Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Conocer al Perro:  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 6996 veces
Tamaño 4.93 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

El adiestrador y el Dueño

por Jesús Guzmán Ortega


Original en : http://www.aepe.jazztel.es

El trabajo que se presenta con mas frecuencia al adiestrador profesional, consiste en la adaptación de la conducta mas o menos impulsiva y desordenada del perro, al entorno social en el que se pretende su integración.

Cuando el adiestrador toma contacto con el perro tiene que descifrar algunos interrogantes rutinarios tales como nivel de impulsividad instintiva y estímulos desencadenantes, aversiones, dureza física, gregariedad, capacidad de concentración, resistencia al estrés, entre otras.

Como en este tipo de trabajo solo es necesario que el perro desarrolle algunas habilidades básicas, centramos la mayor parte del esfuerzo en el control de impulsos que constituye el principal escollo en la correcta convivencia entre el perro y el ambiente en el que vive.

Para clarificar el tema, empezaremos por definir los ejercicios más frecuentes que hacemos aprender al perro de un cliente que "sufre" la tenencia de su perro en el entorno familiar.

A saber, que camine sin tirar de la correa, sentarse cuando el guía se detenga, quedarse echado a la orden e inmovilizado incluso sin la presencia del guía, acudir cuando sea llamado y algunas otras actividades mas o menos simples adaptadas a las necesidades del cliente.

Pero es importante observar que todas ellas implican una gran dosis de control. Es decir, no basta que el perro sepa lo que tiene que hacer sino que tiene que hacerlo cuando entran en juego impulsos instintivos de intensidad importante:

  • No tirar de la correa cuando ha visto al perro que le busca bronca todos los días.
  • Sentarse, cuando su dueño se encuentra por la calle con ese amigo que le proporciona caricias.
  • Quedarse echado cuando el dueño entra al supermercado y, por "sus narices", pasa una perra en celo.
  • Acudir a la llamada en el momento que mejor se lo pasa con otros colegas en el parque.
  • Dejar de comer algo que cogió del suelo.
  • No orinarse en la rueda del coche del vecino.
  • No ladrar cuando el ascensor se detiene en la planta.

En definitiva, ejemplos del sinfín de acciones o de interrupción de las mismas, que tienen como punto en común la inhibición creada por el adiestrador y mantenidas por el dueño o guía.

Se puede deducir que en el breve periodo de adiestramiento, aproximadamente una treintena de clases, el perro puede aprender las normas básicas de conducta y la inhibición de los impulsos que le llevan al desorden respecto a lo establecido por su dueño.

Pero en lo referente a la transformación de la conducta aprendida como encadenamiento de actos reflejos o alimentada por el subconsciente, es necesario un periodo variable de adaptación.

Este periodo final queda en manos del dueño del perro y culmina necesariamente el proceso de adiestramiento, de ahí la importancia de la adecuada formación del guía antes de dar por finalizada la intervención del adiestrador.

Podemos comparar este proceso con el desarrollado en los humanos cuando aprendemos a conducir.

No solo aprendemos habilidades y adaptamos nuestro organismo a la nueva situación, sino que desarrollamos ciertas inhibiciones para adaptarnos a las normas viales.

Todo esto, al principio, requiere un gran esfuerzo de concentración en el conductor, que poco a poco se verá facilitado por la habituación y la implantación de conductas dirigidas por el subconsciente.

En función de lo expuesto, esquematizaremos el proceso de adiestramiento para la educación del perro, en los puntos siguientes:

  • Enseñanza de las órdenes y normas de conducta básicas.
  • Instauración de las inhibiciones mediante estímulos aversivos.
  • Habituación de las conductas y las inhibiciones aprendidas mediante repeticiones constantes y prolongadas en el tiempo.


Siempre quedará supeditado el éxito del proceso por la capacidad del guía para imponer su autoridad al perro en el momento de administrar algunos de los estímulos aversivos inhibidores de los impulsos instintivos.




AUTOR


Jesús Guzmán Ortega
Web: AEPE: Asociacion para el Estudio del Perro y su Entorno


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com