Hide/show left column Hide/show left column Hide/show left column
Hide/show right column
Hemeroteca
Sitios Asociados
Visitantes
: El entrenamiento para los perros de defensa  
Autor minimum
Publicado: 31/5/2003
Leídas 14688 veces
Tamaño 6.15 KB
Página de impresion amigable Avisar a un amigo
PASALO A TU RED SOCIAL: Bookmark and Share
 

El entrenamiento para los perros de defensa

por Omar Beltran


Titulo Original: L’ALLENAMENTO PER CANI DA DIFESA
Original en : http://www.sportdog.it

Fundamentalmente el perro de defensa tendría que ser considerado un perro de SPRINT, del mismo modo por tanto que un atleta de cien metros. En otras palabras: un VELOCISTA PURO.

Es sabido que estas características son genéticas y no pueden modificarse con el entrenamiento, pero se pueden llevar a niveles de excelencia o bien al empeoramiento de las cualidades prestativas.

La capacidad de expresar grandes velocidades se halla estrechamente vinculada a poseer fibras musculares de contracción RÁPIDA, dependientes exclusivamente del patrimonio genético.

Hay también fibras de contracción LENTA, las cuales cuentan, por decir así, con gran número de enzimas capaces de facilitar la combustión aeróbica de las grasas. Son las que se utilizan cuando se ejerce resistencia.

Finalmente existen clases de fibras musculares denominadas INTERMEDIAS, que son modificables en un sentido o en otro. En concreto, si entrenamos un perro rápido por naturaleza a realizar grandes distancias, sus fibras musculares intermedias se convertirán en fibras de contracción lenta, disminuyendo la velocidad de contracción de las rápidas. Esto se traduce simplemente en un empeoramiento de las capacidades prestativas. En este caso sería seguramente mejor no entrenar para nada a este sujeto. Volviendo al análisis de la prestación del perro de defensa, podríamos asegurar que el ideal es tener un perro potente y rápido, que vuele sobre el obstáculo, que realice los ejercicios con gran velocidad, y que no disminuya la rapidez durante la búsqueda del figurante etc... Todas estas cualidades dependen de la cantidad de fibras rápidas, y éstas son entrenables siempre que se tenga en consideración tres conceptos de fundamental importancia:

  1. LA VELOCIDAD DE CONTRACCION TIENE QUE SER SIEMPRE MAXIMA
  2. EL TIEMPO DE RECUPERACION TIENE QUE SER COMPLETO ENTRE UNA REPETICION Y OTRA.
  3. EL TIEMPO DE RECUPERACION ENTRE UNA SESION Y OTRA TIENE QUE SER DE 48 HORAS.
La cualidad que debe prevalecer para esta prestación es la FUERZA. En la estructura de la programación tiene que haber un desarrollo cíclico y no se debe superar jamás las tres semanas. Además de este límite temporal los ejercicios de fuerza se ocupan de las fibras de contracción lenta que resultan así estimuladas a efectuar un movimiento a gran velocidad, pero son en todo caso más lentas. La resultante será que éstas actúan como freno durante el movimiento de conjunto. Para entendernos, éste es el problema del CULTURISMO. Los culturistas aumentan de volumen pero se hacen lentos.

Está ahora demostrado que con la aplicación de un programa de fuerza, durante las tres primeras semanas se produce un AUMENTO de la VELOCIDAD de contracción. La misma tiende a disminuir si se prosigue con el programa.

Un punto y a parte lo merece solamente una prueba, esto es, la búsqueda del figurante para SCHII/IPO II y SCHIII/IPOIII . Durante esta prueba el perro se halla sometido a un ejercicio de intensidad máxima che ha de ser clasificado como anaeróbico latácido, por consiguiente con producción de ácido láctico. Para este ejercicio el perro tendrá que mejorar la resistencia anaeróbica mejorando sobre todo la tolerabilidad al trabajo en ambiente ácido y la velocidad de recuperación. Veamos por consiguiente el planteamiento del programa de entrenamiento sobre la base de las ocho semanas antes de la cita.

Es necesario ocuparse en especial del estado psico-físico del perro en el momento del entrenamiento, éste debe ser capaz de efectuar los ejercicios propuestos en grado de máxima intensidad. Prestad atención a la motivación dado que a diferencia del atleta no existe una razón que lo empuje a realizar los ejercicios con una finalidad o meta.

Otro punto a tener en consideración viene dado por los tiempos de recuperación, estos vienen determinados por parámetros fisiológicos, pero tienen una cierta variabilidad de sujeto en sujeto, de esta manera se comprueban casos en los cuales el perro recupera antes, y algunos en los que hace falta más tiempo. De todos modos la regla de oro prevé que cuando se advierta en el perro perdida de prestancia física se debe interrumpir el entrenamiento en cualquier fase en que se encuentre. Constituye
Artículo facilitado por su autor, originalmente publicado en


AUTOR



Prof. Omar
E-Mail: obeltran@sportdog.it
Web: Sport Dog Training


Originalmente publicado en: WorkDogs

Traducido por : Carthago Traductores
E-Mail: idiomas@carthago.net
Web: http://www.carthago.net

 
Volver a Sección | Volver al Indice principal

voraus.com es un web de carácter personal, independiente y sin publicidad, cuyo origen se remonta a finales del 1997, es un proyecto sin fines comerciales, todos los contenidos publicados se ofrece de forma libre y gratuita. Nuestros colaboradores contribuyen sin remuneración ni ánimo de lucro, y la posibilidad de colaborar está abierta permanentemente a todos sus lectores.
voraus.com no es una sociedad mercantil ni desempeña labor remunerada alguna, y los gastos que genera esta publicación son soportados por su editor, que no cuenta para ello con ningún tipo de ayuda económica o patrocinio. Tampoco cuenta con ningún tipo de staff profesional.
Esta web es editada y mantenida por Rafael Sánchez-Garrido, desde Málaga (España). Su editor no se responsabiliza en absoluto de las opiniones vertidas por sus colaboradores en esta publicación, ni de los comentarios públicos realizados por los lectores en el web de la publicación, ni del uso que sus lectores puedan hacer de las mismas, ni de las consecuencias que puedan derivarse de dicho uso, ni de los posibles errores de traducción o mecanización, ni de la calidad o veracidad de los documentos que se referencien.
Esta publicación se suministra gratis y sin garantía, y su editor no se proclama experto en las materias tratadas.Toda información publicada en este sitio debe ser verificada antes de su uso.
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.
Powered by XOOPS 2.0.5.2 © 2001-2007 The XOOPS Project
www.voraus.com - www.vorausmedia.com - www.wusv.net - www.mercadog.com