Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Varios: Adiestramiento actual  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 67442 veces
Tamaño 9.80 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Adiestramiento actual

por Enrique César Lerena de la Serna




No todos son "collarazos" y técnicas pavlovianas para enseñar al perro a obedecer. La aplicación de motivaciones propias de los caninos, a la luz de la cinoethología, replantea los métodos actuales.

El instructor canino, por pura intuición pero, en general, copiándose del sistema de otros o leyéndolo de alguno de los pocos libros que existen, logra desarrollar una metodología cuyas bases describiese Pavlov 1.

Use el método de premio y castigo, o ambos –según la ocasión-, todo se trata de repeticiones mecanicistas y hasta fijar, con mayor o menor éxito, determinada conducta (o impedir otra mediante bloqueo psicológico). El reflejo condicionado, también llamado automatismo y estereotipia focal, no tiene discusión si uno desea que su perro largue baba al oír un timbre, mas, convertirlo en "salivador de actos", aunque fueran muchos y vistosos, es muy diferente a un adiestramiento con ganancia de inteligencia, desarrolándole aptitudes y facultades. La diferencia entre máquina y perro distingue al operario de lo que debe ser un instructor canino.

Aceptemos que para conseguir ciertas posturas, maneras de moverse y reacciones –por caso el andar junto, sentarse, morder o soltar la presa-, o para reprimir actitudes indeseables (romper cosas, escapar de la casa o hacer pis adentro, no acudir a una orden), el reflejo condicionado resulta un sistema infalible e, incluso, parecido al empleado por las madres caninas con sus cachorros; y aún más, las perras –y los machos alfas en las jaurías de salvajes- suelen aplicar castigos tan duros como el peor de los adiestradores, pero...

...Además de reflejo condicionado, proporcionan un modelo vivo –su conducta- y una lógica de la especie. Desde verdades caninas, los progenitores y líderes podrán proceder con la mayor severidad (Inclusive la muerte de los remisos), pero, ¿qué significa sit-quedate, cuidando una pelotita de goma, en la lógica perruna?, nunca su amo –el modelo y líder- se sienta a cuidar nada, excepto el asado, y ese sit-quedate no necesita de enseñanza alguna. O, ¿para qué sirve el junto, si los instintos le recuerdan que alejarse un metro conviene a la seguridad de la jauría? (Dos perros juntos son dos perros que caen en un mismo pozo, o mueren con un solo escopetazo). Y el down, al lado de la presa, desmiente la forma natural: De pie, y jamás visible (Y no convertido en segunda víctima como se le ocurre al adiestrador).

Mediante el reflejo condicionado Pavlov conseguía que los perros babeasen al oír un timbre; mas, como los timbres ni los sonidos se digieren, ni tienen buen gusto, la consecuencia era crear un autómata y, a falta de resortes, un ser estúpido (Baboso, encima).

Las perras no harán oír a sus cachorros ningún timbre falso. Castigan a los hijos si se alejan de la paridera (o del redil, siendo salvajes), pero no enseñarán contra-Natura.

A partir de la naturaleza humana, de la relación hombre y perro, cabe sublimar, valerse del reflejo condicionado, pero en lo posible, de haber alternativa, se preferirá la educación mediante copia (conducta troquelada, al decir de los ethólogos), por imitaciones. En tal sentido, la modalidad de los instructores de POA (Club argentino del Perro Ovejero Alemán) –que consiste en adiestramientos grupales, donde los perros aprenden de otros enseñados mirándoles mientras trabajan- se aproxima a la formación sin traumas e, importantísimo, sin pérdida de carácter y de personalidad.

El problema del referido método es que no siempre el adiestrado lo está acorde el interés evolutivo de su especie; más de una vez, ni siquiera justificado en reales necesidades humanas, y sí en modas o en el espectáculo con desconocimiento de indiscutibles principios ethólogicos (Por ejemplo, las obvias consecuencias de que un ejemplar alfa tenga de modelo a especímenes de menor jerarquía cinosocial; o que un beta se comporte, forzoso troquelado mediante, como un alfa).

Ha llegado, pues, la hora de revisar los métodos.

Hasta aquí, la instrucción del perro dependía de repeticiones, del "collarazo" –para obligarle a caminar junto, acostarse o corregir postura-, de gritos y, con buena suerte, de hígado horneado y galletitas.

La tecnología, al servicio del reflejo condicionado y veloces logros (...en convertir buenas máquinas), contribuyó con el collar eléctrico y los handys transmisores. Vale, sirve, pero "el mejor amigo del hombre" merece algo más que logros mecanicistas.

