Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
: El comportamiento de presa (1/2)  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 9433 veces
Tamaño 11.81 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

El comportamiento de presa

por Gary Patterson


Titulo Original: Prey Behavior
Original en : http://siriusdog.com

En la primera entrega, fue analizada la defensa en su muchas formas con la conclusión de que esta respuesta conductual tan complicada demanda las más elevadas habilidades del entrenador de protección. Si un entrenador ignora la defensa, entonces pagará el precio por un adiestramiento incompleto. Si reconoce el importante papel de la defensa, pero fracasa al observar las reglas necesarias para hacer a un perro pensar en la defensa como en un comportamiento positivo y voluntario, el resultado podría ser una tensión nerviosa excesiva e incluso la frustración. En esta entrega, estudiaremos un tipo completamente diferente de comportamiento: Uno que es mucho más sencillo de entender y de aplicar, pero todavía el peor comprendido por el público en general.

Piense en los artículos que usted ha leído en los últimos años sobre los deportes con perros de utilidad y en cómo los críticos están unánimemente de acuerdo en que todos nosotros entrenamos perros agresivos, e incluso salvajes. No obstante, sus fotografías las cuales he visto y los acontecimientos que estos críticos han descrito, responden a una demostración de buen comportamiento de presa, no de agresión. Aunque existen ejemplos desafortunados de perros que se han vuelto frenéticos contra sus guías o incluso contra extraños, las fotografías de perros deportivos mordiendo los trajes y las mangas que les son ofrecidos, para los críticos es una más que pequeña prueba de que estos mismos perros probablemente son bastante buenos persiguiendo pelotas y conejos.

El comportamiento de presa o predatorial invade cada parte del correcto adiestramiento del perro de trabajo, tanto en el rastreo, como en la obediencia o en la protección. A lo largo de los años, he estado particularmente interesado en el condicionamiento y el desarrollo del comportamiento del cachorro y del perro joven, con casi el 90 por ciento de este trabajo dedicado al afianzamiento social y al desarrollo de la presa. El concepto de comportamiento de presa parece bastante simple si no es más que el deseo del depredador de perseguir y matar. Pero, si pensamos en la presa en términos más elementales que cazar y matar y más bien nos concentrarnos en la estrategia integral de supervivencia del animal la que decide que destreza tiene en la búsqueda, detección, persecución y muerte de su presa, entonces el desarrollo de comportamiento de presa debería ser uno de los objetivos más importantes en el comienzo de un adiestrador canino.

Para esos que no puedan aceptar la idea de que el comportamiento de presa invade y controla de esta manera el buen adiestramiento canino, existen multitud de ejemplos que demuestran cómo las muchas formas de las respuestas de presa convergen para crear la base para la mayor parte de nuestro adiestramiento. Las reacciones de presa pueden ser camufladas de tantas maneras que uno tiene que observar con atención para estar seguro de lo que realmente sucede. Una vez observé a un guepardo rastreando a una gacela joven. Avanzó muy despacio sobre la hierba, sintiendo el olor de su presa, pero sin tener idea de su emplazamiento. Lentamente avanzó por el trayecto de la presa y mientras el olor aumentaba de intensidad. Continuó aumentando de velocidad hasta la presa, antes paralizada, escondida e intentando huir. En este momento, el guepardo continuó a toda velocidad, confiando en sus ojos y acelerando para llevar a cabo la cacería. Me parece absurdo comentar que el guepardo alternaba constantemente un comportamiento con otro durante este proceso; es más probable que estuviera totalmente motivado por el comportamiento de presa desde el principio de la detección del olor de la gacela hasta la muerte final. La única diferencia apreciable en su comportamiento es qué confió en sus recursos físicos para encontrar y capturar a su presa.

Uno de los más llamativos, aunque bastante entendido, ejemplo de cómo el hombre puede utilizar el instinto predatorial de un perro es en el pastoreo de ovejas. Por lógica, dejar al lobo para que guarde la presa, parece absurdo. Sin embargo, adiestradores para el pastoreo capturan lobeznos y los adiestran para servir al hombre, no eliminando su comportamiento predatorial, sino construyéndolo. Observe a un perro de pastor y todo su comportamiento manifiesto, parece dirigido a capturar una oveja. Se moverá lentamente en círculos alrededor del rebaño, se agachará, e incluso cargará contra el miembro testarudo de la manada, pero detendrá en seco el final del comportamiento de caza de su ancestro el lobo.

De manera que, el comportamiento de presa no es la simple persecución y captura de otro animal, sino la demostración de todas esas técnicas que conducen a las habilidades de caza fundamentales. Esto incluiría, el olfateo, la búsqueda, las habilidades en la persecución y la mordida. El hecho de que esas habilidades, sean naturales en el perro recién nacido, no significa que el adiestrador pueda permitir que se desarrollen solas, dando fe de que un lobo salvaje haría con un rebaño de ovejas algo comparable con lo que haría un perro de pastor campeón. Además, el proceso de domesticación de nuestros perros puede disminuir enormemente sus instintos de presa.

Cuando los novatos llegan a mi club de adiestramiento con un perro adulto que no ha recibido adiestramiento previo, una de mis primeras preguntas es: ¿le gusta al perro la pelota?. En la mayoría de los casos el perro no tiene ningún interés por la pelota, sin embargo todos los miembros de mi club tienen un perro que daría su corazón por una pelota. Dudo que la madre naturaleza sea tan injusta como para dar solo a los miembros de mi club esos felices animales preseros.

