Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Menú
Páginas Amarillas
Día Europeo de la Víctimas Terrorismo
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Estadísticas
Herramientas: El Collar de Impulsos  
Autor minimum
Publicado: 29/9/2008
Leídas 7726 veces
Tamaño 4.26 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

El Collar de Impulsos


por Joaquin Perez Perez



Para los que no sepan qué es collar eléctrico o de impulsos se trata principalmente de dos partes: un transmisor (mando a distancia) y un receptor.

El mando a distancia es una especie walkie en el que podemos seleccionar según las marcas las diferentes características de las que dispone (impulso momentáneo, continuo, vibrador, sonido) y por supuesto la intensidad del impulso eléctrico.

El receptor es una especie de caja con dos puntos de contacto metálicos acoplada a un collar para poder ajustarlo al cuello del perro.

El tamaño tanto del transmisor como del receptor así como el nivel de intensidad varía según las diferentes marcas.

El collar de impulsos ha sido criticado por muchos, algo que no es de extrañar si nos remontamos al uso que se le daba antiguamente a estos collares y en la actualidad le siguen dando algunas personas sin la formación adecuada. Este uso al que me refiero y hablo tanto a nivel deportivo como a adiestramientos civiles y no era otro que para la llamada, rechazo de alimentos, y los sueltas.

Por regla general en este tipo de trabajos se trabajaba con los collares a unas intensidades más bien altas, el trabajo solía tener una gran efectividad pero sí es cierto que los perros sufrían excesivamente, y algunos ejemplares podrían presentar miedos y fobias hacia estos trabajos y estos collares. Por desgracia aún quedan personas que continúan usando el collar de esta arcaica manera, seguramente porque les da resultado y desconoce que se puedo usar de una manera carente de abuso y muchísimo más efectiva sin necesidad de usar impulsos elevados, sino más bien todo lo contrario impulsos casi imperceptibles por el animal.

Lo cierto es que para usar correctamente un collar de impulsos hay que tener una formación de gran nivel en todos los aspectos del perro, por lo tanto sólo deberían usarlo personas debidamente capacitadas y en el caso de los particulares ponerse en contacto con una de estas personas para su adecuado asesoramiento en el uso de este tipo de collares.

Ante todo hay que tener una cosa clara el collar de impulsos no es más que una herramienta como pueda ser una correa o un collar, en buenas manos se pueden conseguir unos resultados espectaculares y en manos inexpertas se pueden cometer errores bastante importantes.

Como herramienta que es, no es ni buena ni mala, lo que es bueno o malo es como se use.

Hay personas que dicen que su uso es antinatural también es antinatural prácticamente todo lo que rodea a nuestros perros hoy día. Acaso es natural que el perro lleve un collar, vaya atado a una correa, que coma pienso, que esté en la mayor parte del tiempo encerrado en pisos etc. etc.

La gran ventaja del collar de impulsos es que siempre tenemos al perro bajo control, es como si estuviera atado a una correa invisible con un gran radio de acción.

Hablando de una forma muy general la forma de uso del collares de impulsos se hace a través de darle al perro la mínima intensidad de impulso posible que sea capaz de sentir, que le produzca un leve cosquilleo o incomodidad y que cesa cuando ejecuta la orden que le damos, de esta manera aprender de una forma muy rápida como eliminar esa incomodidad y en un plazo de tiempo no haga falta realizar la estimulación eléctrica.

El éxito que tiene esta estimulación es que algo antinatural para el perro, es como si a nosotros nos diera algo grima y en cuanto hacemos algo que nos piden para esa sensación de grima, probablemente al saber que si no ejecutamos esa acción algo nos va a producir grima nos preocuparemos en hacerlo y lo aprenderemos bastante rápido, sin embargo no hemos recibido nada que nos produzca ningún tipo de lesión o trauma siempre y cuando sea en un nivel de intensidad a ese estímulo bajo.


AUTOR


Joaquin Perez Perez
E-Mail: joaquinbordercollie@hotmail.com

 
Volver a Sección | Volver al Indice principal