Admito que el alambre boyero, al impedir fugas con enseñanza elocuente, ahorra palizas infructuosas y, acaso, muertes o rengueras de perros tras colisión en caminos. Mejor una descarga eléctrica, indudablemente, que impide la costumbre de escaparse, que el veneno anónimo porque el animal mata las gallinas del vecindario o agrede a otros perros y máxime si, en vez de cuscos, las víctimas son niños.

No descarto la velocidad del aprendizaje con collar eléctrico o de ultrasonido. Incluso desde la ethología, lo consideraré menos traumatizante que el castigo moral, el ¡fúi! de los adiestradores clásicos –obedecer por sumisión- y más digno que la coima de los premios digeribles. Pero propongo regresar a las fuentes.

La instrucción canina al servicio del hombre debe contrariar lo menos posible a la que, por naturaleza, hubiese recibido un perro en funciones de su jauría. Ahí está la clave.

...Y al respecto, el adiestrar aplicando el saber cinoethológico, previa selección por tests 2 y crianza específica, controles veterinarios, alimenticios y métodos lúdicos, asegura que los animales participen activamente en el aprendizaje, tal como lo harían a troquel del líder de jauría, pero sin exigencias en caso de no servir (Oportunidad humana de ser adornos, cosa que jamás ocurre junto a sus congéneres. A la cinofilia corresponde el debate de sí esos especímenes pueden o no engendrar; por mi lado, naturalmente, me opongo).

Lo ideal sería instruirlo desde el nacimiento, asistir –con la mínima intervención- en la impronta 3,comenzar el trabajo a los tres meses de edad (Paseos, escondite y búsqueda, acostumbrarse a ruidos y circunstancias que pidan temple y resolución). Hay reflejos condicionados que no alteran la lógica conductal y contribuyen al desarrollo intelectivo, aplicables al producirse el destete: Con el platito de comida, el llamado a la voz de "¡fix, fix, fix!" 4, cachorros de menos de dos meses acuden cuando reciben la orden, se encuentren donde estuvieran, a toda velocidad, sin las rebeldías de los "en edad" de adiestramiento.

Otro reflejo condicionado que se parece a las enseñanzas maternas (Sino caninas, humanas) y resulta tan útil al perro como a sus poseedores y quizá –en el futuro- al veterinario, funciona únicamente a fijación temprana, con cachorros de 30 días y hasta los 90; más tarde, la "magia" es menor. El método consiste en poner de cúbito dorsal al cachorrito, sosteniéndole para que no se levante, y mientras lo rascamos y acariciamos, le diremos con voz segura y monótona: "Curar... curar...", adormitándole. El condicionamiento se hará diariamente, expulgando o aplicando pequeños pellizcos en distintas partes, sin dejar de decir la palabra "curar". Utilizaremos el sistema siempre que se precise curarlo, o aplicarle un remedio –incluso por boca- o una inyección, o bañarle y, como reforzamiento positivo, con caricias, acostado, de vez en vez, aun adulto. En accidentes y peleas –fracturas y heridas graves-, ante la urgencia, he cosido y reparado huesos, en muchos de mis perros y ocasiones, con la tranquilizadora y maternal anestesia del "curar..curar..."5.

En el gabinete de Experimentación y Cinoethología, adjunto a la Escuela de Capacitación Profesional dependiente de la Asociación de Instructores Caninos, estudia nuevos sistemas para educar al perro sin mutilarle psicológicamente, desde la honda y mutua comprensión de índoles y costumbres.

  1. Juan Petrovich Pavlov (1849-1936), fisiólogo ruso;

  2. Test fáctico de Campbell (defensa tópica instintiva), Test filogenético de Lerena de la Serna (reacción defensiva muscular "en ola"), Test lactario de Ritcher (procura fagótica) y Test materno de Sinder-Alterhaus (respuesta catatónica);

  3. Período que va de la 2ª. A 7ª. Semana de vida, y que algunos ethólogos prolongan hasta los dos meses;
  4. en alemán "¡rápido!", voz sonora, aguda e inconfundible;

  5. pronunciada así, en duplicado.





AUTOR


    Enrique César Lerena de la Serna es Dr. En Ethología, único sudamericano citado por el premio Nobel Konrad Lorenz, autor de más de 2.500 notas y ensayos acerca de diversas especies animales, publicados en revistas y periódicos argentinos y extranjeros.

    Socio honorario de la Fundación Argentina de Ecología Científica. http://mitosyfraudes.8k.com/about.html

    Nota facilitada por Sergio Grodsinsky


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com