La investigación ha demostrado que muchos animales reaccionarán ante la presa con un rápido movimiento no amenazador. Esto es particularmente cierto con perros jóvenes y es esta reacción natural la que el adiestrador puede utilizar para fomentar el instinto de presa del perro. Pero si el dueño ignora este carácter innato en el joven perro, el instinto de presa puede desaparecer por completo.

Utilizando de nuevo, el ejemplo de los perros sin adiestrar que han llegado a mi club, existen muchos que no muestran absolutamente ningún interés por la comida. Normalmente hallo que la respuesta es sencilla con el perro sobrealimentado o al que se le ha permitido alimentarse por si mismo, eliminando de manera eficaz un fuerte instinto de presa. Aunque unos cachorros son mejores que otros, la mayoría muestra un alto grado de entrometimiento cuando exploran un lugar. Uno puede solo deducir que los dueños que no saben como enseñar a sus perros como enseñar a sus perros a jugar con una pelota, tampoco observan cuando desaparecen las habilidades olfativas de sus perros. Incluso he visto a algunos dueños que corregían a sus perros por husmear.

Una, a menudo, irreconocida ayuda del comportamiento de presa es que puede ser utilizado para moderar o controlar otros comportamientos. Recuerde, un perro no puede trabajar en más de un instinto al mismo tiempo, pero está capacitado para cambiar rápidamente de uno a otro. Si el guía puede crear un altamente concentrado comportamiento de presa en el perro, este instinto necesita solo ser aumentado para ayudar al perro a conseguir superar un difícil problema de adiestramiento o respuesta conductual. Un ejemplo es cuando el perro podría estar mostrando una sensibilidad inusual tanto en protección como en obediencia, donde la presencia de una manga rítmica o una pelota puede hacer que el perro ignore sus ansiedades inmediatas y desarrolle la tarea. Otro ejemplo importante, que será discutido más a fondo en su momento, es el uso de la presa en la protección para prevenir la pérdida de control sobre el instinto de defensa.

Lo segundo importante en el comportamiento de presa en nuestro adiestramiento es la creación de un instrumento de presa. Todo adiestramiento canino está basado en un condicionamiento sonoro y un refuerzo. Ambas áreas requieren una recompensa positiva por el comportamiento correcto pero las exigencias en el adiestramiento del perro de utilidad hace del simple elogio verbal o insuficiente o mecánicamente imposible.

Por consiguiente, cuando enseño el comienzo del seguimiento a mi perro, puedo usar una pelota para mantener fija su atención en mí y hacer y que ignore las distracciones. Sin la pelota o la comida, me queda ya sea la alabanza o, más probablemente, la pasión. La clave me da la actitud que quiero y el alto instinto de presa del perro incluso me permite aplicar correcciones sin afectar seriamente su actitud positiva y deseosa. Esta clave, aunque en una forma diferente, sirve de mejor manera en el rastreo, donde el olor del cebo, mezclado con el olor de la pista, enseña rápidamente al perro qué olor debería seguir. En el entrenamiento de la protección, la manga y la mordida son perseguidos tan vigorosamente como la pelota arrojada. El soporte de la presa da al adiestrador una variedad interminable de alternativas en el adiestramiento que dan como resultado un perro de trabajo feliz y preciso. Por definición, la presa no crea tensión nerviosa, por eso la clave de presa debe generar una ejecución carente de tensión, a menos que, claro está, el guía se olvide de que el perro puede responder con instintos diferentes al de presa durante el adiestramiento.

Si, durante el adiestramiento en rastreo, obediencia y protección, usted ve a un perro estresarse o entrar en evitación, entonces no está trabajando en presa, no importa el adiestrador que lo haga. La evitación sólo puede ocurrir en la defensa o en el comportamiento social. Cuándo un perro está inquieto en la manga con mordiscos poco profundos, debe de estar trabajando en defensa, no en presa. Una de mis reglas primordiales en la protección es que las buenas mordidas provienen de la presa y las malas mordidas (excepto los problemas físicos) provienen de demasiada defensa, antes de tiempo. Por supuesto que un perro débil de temperamento puede estar demasiado predispuesto a reaccionar negativamente en la defensa, aunque tenga un fuerte instinto de presa, pero he detectado que estos perros son minoría. Muchas veces, veo como culpable, un adiestramiento abusivo o un uso inadecuado de la defensa en el trabajo de protección. En la primera sección de esta serie, planteé el reto en el entrenamiento del trabajo de protección, de enseñar al perro a trabajar en en el correcto tipo de comportamiento de defensa y luego aprender como controlar ese comportamiento. La respuesta se apoya, no sólo en el entrenamiento de la defensa, sino también en el uso correcto de la clave de presa.

Regresando por un momento a esos críticos que denuncian que nosotros los adiestradores solo enseñamos al perro a morder o a mostrar agresión sin restricción, espero que el lector advertirá que no existe dicha agresión en nuestra definición de comportamiento de presa. Existe una buena razón para esto: De las muchas formas que el comportamiento de caza puede asumir, ninguna incluye la agresión. En la primera entrega sobre defensa, definí la agresión como los actos hostiles contra especies diferentes más allá de la adopción de una postura exagerada y engañosa. Cuando un perro muerde una manga o una presa, la definición parece ajustarse, excepto en que no es un acto hostil. Mientras nosotros los humanos cómicamente podríamos describir a un perro como "atacando agresivamente su comida", la verdad es que este perro está sólo desarrollando un alto instinto de presa sin dar idea de hostilidad hacia su comida nocturna. ¿Cuándo fue la última vez que usted amenazó a un cocido?


 Página: 1 2 Pág. Siguiente
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com