Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Menú
Páginas Amarillas
Día Europeo de la Víctimas Terrorismo
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
Estadísticas
Perros de Búsqueda: Introducción al Método ARCÓN  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 3612 veces
Tamaño 7.15 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

Introducción al Método ARCÓN

por Jaime Parejo García


Original en : http://www.rescatecanino.com

Arcón es un sistema para la formación e intervención de Equipos Caninos de Salvamento en Catástrofes, que consideré ultimado en 1994 tras varios años de estudio e investigación.

La elección de la denominación de ARCÓN, fue en honor a mi compañero canino y alumno pionero.

Por otra parte, la primera Unidad Canina de Rescate que formé con este método, fue la del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Sevilla en 1996 y seguidamente las de Huelva, Granada, Málaga, Córdoba, Andorra...

En el año 1998, esta metodología es reconocida con el Primer Premio a la Investigación de la Real Sociedad Canina de España.

Equipos Caninos de Salvamento de los dos Cuerpos de Bomberos de Huelva, constatarían la alta eficacia de este sistema en 1999, tras numerosas intervenciones de búsqueda en Colombia, Turquía y Taiwán, países afectados por destructivos seísmos en el citado año.

El Método Arcón, está cimentado fundamentalmente sobre un conjunto de siete técnicas conductuales, las cuales, se complementan para incidir positivamente sobre tres parámetros fundamentales e interrelacionados en la operación de búsqueda: autonomía, motivación y concentración.

En la aplicación de las Técnicas Arcón, se utilizan como instrumentos básicos:

  • La actitud corporal del guía.

  • Un metódico proceso de análisis y observación de conductas y entornos de trabajo.

  • Una constante dosificación individualizada de los recursos conductuales...

El ejemplar formado con este método tiende a explotar con intensidad sus recursos físicos y síquicos durante el proceso de búsqueda, de una forma especialmente natural, voluntaria y fructuosa.

Analizaré básicamente la incidencia del Método Arcón sobre los tres parámetros antes citados:

He constatado reiteradamente que cuando un perro experimenta un mayor nivel de autonomía de trabajo, también incrementa paralelamente su grado de concentración en el mismo.

Este sistema permite optimizar este nivel de autonomía asociado a una sólida fijación en la conducta de búsqueda.

El ejemplar disocia al guía sin presentar nocivas interrupciones en su línea de búsqueda, como puedan ser, esporádicos retornos hacia éste o actos corporales con objeto de visualizarlo.

Puntualizando que una participación excesiva del guía (error muy generalizado), ya sea verbal o física, durante la conducta canina de trabajo, generará nocivamente la consecuente expectativa de apoyo en el almacén memorístico del perro, y la cual se tornará mas acusada e interferente durante la búsqueda, conforme transcurra el tiempo sin que el ejemplar haya logrado percibir el ansiado estímulo oloroso de un posible sepultado.

Son tres, las Técnicas Arcón que de una forma conjunta, permiten mayormente la consecución de objetivos relativos a la pretendida autonomía de trabajo:

  • Técnica de bloqueo al efecto yoyó por control retorno (de aplicación preventiva).

  • Técnica de autonomía progresiva por acción del efecto maniquí (aplicada en fases de formación, entrenamiento e intervenciones)

  • Técnica de restablecimiento inocuo por inserción sonora (aplicada en fase inicial de formación).


La aplicación de este sistema genera en el ejemplar un estado de impulso motivacional especialmente sólido hacia este tipo de trabajo, favoreciendo los niveles de intensidad, perseverancia y concentración del perro durante la operación de búsqueda, así como el blindaje de éste frente a posibles estímulos desviatorios.

Son cuatro las Técnicas Arcón destinadas a preservar o potenciar dicho nivel de motivación específico:

  • Técnica de reforzamiento calibrado por triple control (aplicada en fases de formación y entrenamiento).

  • Técnica de factible localización por compensación previa de factores contrapuestos (aplicada en fases de formación y entrenamiento).

  • Técnica de búsqueda encadenada por disuasión mímica del sepultado (aplicada en fases de formación, entrenamiento e intervenciones).

  • Técnica de apoyo sin demanda por aproximación restringida (aplicada puntualmente en fase inicial de formación).

Resulta importante considerar que en la fase de formación o aprendizaje, la experimentación de no consecución de éxitos, de fracaso, en el ejemplar deteriorará la expectativa evocada por la actividad en formación y por el respectivo entorno, lesionando gravemente el necesario grado de motivación para afrontar el proceso de aprendizaje y para el futuro desarrollo del trabajo de búsqueda.

Esta circunstancia negativa se evita con la aplicación de las técnicas anteriores, a la vez que contribuyen a que el simple desarrollo de la búsqueda y el entorno de escombros generen por sí mismos, un potente efecto reforzante en el ejemplar. La actividad de búsqueda provoca en el perro un positivo incremento de su excitación, que se sumará a la motivación por el incentivo.

En este caso el grado de atención voluntaria del ejemplar en la búsqueda va a estar asociado fundamentalmente a los dos parámetros anteriores (autonomía y motivación), no dependiendo de una posible aplicación de técnicas específicas.

El perro formado con este sistema presenta de una forma visible y continua un alto grado de concentración en la tarea de búsqueda, experimentando una sólida línea de atención.

Podría definirse la concentración como una organización de la atención por el ejemplar para la realización de una determinada tarea, siendo el caso que nos ocupa el proceso olfativo de venteo, con el objetivo de captar moléculas olorosas humanas en el aire que le permitan conducirse hacia el foco de emanación, del sepultado, en la materia de escombros.

Está demostrado que un mayor nivel de concentración, incrementará la aplicación de los dispositivos de recepción y elaboración olfativos del perro, limitando su campo de conciencia, y favoreciendo consecuentemente su capacidad de captación odorífera de las posibles personas sepultadas.


AUTOR


Jaime Parejo García
Jefe de la Unidad Canina de Rescate del Cuerpo de Bomberos de Sevilla, España
Instructor oficial de Rescate Canino en Catástrofes
Juez Homologador de Rescate Canino en Catástrofes
Técnico de Rescate Canino en Catástrofes
jaimeparejo@rescatecanino.com


 
Volver a Sección | Volver al Indice principal