Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Conocer al Perro: (1/3)  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 8030 veces
Tamaño 5.76 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

La comunicación entre perros y hombres

por Sergio Grodsinsky, 1994



¿Hay manera de entenderse con un perro? Para muchos que lo han intentado inclusive cinófilos de nombre, resulta inútil, la comprensión es puramente casual o intuitiva y azarosa, pero falta lenguaje. El presidente de la Asociación de Instructores Caninos -entidad única en Sudamérica y una de las pocas en el mundo- consiguió "algo" y aquí dice como.

Un lugar común, cuando alguien elogia la inteligencia de un perro, es que "sólo le falta hablar". El cliché, poco inteligente, observa que "salvo el verbo... tiene todo lo demás". Y sobre este "demás", empero reside el lenguaje y la comunicación canina: La falta, la brutalidad tal vez sea nuestra.

El hombre mismo, al comunicarse, utiliza otros elementos - no verbales - que condicionan y dan pautas de significación fundamentales para entender el discurso. Las frases también se comprenden por las pausas intervocablos, por los silencios, por las acentuaciones. El tono, los gestos faciales o de las manos, la mirada, el mayor o menor diámetro de las pupilas, los movimientos del cuerpo (la postura, los ritmos encadenados, el caminar o el súbito estirarse), son tan o más expresivos que las palabras y, algunas veces, denuncian la mentira del veraz orador.

El hombre tiene tendencia a usar modos de relación cada vez más sutiles. En el vínculo social las manifestaciones de dominio no se rigen con un lenguaje claro y "de definición entera"1. Quien domina legalmente utiliza sutilezas idiomáticas, ralentados, pausas y gestos propiciantes del rasgo jerárquico a conservar, "el mensaje consiste aquí en la recordación del 'imperio' y de la escala jerárquica del 'mensajero' del dominio"2. El mostrarse corporalmente neutral y dar a conocer las argumentaciones con demasiada claridad implicaría una confesión de autoritarismo. Funciona entre hombres. Con el perro, este lenguaje de sutilezas, de códigos producto de convenciones y sobreentendidos, de "mensajes dentro del mensaje", conduce al total fracaso.

Entre los hombre, además de la eufemística, señas y estilos apoyan a la palabra y ésta a la intención. Con los perros ocurre al revés: el tono y la modalidad reafirman las señales; las manifestaciones morfológicas son el argumento a entender, y el vocablo y su decir sólo acentúan la expresión corporal donde el mensaje se imprime.

Para un perro, el acto - reforzado o no a través de la palabra- puede conducir a situaciones y resoluciones jerárquicas, al dominio, a la obediencia, al entendimiento. Son las señales no verbales emitidas por el hombre, por el amo o el instructor, lo que hace comprensible la comunicación o, a la inversa, lo que confunde e impide al perro responder correctamente a una orden. Las palabras, incluso, podrían añadir "malos entendidos".

Las voces humanas son - para el perro - sólo signos sonoros que, acaso, asocia con una situación o una conducta a adoptar. Es la correspondencia del mensaje audible y el no verbal, simultáneos, lo que asegura la eficacia de la información transmitida por el hombre.

La excelencia del mando


El impartir una orden empleando un tono y una postura corporal poco firme ante cualquier situación de conflicto con el perro, lo más probable es que consiga su desobediencia, y más aún, que el animal desafíe al hombre -gruñendo o mostrando los dientes- a fin de situarse en la jerarquía cuestionada. Clásico ejemplo ocurre al ordenársele que abandone el sillón favorito (tan favorito como lo es para su amo, no casualmente).

A menudo el desconocimiento lleva al amo a transmitir informaciones incoherentes o en la única forma en que no debía. El desgañitarse llamando a su perro, y sobre todo al que acostumbra a escapar, obtiene el efecto contrario: el huidizo se aleja cada vez más, y no habrá nombre ni apodo que sirva.

...Y, si el perro tarda en volver, en acudir al llamado, el amo se impacienta, se crispa y su rostro señala ya el castigo que espera al animal cuando regrese. Ahí está una de las razones -quizá la más importante en ese momento- para mantener la distancia, alejarse o esconderse. El perro ha entendido, sin embargo, ¡y cómo!; recibió las mínimas señales corpóreas, reforzadas por los decibeles y, al comprender la información -no hay dudas-, escapa lo más lejos posible. Lo correcto hubiera sido... convertirse en algo más atrayente que el entorno "tentador"; entorno lo suficiente interesante como para desobedecer y arriesgar un castigo. Sé de una persona que, cansada de llamar inútilmente y correr tras su "gracioso" siberian husky, se hizo la muerta; en el acto el perro se detuvo, intrigado, aproximándose y acabó la persecución infructuosa.

Sin llegar a invenciones tan humillantes y necrofilicas, aquella mujer estaba en lo correcto: logró comunicarse y obtuvo lo deseado.

Además de estos canales existen adaptaciones traductivas entre las especies, un idioma gestual ideado a partir de la convivencia. Verbigracia: en los perros que viven en muy estrecha comunidad con el hombre, se nota cómo presentan las almohadillas de sus patas para obtener comida o alimento. Equivalente en el hombre a estirar el brazo con la palma hacia arriba (humano gesto universal demandante). Igualmente, el hombre aprende que agachándose y golpeando con sus manos en ambas pantorrillas (como los canes descienden su tronco) es una invitación al juego; invitación irresistible en idioma perruno.

Y el juego, siempre, como la alegría, es una de las claves del mando.


 Página: 1 2 3 Pág. Siguiente
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com