perro a asegurar la presa. Estire muy rápidamente y mantenga la tensión durante un segundo o dos, estirando para que el perro piense que puede perder la presa. Entonces, al mismo tiempo, entre en el circulo y simultáneamente relaje sus brazos y cuerpo, mire a lo lejos, y muestre debilidad ante el depredador, y si el a aprendido algo veremos como ajusta la mordida más profundamente. Deberá reaccionar inmediatamente estirando para fijar la mordida y trabajarlo en presa "sacudir, sacudir, parar", y otra vez. Atraviese su circulo manteniendo una tensión constante para mantener la mordida fijada, y no muestre ninguna amenaza con su cuerpo.

Esto es puro trabajo de presa. Cuando ya haya dominado esto nuestro perro con impulso de presa dominante, podremos empezar el encauzamiento de la presa a la defensa. Sea cuidadoso, no obstante, antes de pasar al encauzamiento, deberemos trabajar el ladrido (más adelante lo detallaremos). Por ahora, cuando el perro ladre, déjele observarle más cerca, pasito a pasito, antes de realizar una huida o carrera en presa.

Presa a Defensa y a Presa


Continuando con lo anterior, cuando el perro tiene una mordida sólida, y se pueda mover alrededor del circulo, le presentaremos nuestras posiciones frontales, girándonos hacia el perro por un instante, y después continuando con movimientos de presa. Esos giros serán tan rápidos que no le dará tiempo de preocuparse con sus posturas. En esos giros podemos gradualmente empezar a introducir el bambú por encima de su cabeza, acariciándolo con el bambú, y con voces del figurante. Las variables que deberemos manejar son la duración de las posiciones frontales, la frecuencia de esas posiciones frontales durante la sesión, y la intensidad de la posición frontal. Recuerde siempre, el estrés es acumulativo. Por ello siempre intensifique la defensa al principio de la sesión, para ir reduciéndola gradualmente a lo largo de la sesión. A medida que el perro ha trabajado más tiempo y está más cansado, el debe creer que esta venciendo, y que usted se está haciendo más débil.

Por ejemplo, con un perro mordiendo en presa, cuando vaya progresando con esos giros enfrentados a él haciéndose más frecuentes a lo largo del circulo de presa, y algunas veces de más larga duración, yo giro y le dejo que me lleve por el circulo. En esta posición, he hecho una presentación de defensa, pero él me mueve arrastrándome en presa, y controlándome. Si está mordiendo profundamente mientras hacemos esto, le dejo que domine a su placer mi brazo, dándole la satisfacción de intimidarme, mientras le doy cara frontalmente.

Otro ejercicio, de nuevo con un perro mordiendo en presa, rápidamente me giro hacia él, y al mismo tiempo adopto la posición de sentado o en cuclillas, para hacerle creer que me está tirando al suelo, pero manteniendo una posición frontal hacia él. Y le entrego la manga inmediatamente las primeras veces para que tenga un gran sentimiento de control.

Tan pronto como el perro se encuentre cómodo controlándome, inmediatamente le presentaremos una postura de defensa, podremos prolongar los giros en los cuales nos arrastrándonos uno dos o tres pasos. No mantenga una presión muy prolongada. Siempre intente intensificar la presión para que obtenga una victoria más excitante. Agáchese en el suelo y deje que le domine. Recuerde que siempre deberá acabar en presa, bien dejándole la manga, o como una presa agonizante que cae al suelo, pero deberemos acabar aliviando la presión.

The Malinois Handler
Copyright © 1999 Malinois Handler

Autor




Traducido por :


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal